Adiestramiento antisubmarino de la U.S Navy

Mini submarino iraní GhadirA mediados de 2019 la Armada de Estados Unidos creó un Agressor Escuadrón (AGGRON) para proporcionar a las tripulaciones de submarinos y buques en general mejor información sobre las capacidades ASW (Anti-Submarine Warfare) propias, frente a posibles oponentes.

El AGGRON está destinado principalmente a las tripulaciones de los submarinos, ya que forma parte del UWDC (Undersea Warfighting Development Center).

EE.UU. tiene la mayor fuerza de submarinos del mundo con 54 SSN (submarinos de ataque nuclear) y 14 SSBN (submarinos porta misiles balísticos). El resto del mundo tiene alrededor de 450 submarinos, la mayoría de ellos no nucleares y todos entrenados y equipados para hacer frente a los submarinos americanos. Los barcos estadounidenses tienen los mejores sensores pasivos y torpedos guiados, así como misiles anti-buque para usarlos contra barcos de superficie. Dos enemigos potenciales; China y Rusia están poniendo mucho dinero y esfuerzo en el desarrollo de equipos y tácticas para tratar con los submarinos americanos en particular y los submarinos nucleares y no nucleares occidentales en general.

El AGGRON será de utilidad para los operadores de ASW (Anti Submarine Warfare) de los barcos de superficie, debido a la información obtenida sobre cómo otras naciones llevan a cabo la ASW y qué equipo especial (no disponible para EE.UU.) emplean. Por ejemplo, Rusia está desarrollando un bloqueador EW (Guerra Electrónica) para submarinos, que emitiría una señal que interferiría la capacidad de las sonoboyas lanzadas desde el aire, que localizan la ubicación de un submarino, para lanzarle desde el helicóptero o la aeronave ASW de ala fija un torpedo ASW.

Si este concepto ruso funcionara, habría que hacer cambios en las tácticas y el equipo ASW americano. Los submarinos ya tienen señuelos que pueden expulsar para degradar la precisión de los torpedos atacantes. Otros nuevos conceptos para los dispositivos ASW EW, algunos de los cuales funcionarán y obligarán a todos los demás a adaptarse. Esto no es nada nuevo ya que los desarrollos electrónicos han dado forma a las capacidades y tácticas de los submarinos durante más de un siglo. En el siglo XXI se están desarrollando más dispositivos electrónicos y mecánicos para proteger o cazar submarinos.

El AGGRON también puede emplear uno o más submarinos nucleares de ataque (SSN) para ejercicios de adiestramiento realistas, de la misma manera que los aviones de guerra han estado empleando escuadrones de agresores con aviones y pilotos capaces de operar como enemigos potenciales. La Armada tiene simuladores de barcos y submarinos que pueden colaborar en este entrenamiento de OPFOR (Oppossing Force) pero nada es tan eficaz como usar submarinos y barcos reales.

La Armada tiene otro problema específico. Durante más de 50 años todos los submarinos americanos han sido nucleares, mientras que la mayoría de los demás países no lo son, por lo que sigue analizando cuán efectivos serían sus submarinos en caso de guerra.

Periódicamente, esto plantea la pregunta de si EE.UU. debería comprar algunos de estos barcos no nucleares. Esta propuesta radical se basa en dos factores convincentes. En primer lugar, la US. Navy puede no tener suficiente dinero para mantener una fuerza de 40-50 SSNs, la discreción de los modernos barcos diésel-eléctricos pone a los submarinos nucleares en una seria desventaja, especialmente en las aguas costeras. Con los modernos sensores pasivos, un submarino sumergido diésel-eléctrico es a menudo el mejor tipo para encontrar y destruir otros barcos diésel-eléctricos. Mientras que el submarino nuclear es la embarcación de alta mar más efectiva, especialmente si se tienen responsabilidades a nivel mundial y es necesario recorrer rápidamente largas distancias para llegar a las aguas en conflicto, pero el barco diésel-eléctrico, que funciona con baterías en las aguas costeras, es más silencioso y difícil de localizar.

