El acercamiento de China a los talibanes: Un reflejo de la Realpolitik

china talibanEn primer lugar, hay que saber que no hay que confundir a los talibanes afganos con los Tehrik-Taliban de Pakistán. Literalmente, el término de los talibanes se refiere a los estudiantes o buscadores de la sharia. Como una de las facciones prominentes surgidas durante la guerra civil afgana tras la retirada soviética del país, los talibanes tomaron el poder en 1996 y luego fundaron el Emirato Islámico de Afganistán en Kandahar, que fue su capital hasta 2001.

En el ámbito de los asuntos exteriores, donde los Estados soberanos reaccionan entre sí en un sistema diplomático, el Afganistán gobernado por los talibanes quedó esencialmente aislado del sistema internacional, salvo que tres países lo reconocieron. China suspendió su presencia diplomática en Afganistán desde que el régimen talibán fue condenado internacionalmente por la dura aplicación de su interpretación de la ley islámica, que se tradujo en el tratamiento brutal de muchos afganos, incluidos mujeres y niños.

En noviembre de 2001, tras el atentado terrorista del 11 de septiembre contra Estados Unidos, los aliados liderados por Estados Unidos derrocaron con decisión a los talibanes y les obligaron a retirarse a las zonas fronterizas, pero siguieron luchando contra ellos como insurgentes. Cuando se creó el gobierno provisional en 2002, Pekín restableció por primera vez los contactos normales con Kabul, y las relaciones bilaterales entre ambas partes avanzaron de forma constante con el apoyo financiero y político de China a Afganistán. Sin embargo, durante los años 2002-14, China mantuvo políticamente un perfil bajo en Afganistán, a pesar de que tenía vínculos no oficiales con los talibanes, según se informa desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de Afganistán.

En 2014, cuando las fuerzas lideradas por Estados Unidos empezaron a retirarse del país, China se convirtió en “un partidario activo y entusiasta de la reconciliación entre los talibanes y el gobierno afgano mediante la colaboración con Pakistán”. Al principio, los esfuerzos de mediación de China en Afganistán comenzaron como el Proceso de Estambul (también conocido como el Corazón de Asia) en Pekín, para reconciliar al gobierno afgano y a los talibanes. Desde entonces, China ha continuado sus mediaciones entre las partes enfrentadas a través de canales bilaterales y multilaterales. Algunos estudiosos sostienen que la mediación directa entre las partes enfrentadas en Afganistán “supone un cambio para China, ya que anteriormente había preferido ejercer su influencia en Afganistán de forma indirecta a través de Pakistán”. Ahora China mantiene conversaciones sobre procesos de paz con Afganistán de forma bilateral y multilateral, como la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS).

La visita oficial de los talibanes a Pekín comenzó a finales de 2014 para explorar los entendimientos mutuos sobre las cuestiones mundiales. Posteriormente, China realizó una serie de esfuerzos para reunirse con funcionarios del gobierno afgano y con los talibanes de forma regular. Además, el ministro de Economía chino, Wang Yi, realizó su primera visita a Kabul en 2015, a la que siguió la segunda visita a Pekín de los delegados talibanes ese mismo año y el siguiente. Como dijo un alto funcionario de los talibanes, “les gusta mantener a China informada de la ocupación por parte de las fuerzas invasoras y de sus atrocidades contra el pueblo afgano […] esperando que los dirigentes chinos nos ayuden a plantear estas cuestiones en los foros mundiales y nos ayuden a liberarnos de las fuerzas de ocupación.”

Mientras tanto, China utilizó las instituciones multilaterales para mediar entre el gobierno afgano y los talibanes. El Proceso de Estambul no es el único caso, ya que siguieron el Grupo de Coordinación Cuadrilateral (GCC), del que China pasó a ser miembro en 2016 junto con Afganistán, Pakistán y Estados Unidos; el Diálogo Trilateral Rusia-China-Pakistán y la OCS, en particular. Todos compartieron la visión de que el proceso de paz y reconciliación afgano debe ser una solución “dirigida por los afganos y de su propiedad”, que fue propuesta inicialmente por China. Más adelante se observan más cambios en la actuación de China como “intermediario honesto” entre Afganistán y Pakistán en los primeros diálogos trilaterales de los ministros de Asuntos Exteriores, ya que Pakistán es la clave para abordar la lucha contra el terrorismo en las regiones fronterizas entre Pakistán y Afganistán.

El enfoque de China sobre la cuestión de Afganistán pretende reivindicar cuatro objetivos: avanzar en un proceso de reconciliación “liderado por los afganos” y “asumido por los afganos”; establecer una agenda de reconciliación política inclusiva; asegurar la capacidad antiterrorista y la lucha contra las fuerzas terroristas extremas; y mantener la comunicación y la coordinación con los demás actores principales que intervienen en la cuestión de Afganistán. Los talibanes han sido considerados por China, Rusia, Pakistán e Irán, por no hablar de algunos Estados de Oriente Medio, como una fuerza política y militar en la política afgana. Este es un paso positivo no sólo para llevar la paz y la seguridad a Afganistán, sino también para asegurar la estabilidad de la región, que es fundamental para el éxito de la CPEC y de toda la BRI.

El 28 de julio, China ofreció a los talibanes un foro público de alto nivel en Tianjin, ciudad cercana a Pekín, declarando que el grupo que recuperó rápidamente amplias zonas de Afganistán desempeñaría un “importante papel en el proceso de reconciliación pacífica y reconstrucción” del país. Durante el encuentro, el ministro de Economía chino, Wang Yi, se reunió con la delegación visitante encabezada por el jefe de la Comisión Política de los Talibanes afganos, Mullah Ghani Baradar, en China. Hay tres puntos clave que vale la pena destacar.

