China: La mejora de los mandos militares

China lleva más de una década intentando mejorar la calidad del personal de sus dos millones de efectivos de sus Fuerzas Armadas, que siguen sufriendo grave escasez de reclutas cualificados. No sólo de solicitantes insuficientes para los puestos de oficiales de carrera, sino del personal capacitado necesario para todo tipo de campos técnicos.

Este ha sido un problema creciente desde la década de 1990, cuando los militares se propusieron alcanzar la paridad con los niveles educativos y de rendimiento de las fuerzas armadas occidentales. Después de la década de 1990, China producía suficientes graduados universitarios y de secundaria, pero las Fuerzas Armadas se encontraron con que estos potenciales reclutas no estaban interesados en ellas. Y ello a pesar de las tan anunciadas armas y equipos modernos, los salarios más altos y las condiciones de vida muy mejoradas. La mayoría de los graduados universitarios y de secundaria optaron por trabajos mejor pagados y más interesantes en la economía civil.

En los últimos años eso ha ido cambiando a medida que la economía se estancaba y más licenciados universitarios no encontraban trabajo. Los militares trataron de aprovecharse de ello, pero se encontraron con que los desempleados eran excedentes y era poco probable que subieran de categoría en el cuerpo de oficiales. Se ordenó a las Fuerzas Armadas que presentaran oportunidades profesionales más atractivas para los graduados universitarios si querían tener alguna esperanza de mejorar la calidad de los oficiales.

China ya ha adoptado métodos occidentales para conseguir los oficiales que quería. Desde 2005 se han producido una serie de aumentos de sueldo para oficiales y tropas y un aumento constante de las primas de reclutamiento. Por ejemplo, en 2009 se ofreció una bonificación de 3.500 dólares a los graduados universitarios que estuvieran dispuestos a alistarse durante dos años. Desde entonces, se han aumentado las bonificaciones y las han ajustado para tener en cuenta la demanda y el nivel de vida en diferentes partes del país. La bonificación ofrecida es mucho mayor según el lugar donde el oficial vaya a servir. Para los que son enviados a Pekín (la capital nacional y muy cara) la bonificación es mucho mayor. Se ofrece casi la misma cantidad de dinero para los puestos técnicos no oficiales. También hay bonificaciones para quienes estén dispuestos a servir en lugares remotos como el Tíbet o se ofrezcan como voluntarios para largos viajes por mar. Las primas son en realidad un paquete, con una parte en efectivo para el recluta, otra para su familia y otra en forma de permisos difíciles de conseguir para que la familia del recluta viva en la capital, así como el reembolso de los préstamos universitarios. Otra forma de bonificación son las garantías de preferencia para acceder a estudios superiores o a buenos puestos de trabajo en el gobierno.

En 2010, los militares crearon un sitio web, quizá tras constatar el amplio uso que los estadounidenses hacen de Internet para atraer reclutas de alta calidad. Esta publicidad en la web continúa con la producción de música y vídeos para atraerlos. Principalmente, los militares quieren hacer saber a los potenciales reclutas que el Ejército está dispuesto a hacer concesiones.

Aunque en China sigue existiendo el servicio militar obligatorio, las Fuerzas Armadas se componen básicamente de voluntarios. El auge económico de tres décadas ha dificultado que consigan la gente de la calidad que desean. Como resultado, muchos oficiales chinos son, a falta de una palabra mejor, perdedores. En la última década, China comenzó a ofrecer aumentos de sueldo a sus oficiales subalternos, al tiempo que realizaba una campaña de propaganda en la que alababa el servicio militar y animaba a los graduados universitarios a alistarse. Esto sólo ayudó un poco hasta que llegó la desaceleración económica. Con el aumento del desempleo civil, más graduados universitarios están dispuestos, al menos, a considerar el servicio militar.

Los chinos buscan la calidad porque han descubierto que la cantidad no les ha funcionado. Desde la década de 1990, las Fuerzas Armadas chinas se han reducido en más de dos millones de efectivos. En la actualidad, China cuenta con unos 1,6 millones, no mucho más que los 1,4 millones de los estadounidenses. China también tiene 660.000 efectivos en la policía nacional y 1,2 millones de reservistas organizados.

Esta reducción de las Fuerzas Armadas incluyó la del número de oficiales y el aumento del número de suboficiales profesionales (sargentos). Hace una década, alrededor de un tercio del personal militar chino eran oficiales, proporción de copiada de los rusos, que no querían promover la formación de suboficiales profesionales. A los rusos no les funcionó y los chinos han desarrollado suboficiales profesionales, por lo que otro tercio de las fuerzas son ahora suboficiales, o tropas alistadas de larga duración que trabajan para convertirse en suboficiales. Para atraer a los reclutas de alta calidad, que permanecerán en el servicio para convertirse en suboficiales, el Ejército ofrece bonificaciones y ayuda para la matrícula universitaria. Incluso aceptan graduados universitarios y los ascienden, justo después de la formación básica, a un rango de suboficial.

En 2021, el Ejército aplicó por fin una reforma largamente buscada: la incorporación de reclutas dos veces, en lugar de una, al año. Un tercio de los militares chinos siguen siendo reclutados y cada uno recibe tres meses de formación inicial. Con dos incorporaciones (en primavera y otoño) al año se reduce la carga de trabajo de la formación básica. Lo ideal sería que China prefiriera reclutar reclutas como lo hace Occidente, de forma continua. Es posible que eso ocurra en algún momento. China también presta atención a la calidad y el desarrollo de los reclutas. Algunos descubren que la vida militar es más atractiva de lo esperado. A estos hombres se les da la opción de probar la formación de suboficiales. La remuneración y las prestaciones de los suboficiales también han mejorado, especialmente las de los suboficiales superiores. El Ejército presta más atención a las carreras de los suboficiales y ofrece puestos más prometedores a los más capaces. También hay más flexibilidad en cuanto al tiempo que un suboficial puede permanecer en el servicio sin ser ascendido.

Al reducirse el Ejército después del año 2000, la mayoría de los efectivos despedidos fueron oficiales. Se jubiló a los más veteranos y menos formados, y se buscaron nuevos oficiales mejor formados entre las filas de los recién graduados civiles.

Las Fuerzas Armadas solían confiar mucho en que los reclutas se convirtieran en oficiales, a través de la selección y de unos pocos meses de formación. Ya no. Con más del 20% de los chinos de 18 años yendo a la universidad, existe la oportunidad de actualizar rápidamente el cuerpo de oficiales (al menos en términos de educación formal). Los militares finalmente se dieron cuenta de que los estudiantes universitarios pasaban mucho tiempo en Internet, de ahí el cambio de esfuerzo de reclutamiento a sitios web especiales.

El Ejército sigue siendo considerado como una mala elección de carrera. Es una actitud antigua que no va a cambiar pronto. Hasta que lo haga, China se arriesgará a ir a la guerra con oficiales y suboficiales menos capaces que sus oponentes occidentales.

Fte. Strategic Page