El futuro Stryker del Ejército de EE.UU: «blindaje transparente», lanzamiento de drones, misiles antiaéreos, láseres y ataque «silencioso

Misiles HELLFIRE montados en el Stryker para destruir drones y helicópteros, láseres para incinerar objetivos aéreos y terrestres enemigos, ráfagas de aire y proyectiles de proximidad disparados por un nuevo cañón de alta potencia de 30 mm y ahora… se están añadiendo al clásico vehículo del Ejército armas de ataque silencioso, de detección de 360 grados y de microondas de alta potencia para combatir los enjambres de drones. Niveles revolucionarios de autonomía, cooperación de equipos tripulados y no tripulados, conectividad multidominio y tecnologías de red que cambian el paradigma también están informando las estrategias críticas de modernización para la familia de vehículos Stryker, de múltiples versiones probada en combate.

Para anticiparse a los nuevos requisitos del Ejército, incluso para ofrecerle soluciones para su consideración y evaaluación, General Dynamics Land Systems ha construido un nuevo vehículo de demostración «StrykerX».

«Le hemos añadido mucha potencia que antes, dotándole de un grado de movilidad y vigilancia silenciosa, que antes no existían. Hemos añadido 360 SA como no lo habíamos hecho en el pasado.. Les hemos dado la posibilidad de tener un blindaje transparente. Hay un parabrisas digital, por así decirlo», Tim Frostick, director de producto de StrykerX, General Dynamics Land Systems. «Hemos aumentado el compartimento general de la tripulación en la parte trasera en 36 pulgadas, lo que nos ha permitido poner más asientos y hemos aumentado la capacidad de comunicación entre el conductor y el comandante.»

Estas innovaciones, tanto por separado como en conjunto, operan de forma coordinada entre sí, introducen nuevas posibilidades tácticas antes no disponibles. Un «parabrisas digital» que permite un blindaje «transparente» posibilita a la infantería y a la tripulación operar con un nivel totalmente nuevo de acceso a datos sobre amenazas sensibles al tiempo, identificación de objetivos e información de inteligencia durante el combate. Tal vez los atacantes enemigos que salen de posiciones ocultas en un lado del vehículo, podrían ser identificados mucho más fácilmente o contraatacados con mayor seguridad.

Como parte de esto, la informática con IA es cada vez más capaz de organizar y analizar los datos de los sensores en el punto de recogida, ahorrando tiempo, aumentando la eficiencia y ofreciendo opciones de contraataque en segundos. ¿Quizás los datos de vídeo lleguen a través de un enlace de datos desde un dron aéreo, o la información de localización de fuerzas recogida por satélite se recoja a través del GPS, mientras que las comunicaciones y los datos sensibles al tiempo se envíen desde una señal de radiofrecuencia en forma de radio o sistema de radar móvil en tierra? Los estándares técnicos comunes, que se basan en parte en pasarelas a bordo capaces de «traducir» o «convertir» los datos de un formato de capa de transporte a otro, permiten que un Stryker moderno funcione como un sistema de armas masivo, así como un «nodo» móvil crítico dentro de una red de combate más amplia y multidominio. Esta forma de obtención de inteligencia y procesamiento de datos de alta velocidad también apoya en gran medida la intención del StrykerX de permitir una red multidominio en tiempo real con vehículos robóticos, drones de ataque, vehículos blindados cercanos, fuerzas desmontadas e incluso aviones de combate y helicópteros.

«Realmente hemos aumentado el elemento de equipo tripulado-no tripulado… no sólo de los drones sino también de los elementos robóticos alrededor de la propia unidad. Con el aumento de la potencia y la computación hemos podido aumentar realmente nuestra capacidad de hacer cosas así», dijo Frostick.

En concreto, el StrykerX se ofrece con la capacidad de lanzar hasta cuatro UAVs Switchblade 300 desde la parte trasera, minidrones de vigilancia que pueden recopilar información y funcionar también como explosivos para atacar y destruir objetivos enemigos. Este es el tipo de tecnología que parece totalmente posible y que podría algún día ser capaz de lanzar minidrones explosivos con corrección de rumbo o autoguiados, capaces de dirigirse a un objetivo en movimiento con cierta autonomía.

Además, el StrykerX también puede lanzar un pequeño dron muy conocido y probado en combate, el Puma. El Puma se puede incluso lanzar a mano por soldados desmontados, por lo que la capacidad de operar el dron desde un vehículo en movimiento introduce también una nueva esfera de ventajas tácticas. Las unidades de infantería Stryker en movimiento, por ejemplo, operarán con la capacidad de buscar objetivos enemigos al otro lado de una montaña o en una zona urbana donde las amenazas podrían quedar ocultas de otro modo.

