El siglo asiático en peligro de extinción. América, China y los peligros de la confrontación (1ª Parte)

Lee Hsien Loong, Primer Ministro de Singapur
Lee Hsien Loong, Primer Ministro de Singapur

“En los últimos años, se ha venido diciendo que el próximo siglo será el siglo de Asia y el Pacífico, como si eso fuera seguro. No estoy de acuerdo con este punto de vista”. El líder chino Deng Xiaoping presentó ese argumento al primer ministro indio Rajiv Gandhi en 1988. Más de 30 años después, Deng ha demostrado ser profético. Tras décadas de extraordinario éxito económico, Asia es hoy en día la región de más rápido crecimiento del mundo. Dentro de este decenio, las economías asiáticas serán más grandes que el resto de las economías del mundo juntas, algo que no ha ocurrido desde el siglo XIX. Sin embargo, incluso ahora, la advertencia de Deng se mantiene: un siglo asiático no es inevitable ni está predestinado.

Asia ha prosperado gracias a que la Pax Americana, que se ha mantenido desde el final de la Segunda Guerra Mundial, proporcionó un contexto estratégico favorable. Pero ahora, la turbulenta relación entre Estados Unidos y China plantea profundas cuestiones sobre el futuro de Asia y la forma del orden internacional emergente. Los países del sudeste asiático, entre ellos Singapur, están especialmente preocupados, ya que viven en la intersección de los intereses de varias grandes potencias y deben evitar verse atrapados en el medio o forzados a tomar decisiones injustas.

El statu quo en Asia debe cambiar. Pero, ¿permitirá la nueva configuración un éxito mayor o traerá una peligrosa inestabilidad? Eso depende de las decisiones que tomen EE.UU. y China, por separado y juntos. Las dos potencias deben elaborar un modus vivendi que sea competitivo en algunas áreas sin permitir que la rivalidad envenene la cooperación en otras.

Los países asiáticos ven a Estados Unidos como una potencia residente que tiene intereses vitales en la región. Al mismo tiempo, China es una realidad a las puertas. Los países asiáticos no quieren verse obligados a elegir entre los dos. Y si alguno de los dos intenta forzar esa elección, si Washington intenta contener el ascenso de China o Pekín busca construir una esfera de influencia exclusiva en Asia, iniciarán un proceso de confrontación que durará décadas y pondrá en peligro el tan proclamado siglo asiático.

Las dos fases de Pax Americana

La Pax Americana en Asia en el siglo XX tuvo dos fases distintas. La primera fue de 1945 a la década de 1970, durante los primeros decenios de la Guerra Fría, cuando los EE.UU. y sus aliados compitieron con el bloque soviético por la influencia. Aunque China se unió a la Unión Soviética para hacer frente a Estados Unidos durante las guerras de Corea y Viet Nam, su economía se mantuvo centrada en el interior y aislada, y mantuvo pocos vínculos económicos con otros países asiáticos. Mientras tanto, en otras partes de Asia, las economías de libre mercado estaban despegando. La de Japón fue la primera en hacerlo, seguida por las economías de reciente industrialización de Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y Taiwán.

Quien que hizo posible la estabilidad y la prosperidad de Asia fue Estados Unidos, que defendían un orden mundial abierto, integrado y basado en normas y que proporcionaban un paraguas de seguridad bajo el cual los países de la región podían cooperar y competir pacíficamente. Las empresas multinacionales estadounidenses invirtieron ampliamente en Asia, trayendo consigo capital, tecnología e ideas. A medida que Washington promovía el libre comercio y abría los mercados estadounidenses al mundo, su comercio con Asia creció.

Dos acontecimientos cruciales en los años 70 llevaron a la Pax Americana en Asia a una nueva fase: la visita secreta a China en 1971 de Henry Kissinger, entonces asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, que sentó las bases del acercamiento entre ese país y, después de décadas de hostilidad, y el lanzamiento, en 1978, del programa de “reforma y apertura” de Deng, que permitió el despegue de la economía china.

A finales de la década, las barreras económicas estaban cayendo y el comercio internacional crecía rápidamente. Después de que la guerra de Vietnam y la guerra en Camboya terminaran, Vietnam y los otros países de Indochina pudieron concentrar sus energías y recursos en el desarrollo económico, y comenzaron a ponerse al día con el resto de Asia.

Muchos países asiáticos habían considerado durante mucho tiempo a EE.UU. y otros países desarrollados como sus principales socios económicos. Pero ahora aprovechaban cada vez más las oportunidades creadas por el rápido desarrollo de China.

