China contra América: ¿Boxeo o Lucha Libre en el Pacífico?

“Los estrategas chinos y americanos, pasados y presentes, se deleitan invocando metáforas deportivas para explicar cómo pretenden hacer su trabajo. La charla deportiva, evoca la imagen de dos boxeadores enfrentándose en el Pacífico Occidental. Los púgiles de mentalidad defensiva se mueven en círculos cautelosos, pero ninguno de los dos desea ser el primero en atacar. El combate puede no ocurrir nunca si los contendientes se disuaden el uno al otro o ven poco sentido en una pelea a puñetazos.”

Observemos primeramente a China. El Ejército Popular de Liberación de China basa su estrategia y operaciones en la “defensa activa”, un concepto creado por el presidente fundador del Partido Comunista Chino (CCP), Mao Zedong, para un Ejército Rojo que había sido perseguido hasta casi su extinción, para volver del abismo y derrotar a los nacionalistas de Chiang Kai-shek. Los jefes del partido declararon en 2015, al tiempo que explicaban “la estrategia militar de China” a los observadores extranjeros, que la defensa activa constituye “la esencia del pensamiento estratégico militar [del CCP]”. Así, añaden, ¿ha permanecido desde la creación de la República Popular China en 1949.

Más de setenta años manteniendo esa estrategia hace a este concepto longevo. Sin embargo, se remonta aún más atrás, a las profundidades de la Guerra Civil China. Mao lo codificó en Problemas de Estrategia en la Guerra Revolucionaria de China (1936). Él compara al Ejército Rojo con el boxeador menor en un combate con un oponente musculoso. Un contendiente así no tiene por qué desesperarse. Si los débiles luchan inteligentemente, pueden prevalecer a pesar de su inferioridad física. Los maoístas compensan su debilidad con flexibilidad, paciencia y oportunismo táctico. Al principio, eso significa organizar una retirada ordenada en el combate, acosando al enemigo mientras se retiran.

La cesión de territorio prepara al defensor activo para el éxito posterior. “Una retirada estratégica”, observa Mao, es “un paso estratégico planeado por una fuerza inferior… Todos sabemos que cuando dos boxeadores luchan, el boxeador inteligente suele ceder un poco de terreno al principio, mientras que el tonto se precipita furiosamente y consume todos sus recursos al principio, y al final suele ser vencido por el hombre que ha cedido terreno”. Un defensor activo es un púgil que cede terreno por un tiempo y conserva su fuerza con la esperanza de que su oponente, impaciente por un golpe de gracia, se agote en el esfuerzo.

El antiguo defensor, entonces, hace del tiempo y del espacio físico sus aliados. Habiendo debilitado a un antagonista lo suficientemente inepto como para desperdiciar su fuerza, el defensor toma la ofensiva y lo supera. Mao ofrece un concepto táctico astuto y operativo de combate guiado y enfocado. La defensa activa es fácilmente inteligible para cualquiera que lleve un uniforme militar. Y, lo más importante, es viable. No es de extrañar que Pekín se haya quedado con él.

¿Pero cómo ve América estas metáforas deportivas? El General Joseph Dunford Jr. miró al cuadrilátero para ver si había comprendido, ocho décadas después de que Mao redactara su visión inspirada en el boxeo. El General Dunford, entonces presidente del Estado Mayor Conjunto, escribió un artículo para el Joint Force Quarterly a finales de 2017 en el que pedía a las Fuerzas Armadas, que “mantuvieran la postura de un boxeador”. Él presenta la metáfora como la “idea central” que atraviesa y anima la estrategia militar de EE.UU.: “el primer paso en el entrenamiento de un luchador es desarrollar una ‘postura de boxeador’, la postura básica de la que derivan todos los movimientos ofensivos y defensivos”.

La postura correcta, mantiene Dunford, “conserva la energía, mientras mantiene al luchador equilibrado, protegido, y listo para lanzar puñetazos rápidos y poderosos… Como no sabemos cuándo, dónde o bajo qué condiciones se producirá la siguiente pelea, el Ejército debe mantener la postura del boxeador, con la fuerza, agilidad y resistencia necesarias para luchar y ganar contra cualquier adversario potencial”.

Para asumir la postura de combate adecuada, dice, hay que “desarrollar y mantener un equilibrio de aptitudes y capacidades conjuntas” en medio de la incertidumbre fiscal y de las demandas para reemplazar el equipo antiguo. El Pentágono debe “poner el mapa en orden”, asignando recursos entre los teatros para hacer frente a una variedad de desafíos estatales y no estatales, al mismo tiempo que da ánimos a los aliados y socios en el frente de batalla contra estos desafíos. Y los ejércitos deben experimentar con conceptos conjuntos para desencadenar la fuerza potencial que se manifiesta en las fuerzas terrestres, aéreas y marítimas.

Comparemos el concepto de Dunford contra el de Mao. La postura del boxeador es tanto una actitud como una postura estratégica. Tal actitud es apropiada para el guardián del status quo global existente. Es defensiva en perspectiva. Connota esperar a que se manifiesten los desafíos al statu quo, y luego manejarlos dondequiera que ocurran. Las categorías de los enemigos tampoco significan mucho, si la lista de potenciales oponentes de América abarca China, Irán y Al-Qaeda. La noción de Mao de defensa activa se concentra en superar un solo enemigo convencional en un solo teatro de combate a través de operaciones y tácticas ofensivas; la noción de Dunford de la postura del boxeador prevé trabajar junto con socios extranjeros, para superar a los enemigos que vienen en todas las formas y tamaños y seguir agendas radicalmente diferentes.

