¿Confía demasiado en los proxies gratuitos?

proxies gratuitosMuchos servicios en Internet, que normalmente cuestan una buena cantidad de dinero, también tienen alternativas gratuitas. Los proxies son un buen ejemplo de ello. Hay empresas que ofrecen servicios de proxy sencillos y gratuitos, a veces incluso sin necesidad de registrarse. Se pueden encontrar fácilmente proxies gratuitos y se obtendrán varias listas llenas de opciones. Puede que algunos no funcionen siempre, pero al menos es mejor que pagar, ¿verdad?

No es así. Si preocupa la privacidad y la seguridad de los datos, es importante saber lo que realmente ocurre entre bastidores en la mayoría de los proveedores de proxies gratuitos.

“Si es gratis, es probable que usted sea el producto”

Ese es un viejo dicho en Internet, y es fácil ver cómo se aplica a cosas como Facebook, Google y otros servicios gratuitos. Por supuesto, hay excepciones, como el sistema operativo Linux. Pero en su mayor parte, emplear proxies compartidos gratuitos debe tener alguna trampa. De lo contrario, no se ofrecerían de forma gratuita en primer lugar.

Los proveedores de proxies compartidos, como Smartproxy, se preocupan mucho de proporcionar una explicación detallada de cómo funcionan sus servicios. Por otro lado, los proveedores gratuitos o bien no lo hacen o bien hacen afirmaciones que son probadamente erróneas. A menudo, el objetivo es extraer tus datos. Al conectarte a través de un proxy gratuito, especialmente uno que no admite conexiones seguras, es muy probable que expongas todas tus actividades de navegación a la empresa que lo gestiona. A veces, esto puede incluir cosas como los detalles de inicio de sesión y la información de pago.

No se pueden verificar las afirmaciones de los proveedores

Los proveedores de proxys premium tienen que proporcionar una visión clara de cómo funcionan sus servicios por varias razones. Y realmente no pueden mentir sobre lo que hacen. Por otro lado, un proveedor gratuito puede inventarse fácilmente un montón de afirmaciones que no queda más remedio que tomar al pie de la letra. No es que puedas ir tras ellos si luego te das cuenta de que te han engañado.

Esto ocurre más a menudo de lo que se podría esperar. La gente es víctima de ataques diseñados para extraer su información personal todo el tiempo, y sólo para darse cuenta de que al final no tienen ningún recurso legal.

¿Cuánto está en juego?

Podrías pensar que esto no tiene importancia porque tus datos no pueden ser tan valiosos para nadie. Pero eso no es del todo cierto. Incluso si no envías directamente tus contraseñas bancarias y otros detalles críticos, es probable que estés exponiendo mucha información a terceros, que normalmente debería permanecer privada. Tus actividades de navegación pueden ser analizadas y revendidas, y esto podría volver en forma de publicidad dirigida y molestas campañas de spam. Y eso no es ni mucho menos el peor de los casos.

¿Qué se puede hacer para protegerse?

Como hemos mencionado anteriormente, es imprescindible acudir a un proveedor de proxy premium si nos preocupa la seguridad de nuestros datos. Esto proporciona un contrato claramente definido con el que trabajar, lo que puede ser muy valioso si  preocupa el aspecto legal de las cosas. Además, sabrá exactamente con quién está trabajando, porque la empresa debe tener siempre un perfil público, con los datos de contacto y otra información importante claramente expuesta. Esto no ocurre con los proveedores de proxies gratuitos, que en algunos casos hacen todo lo posible por ocultar su identidad real.

Los proxies gratuitos son ocasionalmente buenos

Esto no quiere decir que debas evitar por completo los proxies gratuitos. Todavía tienen sus usos de vez en cuando. Pero sólo deberías confiar en ellos cuando no esperes enviar ninguna información valiosa a través de Internet. Hay que tener en cuenta que esto no significa necesariamente que haya que entrar explícitamente en un sitio. Si tu cuenta está configurada para “permanecer conectado”, esto significa que se sigue transmitiendo algún tipo de información cada vez que abres ese sitio. Así que, por ejemplo, ten cuidado si estás planeando emplear proxies gratuitos para desbloquear contenido adicional de Netflix. Podrías exponer accidentalmente tus datos de acceso al sitio, aunque nunca los escribas.

Si esto parece complicado, es porque lo es, y los propietarios malintencionados de algunos proxies gratuitos harán todo lo posible para extraer toda la información que puedan sobre tu navegación, incluso empleando herramientas y técnicas avanzadas.

Si se quiere estar tranquilo, hay que trabajar siempre con proveedores de proxies fiables y de primera calidad para todas las necesidades importantes. Esto también se traduce en un buen acceso a una serie de características útiles, que normalmente no se encuentran en sus homólogos gratuitos. Desde la rotación de direcciones IP, hasta el acceso a una variedad mucho mayor de ubicaciones geográficas, las tarifas que se pagan por estos servicios están definitivamente justificadas en ciertos casos de uso. Además, si algo va mal, también se dispone de un servicio de atención al cliente adecuado con el que discutir el problema.

Fte. Industry Taps