El comercio y el turismo con China crecieron, y las cadenas de suministro se integraron estrechamente. En pocas décadas, China pasó de ser económicamente insignificante para el resto de Asia a ser la mayor economía de la región y su principal socio económico. Su influencia en los asuntos regionales creció en consecuencia.

Aun así, la Pax Americana se mantuvo, y estos cambios radicales en el papel de China tuvieron lugar dentro de su marco. China no estaba en posición de desafiar la preeminencia de EE.UU. y no intentó hacerlo. De hecho, adoptó como filosofía rectora el dictado de Deng “Esconde tu fuerza, esconde tu tiempo” y dio prioridad a la modernización de sus sectores agrícola, industrial y de ciencia y tecnología sobre la construcción de la fuerza militar.

Los países del sudeste asiático disfrutaron así de lo mejor de ambos mundos, construyendo relaciones económicas con China y manteniendo al mismo tiempo fuertes lazos con Estados Unidos y otros países desarrollados. También profundizaron los vínculos entre sí y trabajaron juntos para crear una arquitectura abierta de cooperación regional enraizada en la Associación of Southeast Asian Nations. La ASEAN desempeñó un papel fundamental en la formación del Asia Pacific Economic Cooperation (Cooperación Económica Asia-Pacífico) en 1989, en el establecimiento del ASEAN Regional Forum (Foro Regional de la ASEAN) en 1994, y en la convocatoria de la Cumbre anual del Asia Oriental desde 2005.

China participa plenamente en esos procesos. Todos los años, el primer ministro chino viaja a un Estado miembro de la ASEAN para reunirse con los dirigentes de los países de la Asociación, bien dispuesto a explicar cómo ve China la región y armado con propuestas para mejorar la cooperación china con los miembros de la agrupación. A medida que ha ido aumentando la participación de China en la región, ha puesto en marcha sus propias iniciativas, entre ellas la Belt and Road Initiative y el Asian Infrastructure Investment Bank. Éstas han ayudado a profundizar el compromiso de China con sus vecinos y, por supuesto, han aumentado su influencia.

Pero como la arquitectura regional es abierta, la influencia de China no es exclusiva. Estados Unidos sigue siendo un participante importante, que apuntala la seguridad y la estabilidad regionales y mejora su compromiso económico a través de iniciativas como la Asia Reassurance Initiative Act y la BUILD Act. La ASEAN también cuenta con mecanismos oficiales de diálogo con la Unión Europea, así como con India y muchos otros países. La ASEAN considera que esa red de conexiones crea un marco de cooperación más sólido y un mayor espacio para promover los intereses colectivos de sus miembros a nivel internacional.

Hasta ahora, esta fórmula ha funcionado bien. Pero la base estratégica de la Pax Americana ha cambiado fundamentalmente. En las cuatro décadas desde que comenzó a reformarse y abrirse, China se ha transformado. A medida que su economía, sus capacidades tecnológicas y su influencia política han crecido exponencialmente, su perspectiva del mundo también ha cambiado. Hoy en día, los líderes chinos ya no citan la máxima de Deng de ocultar la propia fuerza y esperar el momento oportuno. China se considera una potencia continental y aspira a convertirse también en una potencia marítima; ha estado modernizando su ejército y su marina y aspira a convertir su ejército en una fuerza de combate de categoría mundial. Cada vez más, y de forma bastante comprensible, China quiere proteger y promover sus intereses en el extranjero y asegurar lo que considera el lugar que le corresponde en los asuntos internacionales.

Al mismo tiempo, Estados Unidos, que siguen siendo la potencia preeminente en muchas dimensiones, está reevaluando su gran estrategia. A medida que disminuye su participación en el PIB mundial, no está claro si lseguirá asumiendo la carga del mantenimiento de la paz y la estabilidad internacionales o si, por el contrario, podrían adoptar un enfoque más estrecho, ” America first”, para proteger sus intereses. A medida que Washington se plantea preguntas fundamentales sobre sus responsabilidades en el sistema mundial, su relación con Beijing ha sido objeto de un mayor escrutinio.