39 naciones operan cerca de 400 submarinos eléctricos diésel. De ellas solamente es probable que tres (China, Irán, Corea del Norte) lleguen a usar sus submarinos contra EE.UU. o sus aliados. China tiene cincuenta de estos barcos, Irán tiene tres (más 25 mini-submarinos mucho más pequeños) y Corea del Norte tiene 20 (más 50 mini-submarinos mucho más pequeños). Por tanto, EE.UU. tiene que cuidarse de 73 submarinos diésel eléctricos y 75 mini-submarinos. Pero cerca de la mitad de los submarinos de tamaño normal son viejos, obsoletos y ruidosos. Lo mismo puede decirse de al menos la mitad de los mini-submarinos. Eso significa que unos 36 submarinos de tamaño completo y 40 mini-submarinos son una clara amenaza. Pero, las cosas viejas pueden ser una amenaza si te descuidas. Son muchos submarinos, los que hacen de la costa este asiática y del Golfo Pérsico lugares peligrosos para los barcos de guerra americanos.

Desde los años 90 la U.S. Navy ha intentado saber cuán grave es la amenaza. Se han intentado algunas soluciones interesantes. Por ejemplo, de 2005 a 2007 EE.UU. alquiló un submarino sueco (Suecia sólo tenía cinco submarinos en servicio) y su tripulación para ayudar a las fuerzas antisubmarinas americanas a tener una mejor idea de lo que se enfrentaban. Este barco sueco constituyó el “más grave de los escenarios”, un buen enfoque para el adiestramiento. Los submarinos suecos de la clase Gotland, como el implicado, eran pequeños (1.500 toneladas, 64,5 metros/200 pies de largo) y tenían una tripulación de sólo 25 personas. El Gotland tuvo su base en San Diego, junto con tres docenas de técnicos civiles para ayudar con el mantenimiento.

Durante muchos años antes de que llegara el Gotland, la Armada se había adiestrado contra los grandes submarinos diésel-eléctricos australianos y a menudo quedaba en segundo lugar. El Gotland tiene una ventaja sobre los barcos australianos debido a su sistema AIP. Esto le permite permanecer bajo el agua, en silencio, durante varias semanas.

El Gotland fue uno de los peores casos, en términos de lo que los barcos de superficie y los submarinos americanos podrían tener que enfrentar en una futura guerra naval. Los oponentes navales más probables de América (China, Corea del Norte o Irán) ahora tienen algunos barcos AIP, así como más y más submarinos diésel-eléctricos que, en manos de tripulaciones expertas, pueden ser bastante mortales.

Basándose en la experiencia con los submarinos australianos y suecos, se desarrollan nuevas tácticas y equipos antisubmarinos. Todo esto se hace en secreto, obviamente, excepto cuando nuevas organizaciones como AGGRON aparecen y confirman que los experimentos con el Gotland proporcionaron mucha información útil. Los modernos y silenciosos barcos eléctricos diésel siguen siendo una gran amenaza para los buques de guerra de superficie y submarinos estadounidenses. Mientras tanto, los enemigos potenciales construyen más barcos diésel eléctricos más baratos y de mayor calidad, a la vez que adiestran a sus tripulaciones en el acecho a los buques de guerra reales, incluyendo los estadounidenses. Los submarinos son cada vez más numerosos, mientras que las defensas de EE.UU. cojean debido a los enormes problemas técnicos para localizar a los barcos diésel-eléctricos silenciosos en las aguas costeras.

Una razón por la que China quiere mantener a las fuerzas navales americanas fuera de su zona económica (sin impedir la entrada de buques de guerra extranjeros) es para que los submarinos diésel-eléctricos chinos puedan adiestrarse sin ser acosados por submarinos, buques de superficie y aviones americanos que buscan una práctica realista de seguimiento de los barcos chinos. Al mismo tiempo, la Navy ha perdido el pleno uso de su área de adiestramiento antisubmarino más eficaz (una zona bien cartografiada e instrumentada frente al sur de California), porque los activistas ecologistas han convencido a los jueces de que el uso de sonares activos en esta área de adiestramiento es perjudicial para algunas especies de animales acuáticos.

Además, las flotas (y los gobiernos) de Corea del Norte e Irán están en declive, mientras que China está vertiendo más dinero en sus fuerzas armadas. Si hay algún barco diésel-eléctrico por el que la US Navy tiene que estar muy preocupada, es por los chinos. Mientras China continúa intentando desarrollar submarinos nucleares de clase mundial, también están avanzando en la creación de barcos diésel-eléctricos de clase mundial.

Fte. Strategic Page

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.