Alguien está falseando las posiciones de los buques de guerra de la OTAN en el mar

HMS DefenderPor desgracia, la debacle socava la confianza de todos en una tecnología destinada a mejorar la seguridad marítima. Alguien está consiguiendo que un sistema global de localización de buques comunique datos falsos sobre los buques de guerra de la OTAN y de Suecia.

El Sistema de Identificación Automática (AIS), del que dependen la mayoría de los buques comerciales y militares, se diseñó para mostrar la ubicación de los buques con fines de seguridad.

Varios buques de guerra han sufrido “spoofing,” en su localización, haciéndolos aparecer en lugares provocadoras, especialmente en aguas rusas.

Una campaña de desinformación en curso está haciendo que el sistema mundial de localización y navegación de buques identifique falsamente el paradero de los buques de guerra occidentales.

El Sistema de Identificación Automática (AIS) se diseñó para mejorar la seguridad en el mar, pero parece que Rusia lo está usando como arma, para que las armadas occidentales parezcan más provocadoras de lo que realmente son. Los resultados son “pruebas” destinadas a avergonzar a las armadas de la OTAN y Suecia, y datos falsificados destinados a respaldar las reclamaciones rusas de violaciones territoriales en el mar.

El AIS se concibió en la década de 2000 para ayudar a los navegantes a conocer la posición que les rodean. Los barcos de más de 300 toneladas brutas deben tener un transceptor que transmita su posición, velocidad y rumbo a los receptores en tierra. El sistema AIS remite los datos a todos los navegantes, permitiéndoles ver de un vistazo todos los barcos que navegan en sus proximidades. De este modo, los navegantes disponen de un tercer medio (además de la visión y el radar) para identificar los barcos cercanos.

La mayoría de las armadas emplean el AIS, aunque las políticas de uso varían de un país a otro. Durante años, la Navy hizo un uso reducido del AIS, aparentemente por el deseo de evitar que los adversarios rastrearan los movimientos de sus barcos. Esta política cambió a finales de la década de 2010 tras un par de colisiones mortales entre destructores y buques mercantes civiles. Ahora los buques de guerra estadounidenses encienden su AIS en zonas como el Estrecho de Malaca, donde hay un gran tráfico de buques.

Ahora, los buques de guerra occidentales están teniendo problemas con el sistema AIS. En septiembre de 2020, por ejemplo, el grupo de combate del Queen Elizabeth de la Royal Navy aparecía como dirigiéndose al Mar de Irlanda, pero las fotografías de satélite confirmaron que el portaaviones y sus escoltas de la OTAN no estaban cerca de esa zona. Entre agosto de 2020 y julio de 2021, los investigadores descubrieron más de 100 casos en los que el AIS informó erróneamente de las posiciones de los buques de guerra de la OTAN, creando un caso de “buques de guerra fantasma”.

Estos informes erróneos pueden ser graves. En un caso, el destructor USS Roosevelt parecía estar navegando cuatro millas dentro de aguas rusas, una grave violación de la soberanía territorial. Por supuesto, el Roosevelt no se encontraba en ningún lugar cercano a la ubicación reportada. Sin embargo, parece haber un hilo conductor. Este mes de junio, los falsos rastreos AIS del destructor HMS Defender de la Royal Navy y de la fragata Evertsen de la Royal Netherlands Navy mostraron misteriosamente a los dos buques navegando dentro del territorio controlado por Rusia.

Al parecer, un agente maligno desconocido está suplantando identidades de barcos de guerra, mediante la simulación de sus rastros AIS, en un tipo especial de software, y luego copiando y pegando esos rastros en el flujo de datos AIS real. A continuación, los datos se envían al sistema mundial, lo que permite a cualquiera darse cuenta de que un destructor estadounidense está incumpliendo la legislación internacional al navegar justo al lado de la ciudad rusa de Kaliningrado.

Todas las armadas víctimas del spoofing pertenecen a la OTAN o a Suecia, país vecino de Rusia. Los servicios militares y de inteligencia rusos falsifican e interfieren el GPS, y la falsificación del AIS que da mala imagen a las marinas occidentales es el siguiente paso lógico. En este caso, está bastante claro que las fuerzas gubernamentales rusas están llevando a cabo la falsificación del AIS con el objetivo de aprovecharse de datos fabricados para reforzar su propaganda contra los países occidentales.

Un desafortunado efecto secundario de la falsificación del AIS es que socava la confianza de todos en una tecnología útil, que originalmente estaba destinada a mejorar la seguridad. Los marinos han confiado en el AIS durante décadas, y ahora se está inyectando información falsa en el sistema que podría hacerles creer de repente, que un portaaviones británico se está acercando a ellos. Eso es una pérdida neta para la seguridad marítima internacional, pero para alguien más es sólo parte del plan.

Fte. Popular Mechanics