Las opciones fundamentales de Estados Unidos y China

Estados Unidos yChina se enfrentan a opciones fundamentales. EE.UU. debe decidir si considera el ascenso de China como una amenaza existencial y trata de frenarla por todos los medios disponibles o si la acepta como una gran potencia por derecho propio. Si opta por esta última opción, debe elaborar un enfoque respecto a China, que fomente la cooperación y la competencia sana siempre que sea posible, y no permita que la rivalidad envenene toda la relación. Lo ideal sería que esta competencia tuviera lugar dentro de un marco multilateral acordado de reglas y normas del tipo que rigen Naciones Unidas y Organización Mundial del Comercio (OMC).

Es probable que Estados Unidos considere que este es un ajuste doloroso, especialmente con el creciente consenso en Washington de que el compromiso con Beijing ha fracasado y que es necesario un enfoque más estricto para preservar sus intereses. Pero por muy difícil que sea la tarea para Estados Unidos, vale la pena hacer un serio esfuerzo para acomodar las aspiraciones de China dentro del actual sistema de reglas y normas internacionales. Este sistema impone responsabilidades y restricciones a todos los países, refuerza la confianza, ayuda a gestionar los conflictos y crea un entorno más seguro y estable tanto para la cooperación como para la competencia.

Si los Estados Unidos opta en cambio por tratar de contener el ascenso de China, se arriesgarán a provocar una reacción que podría encaminar a los dos países hacia décadas de confrontación. Estados Unidos no es una potencia en declive. Tiene una gran capacidad de resistencia y fortaleza, una de las cuales es su habilidad para atraer talentos de todo el mundo; de las nueve personas de etnia china que han sido galardonadas con el Premio Nobel de ciencias, ocho eran ciudadanos estadounidenses o se convirtieron posteriormente en ciudadanos estadounidenses. Por otro lado, la economía china posee un enorme dinamismo y una tecnología cada vez más avanzada; está lejos de ser una aldea de Potemkin o la tambaleante economía dirigida que definió a la Unión Soviética en sus últimos años. Es improbable que cualquier enfrentamiento entre estas dos grandes potencias termine como lo hizo la Guerra Fría, en el colapso pacífico de un país.

Por su parte, China debe decidir si trata de salirse con la suya como gran potencia libre, prevaleciendo por su mero peso y fuerza económica, pero a riesgo de un fuerte retroceso, no sólo de Estados Unidos sino también de otros países. Es probable que este enfoque aumente las tensiones y el resentimiento, lo que afectaría a la posición e influencia de China a largo plazo. Este es un peligro real: una encuesta reciente del Pew Research Center encontró que la gente en Canadá, Estados Unidos y otros países asiáticos y de Europa occidental tienen una visión cada vez más desfavorable de China. A pesar de los recientes esfuerzos de sus esfuerzzos por construir un poder blando en el extranjero, a través de su red de Institutos Confucio, por ejemplo, y a través de los periódicos y canales de televisión internacionales de propiedad china, la tendencia es negativa.

Alternativamente, China podría reconocer que ya no es pobre y débil y aceptar que el mundo tiene ahora mayores expectativas al respecto. Ya no es políticamente justificable que China disfrute de las concesiones y privilegios que obtuvo cuando era más pequeña y menos desarrollada, como las generosas condiciones en que se incorporó a la OMC en 2001. Una China más grande y poderosa no sólo debe respetar las reglas y normas mundiales, sino también asumir una mayor responsabilidad en el mantenimiento y la actualización del orden internacional, en el que ha prosperado de manera tan espectacular. En los casos en que las reglas y normas existentes ya no sean adecuadas para su propósito, China debería colaborar con Estados Unidos y otros países para elaborar acuerdos revisados con los que todos puedan convivir.

El camino para crear un nuevo orden no es sencillo. Poderosas presiones internas impulsan y limitan las opciones de política exterior de ambos países. La política exterior ha tenido poco protagonismo en la actual campaña presidencial de EE.UU., y cuando lo ha tenido, el enfoque predominante ha sido variantes del tema “America first”. En China, la principal prioridad de los dirigentes es mantener la estabilidad política interna y, después de soportar casi dos siglos de debilidad y humillación, manifestar de nuevo la confianza de una antigua civilización en ascenso. Por lo tanto, no se puede dar por sentado que Estados Unidos y China gestionen sus relaciones bilaterales basándose en cálculos racionales de sus intereses nacionales o incluso que compartirán el deseo de obtener resultados beneficiosos para todos. Los países no están necesariamente en curso de confrontación, pero no se puede descartarla.

Fte. Foreing Affairs (Lee Hsien)

Lee Hsien Loong es el Primer Ministro de Singapor

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.