En primer lugar, China reitera que Afganistán pertenece al pueblo afgano y que su futuro debe ser decidido por su propio pueblo. Por ello, China sostiene que los talibanes son una importante fuerza militar y política en Afganistán de la que se espera que desempeñe un papel clave en la recuperación de la paz, la reconciliación y la reconstrucción de Afganistán. En segundo lugar, los talibanes se comprometen a observar el principio de “liderazgo afgano y propiedad afgana” en el proceso de paz y reconciliación, y a establecer una estructura política amplia e inclusiva que se adapte a las realidades de Afganistán. En tercer lugar, China advierte que, a la luz de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, los talibanes deben romper con todas las organizaciones terroristas, incluido el ETIM, y desempeñar un papel positivo en el avance de la seguridad común, la estabilidad y el desarrollo de la región.

Haciéndose eco de las preocupaciones de su anfitrión, Baradar aseguró que China es un amigo fiable del pueblo afgano y elogió el papel positivo de China en el proceso de reconciliación pacífica afgano. Añadió que los talibanes han estado dispuestos a trabajar con otras partes para establecer un marco político en Afganistán, y prometió no permitir nunca que ninguna fuerza utilice el territorio afgano para realizar actos perjudiciales para China, que ha sido considerada como un actor clave en la futura reconstrucción de la nación y el desarrollo económico. Concluye que China y los talibanes compartían un consenso en una amplia gama de cuestiones.

Desde que tomaron Kabul el 15 de agosto, los talibanes se han convertido en el máximo responsable del Afganistán posterior a Estados Unidos. Ahora se habla de que “los talibanes han vuelto al poder, como hace 20 años, pero ¿qué ha cambiado desde entonces?”. Para el mundo en general y para sus vecinos en particular, una pregunta clave sigue siendo si los terroristas islamistas volverán a utilizar Afganistán como base de operaciones del modo en que lo hizo Al Qaeda para preparar los atentados del 11-S en Estados Unidos hace dos décadas.

El 16 de agosto, los principales diplomáticos de China y Estados Unidos mantuvieron conversaciones telefónicas sobre las cuestiones de Afganistán y las relaciones entre China y Estados Unidos. Ambas partes coincidieron en que los talibanes deben anunciar una ruptura limpia con el extremismo, optar por un traspaso de poder ordenado y establecer un gobierno inclusivo. También admitieron que el futuro de Afganistán debe ser decidido por su propio pueblo, y pidieron a los talibanes que garanticen la seguridad de todos aquellos que deseen abandonar el país. China prometió que está dispuesta a mantener la comunicación y el diálogo con Estados Unidos junto con la sociedad internacional para impulsar un aterrizaje suave de la cuestión afgana, indicando su disposición a desempeñar un papel constructivo para garantizar la estabilidad de Afganistán y la reconstrucción de la nación de forma pacífica.

China ha prestado mucha atención al nuevo gobierno afgano que se anunciará en breve, ya que su embajada en Kabul es un canal clave para los contactos entre China y los talibanes. Junto con Rusia, Pakistán, Irán y algunos otros miembros de la OCS, China insta a que Afganistán forme un marco de gobierno abierto e inclusivo, adopte una política interior y exterior moderada y prudente, y corte los lazos con todas las organizaciones terroristas. Sin embargo, algunos Estados occidentales se hacen ilusiones de que son ellos los que determinarán la “legitimidad” de los talibanes. Recientemente, los países occidentales han reiterado que la comunidad internacional debe ver si las declaraciones de los talibanes sobre la provisión de paz y seguridad están respaldadas por la acción. O el compromiso con los talibanes dependerá del cumplimiento de las condiciones que se les presenten. Sin embargo, China ha colaborado con Rusia para demostrar la oposición común a cualquier presión externa sobre los talibanes, ya que el presidente Putin dijo que la forma occidental de la llamada “civilización” de otras naciones es errónea y su propósito es controlar estos países con el pretexto de promover la democracia.

En resumen, los talibanes han acogido con satisfacción las relaciones bilaterales amistosas con China con vistas a unirse a la Belt and Road Initiative. Como dijo el académico checo Josef Kraus, todo depende realmente del pragmatismo dentro del movimiento de los talibanes, porque han declarado mantener alejados a los yihadistas del mundo del territorio afgano. Sin embargo, los problemas podrían aumentar si los extremistas dentro de los talibanes ejercen presión sobre los dirigentes para que lleven a cabo acciones más radicales. Estratégicamente, China quiere mantener buenas relaciones con el nuevo gobierno y asegurarse de que los talibanes no ofrecen apoyo a los terroristas que tienen como objetivo su región de Xinjiang Uygur. Como es habitual, China puede manejar la situación de forma más diplomática que otras naciones potencialmente amenazadas por el ascenso de los talibanes en la región. Por ello, China ha pedido una ayuda económica y humanitaria urgente para Afganistán, para compensar el enorme daño causado al desarrollo socioeconómico del país y al bienestar de la población durante más de cinco décadas.

Esta es la razón por la que, desde principios de la década de 2000, China se ha mostrado cada vez más activa en la gestión de conflictos y en la reconstrucción post-conflicto en varios países.

Fte. Modern Diplomacy (Paul WangWang Li)

Paul WangWang Li es profesor de Relaciones Internacionales y Diplomacia en la School of International and Public Affairs de la Universidad de Jilin, China.