Las anteriores versiones del Stryker operaban con la capacidad de lanzar y recuperar drones «Shrike 2» Hunter-Killer. El Shrike 2 es un pequeño dron de vigilancia de despegue vertical que se lanza desde la torreta del vehículo para detectar, encontrar y rastrear objetivos enemigos. A continuación, mediante un enlace de datos de vídeo estándar, puede trabajar en tándem con un misil para destruir los objetivos que encuentre. La tecnología está pensada para agilizar el bucle sensor-tirador y funcionar como su propio sistema «cazador-asesino».

Aunque el Ejército suele ser reacio a adoptar una posición o hacer un comentario oficial sobre una oferta específica de la industria, es probable que examine detenidamente al StrykerX. El Ejército habla a menudo y con profusión de las crecientes ventajas de la autonomía, la inteligencia artificial, la creación de redes de datos y la formación de equipos tripulados y no tripulados y pretende no sólo conectar en red los drones aéreos con las principales plataformas de combate armadas y tripuladas, sino también operar con vehículos robóticos no tripulados.

«La tecnología robótica depende realmente de la capacidad de realizar algoritmos computacionales y procesar datos de forma muy, muy rápida y eficaz en el campo de batalla, lo que requerirá de algunas cosas fundamentales en el futuro, como las capacidades de computación de alta potencia en vanguardia. Creo que, en segundo lugar, se trata de garantizar que la integración de esos sistemas autónomos se haga de forma eficaz en las plataformas del futuro, ya sean vehículos aéreos no tripulados, o efectos lanzados desde el aire desde nuestros aviones de ala rotatoria, o un vehículo de combate autónomo», dijo Gabe Camarillo, Subsecretario del Ejército, en una entrevista a Warrior.

Este tipo de posibilidades de trabajo en equipo tripulado y no tripulado adquieren una relevancia táctica adicional gracias al uso del sistema de propulsión híbrido-eléctrico que los ingenieros de GDLS han incorporado al StrykerX. La tecnología de vigilancia silenciosa, habilitada por este sistema de propulsión híbrido-eléctrico, significa que las tripulaciones de los Stryker pueden llevar a cabo silenciosamente misiones de exploración y vigilancia sin emitir firma térmica ni acústica, circunstancia que introduce la posibilidad de vigilancia avanzada de alto riesgo o de ataque por sorpresa o de emboscada.

Las operaciones con drones de este tipo pueden complementar o fortificar en gran medida la actual Defensa Aérea de Corto Alcance de Maniobra (M-SHORAD) de los Strykers, un sistema que le aporta armas contra drones y helicópteros al integrar la capacidad de disparar interceptores HELLFIRE e incluso armas antitanque Javelin. La defensa aérea de corto a medio alcance es especialmente crítica para las formaciones Stryker, que de otro modo podrían ser vulnerables a los ataques de drones y helicópteros enemigos.

Teniendo esto en cuenta, GDLS se ha asociado con una pequeña empresa llamada Epirus que ha desarrollado una versión de microondas de alta potencia, capaz de «inutilizar», «interferir» o «destruir» drones, incluidos los enjambres. El vehículo de Epirus-GDLS se llama Leonidas Stryker, «Éste lanza energía en forma de microondas de alta potencia, que destruye la electrónica sensible en el sistema del vehículo con el que se encuentra, ya sea en el aire, en tierra o en el agua. Se ha diseñado para combatir, principalmente, a los vehículos aéreos no tripulados como parte de nuestra cartera de defensa aérea en los vehículos Stryker», dijo Tim Reese, de General Dynamics Land Systems, del Departamento de Desarrollo de Negocios, en una entrevista con Warrior.

Todas estas innovaciones contribuyen a un conjunto más amplio e integrado de tecnologías Stryker que, en el ámbito de la lucha contra los drones, incluye la incorporación de armas láser. El Ejército está avanzando rápidamente con el incremento 2 de su programa M-SHORAD, una iniciativa en curso para armar a los Stryker con armas láser de 50kw. Esto no sólo introduce nuevas perspectivas de ataque de precisión contra los drones enemigos, sino también la capacidad de atacar y defender a la velocidad de la luz. Los láseres, si se integran de forma adecuada y completa con la energía eléctrica móvil necesaria, son intrínsecamente escalables, lo que significa que pueden ajustarse para incinerar y destruir por completo los objetivos enemigos o simplemente inutilizar su funcionalidad. El Ejército ha estado trabajando con varios proveedores para perfeccionar y fortalecer su láser alimentado por Stryker y espera tenerlo operativo en los próximos años.

Fte. Warrior Maven  (Kris Osborn)

Kris Osborn trabajó en el Pentágono como experto altamente cualificado en la Oficina del Subsecretario del Ejército-Adquisición, Logística y Tecnología. También tiene un Máster en Literatura Comparada por la Universidad de Columbia.