Parece que las imágenes de un mismo deporte pueden generar conceptos estratégicos divergentes. Vale la pena preguntarse qué sucedería si las Fuerzas Armadas chinas y americanas se mantuvieran fieles a los conceptos de Mao y Dunford y se enfrentaran en la batalla. También vale la pena preguntarse cómo, y si Pekín puede mantener el concepto maoísta para un futuro, en el que China tenga ambiciones mucho más allá de su entorno del Pacífico occidental. El Ejército Popular de Liberación puede proteger el suelo chino mediante una defensa activa, pero montar una defensa activa en el suelo de otro tiene poco sentido.

Los estrategas chinos, por lo tanto, se enfrentarán a un desafío intelectual cuando su país se convierta en una potencia mundial. ¿La futura postura militar de China será paralela a la de Dunford en el proceso, se convertirá en un híbrido entre las visiones de Mao y Dunford – defensa activa en casa, la postura del boxeador en el exterior – o se transformará en algo totalmente diferente? El humilde cuadrilátero de boxeo podría proporcionar pistas.

Las analogías del boxeo son valiosas. Pero también vale la pena considerar si el boxeo representa la mejor metáfora deportiva para una época, en la que la competencia estratégica de las grandes potencias se mezcla con campañas contra enemigos de estados menores y enemigos subestatales como Al Qaeda y sus semejantes. El boxeo es una competición bien regulada, uno-a-uno entre oponentes simétricos dentro de un entorno geométricamente fijo y sin accidentes. El cuadrilátero es una llanura plana y cuadrada encerrada dentro de barreras verticales flexibles. Es un sistema cerrado donde los gladiadores se encuentran.

Por el contrario, la defensa activa maoísta prevé luchar en terreno abierto, en el vasto interior continental de China durante los días de Mao pero, en la actual contienda con E.E.U.U. lo haría en sus mares y cielos de ultramar.

El Ejército Rojo, entonces el Ejército Popular de Liberación, podía atraer al enemigo a las profundidades, precisamente porque no había barreras fijas que delimitaran el campo de batalla.

Existen límites al boxeo como metáfora, como los hay para cualquier metáfora. Lo mismo ocurre con la idea de Dunford, pero aún más. No hay ningún límite para él, a menos que abarque toda la superficie terrestre. Los oponentes no tienen que ser simétricos con las Fuerzas Armadas de EE.UU. Y los combates no necesariamente enfrentarán a un contendiente contra otro en un combate individual. Estados Unidos aprovecharía el apoyo de sus aliados y amigos de múltiples maneras y podría posiblemente también enfrentarse a una coalición hostil.

En resumen, la postura del boxeador es buena para formar actitudes, pero proporciona poca orientación práctica sobre cómo comportarse en el mundo real.

Afortunadamente, hay otros deportes que me interesan por la perspicacia. La lucha libre, no el boxeo, puede proporcionar mejores imágenes para la competición estratégica de gran potencia. Ciertamente es un buen complemento. No me refiero a los concursos de caballeros típicos de las Olimpiadas, sino a la lucha libre de la WWE.

El boxeo está estrictamente regulado, lo que permite a los árbitros hacer cumplir las reglas e incluso detener la pelea. Los combates de la WWE están mal regulados. Son peleas. Los árbitros dejan que los concursantes se salgan con la suya, bueno, casi todo. ¿Encontraste una silla? Excelente. Golpea a tu oponente en la cabeza con ella. ¿Tener un compañero fuera del ring? Mételo en el ring, monta una ventaja numérica y golpea a tu adversario. Si la pelea se derrama fuera del ring… Tanto mejor. ¡Lanza a tu oponente sobre las cuerdas!

El combate es como la WWE. Nadie hace cumplir las reglas en los combates, y mucho menos detiene la lucha por un knockout técnico. De hecho, los comandantes militares de los EE.UU., incluyendo al General Dunford, al completar su artículo sobre la postura del boxeador, dicen con franqueza que nunca quieren enviar a las fuerzas americanas a una lucha justa. Los comandantes quieren que cada combate sea una paliza contra un oponente que no tiene rival. Los eventos de la WWE, además, son tanto espectáculos como eventos deportivos. Los boxeadores pueden hablar a bofetadas, pero no tienen nada contra los luchadores. Tanto dentro como fuera del ring, los luchadores constantemente cuentan historias sobre quién es más fuerte, quién es más débil, quién hizo mal a quién y merece recompensas en el ring, y así sucesivamente. El espectáculo lo es todo.

Las Fuerzas Armadas hacen lo mismo. Organizan unidades, desarrollan conceptos para emplearlas y las mueven por el mapa o la carta náutica para impresionar a un público que merece la pena impresionar. A veces hablan mal de los rivales, jugando con los triunfos, las derrotas o las indignidades del pasado. La principal diferencia es que los militares esperan ganar a través de la intimidación en lugar de poner un pie en el ring para una pelea real. Tratan de disuadir o coaccionar a los oponentes o acobardarlos para que se sometan. Además, también apuntan a animar a los aliados y amigos, todo sin disparar un solo tiro. Como el héroe de Mao, Sun Tzu, las fuerzas de combate se esfuerzan por ganar sin luchar. Ningún luchador gana un dólar de esa manera.

Carl von Clausewitz elige la lucha libre como una de sus metáforas de la guerra. Clausewitz nunca se enteró de un combate de la WWE, pero puedes imaginarlo sonriendo desde la tumba. Miremos más allá del boxeo para encontrar metáforas militares.

Fte. The National Interest

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.