K2 Black Panther, el tanque más caro de la Tierra

¿Por qué el K2 Black Panther es el tanque más caro del mundo? Estados Unidos goza de las mejores ventajas geográficas del mundo. Estados Unidos domina un vasto continente rico en recursos, un continente poblado por vecinos amistosos, o al menos no amenazantes. El continente está flanqueado por dos enormes océanos: el Atlántico y el Pacífico. Éstos funcionan como los mayores fosos del mundo, separando a Estados Unidos de todas las demás grandes potencias. Ningún otro país disfruta de tales ventajas geográficas. De hecho, muchos países se ven amenazados por su geografía, más que bendecidos por ella. Tomemos el ejemplo de Corea del Sur.

Corea del Sur se encuentra en la mitad inferior de una península. En la mitad superior de la misma se encuentra su acérrimo rival: Corea del Norte. Técnicamente, Corea del Norte y Corea del Sur siguen en guerra; nunca se firmó un tratado de paz para poner fin a la Guerra de Corea, ni siquiera cuando cesaron las hostilidades. A día de hoy, Corea del Norte mantiene unas 10.000 piezas de artillería convencional apuntando a la capital surcoreana, Seúl. El armamento convencional de Corea del Norte tiene la capacidad de infligir daños apocalípticos a Corea del Sur. Igualmente preocupante es el hecho de que Corea del Norte disponga ahora de armas nucleares.

De hecho, Corea del Sur habita una geografía inestable. Dada la proximidad del país a su rival mortal, Seúl ha invertido mucho en fuerzas terrestres. Esta inversión se ha traducido, entre otras cosas, en uno de los carros de combate más avanzados de la historia, y uno de los más caros: el K2 Black Panther.

El K2 es un tanque único en su género

El K2 cuesta la friolera de 8,5 millones de dólares por unidad. Hyundai, más conocida por sus coches de precio medio-bajo, fabrica el K2. Se trata de una pieza tecnológica seria y vanguardista: el primer y único carro de combate de cuarta generación del mundo.

En la década de los 90, Corea del Sur mantenía una brecha de tanques sobre Corea del Norte. Pyongyang dependía de modelos anticuados de principios de la Guerra Fría, como el T-55 y el Tipo 59 soviéticos. Mientras tanto, Corea del Sur, respaldada por Estados Unidos, operaba con tanques K1 y KA1 relativamente sofisticados, diseñados en la década de 1980. Sin embargo, dada la peligrosidad de la geografía surcoreana y su proximidad a su enemigo, Corea del Sur no estaba satisfecha con su ventaja en materia de tanques. Iniciaron el diseño de una maquinaria aún más avanzada.

La investigación para el K2 comenzó a finales de la década de 1990. Los surcoreanos querían un tanque que contara con dispositivos automáticos de seguimiento de objetivos, cargadores automáticos y software operativo del siglo XXI. A principios de la década de 2000, el K2 había entrado en su fase de pruebas. En 2014, el K2 entró en servicio en primera línea como uno de los mejores tanques del mundo.

K2: difícil de detener

El K2 tiene una gran potencia, ya que está armado con un cañón CN08 de 120 mm y 55 mm de calibre. Un cargador automático facilita el disparo de hasta 10 disparos por minuto, fabricado por Hyundai, que se impuso al experimental de 140 mm de Rheinmetall en la competición por armar el K2. Como complemento al cañón principal, el K2 lleva dos ametralladoras: una pesada K6 de 12,7 mm y una ametralladora coaxial de 7,62 mm.

El cañón principal de 120 mm depende de un avanzado sistema de control de fuego. El K2 utiliza un sistema de localización de objetivos, gracias a un sistema de radar de muy alta frecuencia, un telémetro láser Raman y un sensor de viento cruzado. Esto significa que puede adquirir y rastrear objetivos a una distancia de hasta 6 millas. En consecuencia, el cañón principal del K2 es muy eficaz. Puede disparar mientras el tanque está en movimiento. Incluso puede enfrentarse a aviones que vuelan a baja altura. El moderno sistema de control de fuego realiza pequeños ajustes para desplazarse por terrenos irregulares, calculando cada bache del camino para recalibrar el cañón momento a momento, lo que da como resultado un arma de gran precisión.

El K2 puede moverse a la velocidad máxima de 70 kilómetros por hora y acelerar de 0 a 32 km/h en sólo 8,7 segundos. El tanque fue construido para manejar condiciones de estilo off-road, manteniendo velocidades de hasta 52 kph. Es totalmente capaz de enfrentarse a las duras condiciones del campo de batalla. Puede subir pendientes de 60 grados y escalar objetos verticales de 1,8 metros de altura. También puede vadear ríos de hasta 4,1 metros de profundidad con no más de 20 minutos de preparación, gracias a un sistema de esnórquel, y puede absorber 500 galones de agua en el chasis, lo que ayuda al K2 a hundirse y mantener la tracción con el fondo del río. Mientras tanto, la torreta sigue siendo estanca.

En efecto, el K2 es un tanque capaz y moderno. Diseñado para una pugna de 80 años, es de esperar que nunca sea necesario para el propósito de su diseño: una guerra terrestre con Corea del Norte.

Fte. 19fortyfive (Harrison Kass)

Harrison Kass es licenciado por el Lake Forest College, doctor en Derecho por la Universidad de Oregón y tiene un máster por la Universidad de Nueva York. Vive en Oregón y escucha a Dokken.