El US Army vuelve a intentar remplazar el vehículo de combate sobre cadenas Bradley

Vehículo de combate BradleyEl Ejército retoma el proyecto de sustituir al Vehículo de Combate de Infantería Bradley, con el lanzamiento de un estudio de mercado, con el que busca ideas en la industria, sobre cómo podría ser un futuro Vehículo de Combate Tripulado Opcional (OMFV).

Después de recibir sólo una oferta en un intento anterior y de cancelar la solicitud en enero de este año, el Ejército tiene un nuevo plan para avanzar, con el que intenta salvar algunos de los escollos encontrados durante el primero.

En el estudio, se pide a las empresas que sopesen qué afectó a sus decisiones de participar o no en el anterior concurso del OMFV, y cómo podría el Ejército colaborar mejor con la industria en esta ocasión.

En lugar de una lista de requisitos que, cuando se combinaron resultaron inalcanzables, especialmente cuando se enfrentaron con el ambicioso objetivo de ponerlos en servicio para 2026, el Ejército proporcionará a la industria unas nueve características, cada una de las cuales se expondrá de manera suficientemente sencilla, como para ocupar sólo página y media, dijo el Comandante del Army Futures Command, General Mike Murray, a un grupo de periodistas del Pentágono poco antes de la publicación de la consulta.

El Ejército había establecido previamente requisitos, como la necesidad de transportar dos vehículos en un C-17, por ejemplo, lo que resultó ser una difícil petición en plazo que el exigido.

Aunque la lista de características no se ha publicado con el estudio de mercado, Murray dijo que el vehículo: tendrá que proteger a los soldados, mantener el ritmo en una formación de armas combinadas, ser capaz de mejorar con el tiempo a través de la arquitectura abierta, y poder crecer sin aumentos significativos de peso. También que, debe ser letal, y capaz de atravesar puentes y moverse por las rutas principales de suministro.

Además, el vehículo debe ser transportable por ferrocarril, aire o mar, y los miembros de la tripulación deben caber en la parte trasera. Un sistema de adiestramiento a bordo también estaría bien, dijo Murray, y añadió que el Ejército quiere echar un vistazo a las diferentes opciones de fuentes de energía y potencia.

Murray también subrayó que el documento que describe las características cambiaría a medida que el Ejército conociera más en el futuro.

No se exigirán a la industria muestras físicas de la oferta, como se hizo anteriormente. Sólo General Dynamics Land Systems entregó una muestra de la oferta, pero que no cumplía todos los requisitos establecidos.

El equipo de Raytheon-Rheinmetall no pudo hacer llegar a tiempo su vehículo de combate Lynx a Estados Unidos desde Alemania y fue posteriormente descalificado y BAE Systems, el titular, tampoco participó en el concurso.

La capacidad de ver lo que era posible desde el punto de vista de la tecnología y la integración “era importante para nosotros y por lo tanto no diría que fue un error”, dijo Murray sobre la decisión de exigir una oferta. “¿Nos llevó a algunos problemas que tuvimos? Tal vez. Pero yo no caracterizaría eso como un error”.

El Ejército, a cambio adoptará un enfoque más mesurado, manteniendo conversaciones con la industria, solicitando libros blancos y luego seleccionando a cinco equipos de contratistas principales para diseñar prototipos digitales en borrador, según el jefe de adquisiciones del Ejército, el Dr. Bruce Jette.

El Ejército planea incluir “puntos de contacto con los soldados” en cada etapa del proceso y dar a los soldados la oportunidad de evaluar detenidamente los diseños a lo largo del camino, dijo.

Murray se esforzó por enfatizar que, los soldados participarían en el proceso de diseño, llamándolo “diseño centrado en el soldado”, lo cual toma ejemplo de otros proyectos de modernización, como el programa Visual Augmentation System (IVAS).

Antes de doblar cualquier metal, el Ejército seleccionará un grupo de tres contratistas, que proporcionarán prototipos digitales más refinados y detallados, como en una etapa de revisión de diseño crítico.

Después, el Ejército seleccionará dos contratistas principales para construir prototipos que serán probados y demostrados exhaustivamente, para elegir potencialmente un ganador que conseguiría un contrato de fabricación, explicó Jette.

Si bien el plazo fue ambicioso en el intento anterior, y los objetivos de modernización del Ejército dictaban que tenía que atenerse al calendario sobre todo lo demás, esta vez no se ha definido un calendario ni siquiera un punto de referencia para la primera unidad. Murray dijo que el Ejército recurrirá a las primeras conversaciones con la industria para informar sobre posibles programas basados en lo que es factible, en lugar de fijar una “fecha arbitraria” por adelantado.

El Ejército también está planeando buscar hasta cinco proveedores para los principales subsistemas o componentes, dijo Jette. Señaló que quiere “animar a las empresas a que aporten tecnología”, que puede que no quieran ser contratistas principales, pero que tienen capacidades, como cargadores automatizados y sistemas de control de fuego, así como conectividad inalámbrica para la cabina.

“La barrera de entrada es mucho menor en cuanto a la inversión”, dijo. “Yendo a un diseño digital, como la mayoría harán de todos modos, hace que sea mucho más fácil para una compañía participar como OEM [Fabricante de Equipo Original]”.

Fte. Defense News 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.