En el futuro, la estrategia dictará la acción de las operaciones especiales

operaciones especialesEl futuro de la guerra dictará la forma de actuar de las Fuerzas de Operaciones Especiales, según declaró el General del Ejército Richard Clarke, Comandante del U.S. Special Operations Command.

La guerra “será multidominio, será asociada y disputada en cada paso”, dijo en la Conference of Special Operations Forces Industry en Tampa. “Nuestro objetivo es mantener una ventaja estratégica”.

Las fuerzas especiales serán demandadas incluso cuando la estrategia de EE.UU. se traslade a un mundo de rivalidad casi igualitaria con China y Rusia, dijo Clarke.

Las operaciones especiales brillaron en acciones en Afganistán, Irak y Siria. Abrieron el camino hacia Afganistán en 2001 y estarán entre las últimas tropas que abandonen el país.

Clarke, que sirvió en la 82ª División Aerotransportada en 2002 y con el 1º Batallón de Rangers en 2004 en Afganistán, entiende muy bien ese mundo. Pero los tiempos han cambiado. “Creo que la mayoría de ustedes entienden la misión antiterrorista”, dijo. “La competencia, o como algunos se refieren a ella como competencia estratégica, puede ser menos familiar. En resumen, es ganar sin combatir. Es llevar a cabo acciones por debajo del nivel de combate”.

La competencia estratégica es diferente. No habrá un desfile de la victoria al final de una guerra violenta como lo hubo en Nueva York al final de la Segunda Guerra Mundial, dijo. “En cambio, nuestra rivalidad perdurará y, … puede ser infinita porque no hay un final definido; no habrá necesariamente un ganador. Sólo naciones que buscan ventajas competitivas”, dijo el general. “Y esa ventaja puede fluir y refluir”.

Esto siempre ha formado parte del sistema internacional, pero las nuevas herramientas y las nuevas tecnologías han dado a los adversarios nuevas vías para competir.

En el pasado, esta competencia se desarrollaba en tierra, mar y aire. Ahora se disputa también en el cibermundo y en el espacio, ampliando el campo de batalla hasta el infinito y más allá. Y también se va a disputar en el espacio de la información, dijo Clarke.

Clarke afirmó que la contienda en el espacio de la información repercutirá en todos los ámbitos de la guerra. “Para ser claros, es una batalla en el espacio cognitivo”, dijo. “Tiene lugar en Internet, pero no siempre. Es algo puramente distinto a lo cibernético de los unos y los ceros en el ataque al oleoducto [Colonial]. Es un espacio cognitivo en el que debemos prevalecer”.

Señaló que, cuando fue por primera vez a Afganistán, aproximadamente el 95% de su tiempo se dedicaba a encontrar y matar o capturar a las fuerzas enemigas. “Hoy en día, si visitas a nuestros comandantes en Irak y Afganistán, te dirán que centran el 60 por ciento o más de su tiempo en los efectos no letales en el espacio informativo”, dijo.

Todo esto requiere que los mandos de las fuerzas de operaciones especiales obtengan las herramientas que necesitan para decidir y actuar con mayor rapidez. También necesitan las capacidades para interactuar más eficazmente con los aliados y socios y con las poblaciones locales.

Las nuevas tecnologías o las nuevas formas de emplearlas serán fundamentales para avanzar, dijo. “¿Cómo buscamos de forma más eficaz entre nuestras montañas de datos? que abarcan todas las clasificaciones y todos los ámbitos”, preguntó. “¿Cómo trasladar los datos de [sin clasificar] a secreto a alto secreto, sin problemas, y para que sean útiles? ¿Cómo aprovechamos el mando de la misión de nuestras fuerzas, … pero también las operaciones combinadas con las nuestras, para que todos veamos la misma imagen?”

La tecnología será la respuesta a estas preguntas y a otras que aún no se han pensado, dijo.

El Special Operations Command está recurriendo a socios de la industria y a expertos del mundo académico para resolver estos problemas. Clarke está abriendo el Mando a especialistas en estas tecnologías y otras más para mejorar las capacidades y crearlas.

Le preocupa que el Mando de Operaciones Especiales se quede atrás con respecto a sus competidores. “Tenemos que mantener el presupuesto y los recursos para seguir avanzando”, dijo Clarke.

“A medida que avancemos, nos enfrentaremos a presiones diferentes el día de mañana, diferentes, pero yo diría que aún más vitales para nuestra seguridad nacional”, dijo. “Nuestras amenazas han seguido evolucionando: Las amenazas cibernéticas, … las actividades chinas a nivel mundial, y la desinformación rusa todos los días. Reorientando nuestro impulso hacia la competencia estratégica, debemos modernizarnos con un propósito.

“Incluso cuando estas amenazas evolucionan, ¿por qué sigo confiando en que estaremos a la altura de este desafío? Porque al recordar Afganistán y los cambios que hemos realizado, lo hemos hecho antes y lo volveremos a hacer”.

Fte. Defensegov