Vladimir Putin: Las verdaderas lecciones del 75º aniversario de la Segunda Guerra Mundial. 5ª Parte

PutinTumba del Soldado DesconocidoEl Presidente ruso ofrece una evaluación exhaustiva del legado de la Segunda Guerra Mundial, argumentando que “Hoy en día, los políticos europeos, y los líderes polacos en particular, desean ocultar la traición de Munich bajo la alfombra. La Traición de Munich mostró a la Unión Soviética que los países occidentales se ocupaban de cuestiones de seguridad sin tener en cuenta sus intereses”.

(Quinta parte de cinco)

También es importante no olvidar la enorme asistencia material que la URSS proporcionó a los países liberados, para eliminar la amenaza del hambre y reconstruir sus economías e infraestructuras. Eso se estaba haciendo en el momento en que las cenizas se extendían a lo largo de miles de kilómetros desde Brest hasta Moscú y el Volga. Por ejemplo, en mayo de 1945, el gobierno austriaco pidió a la URSS que le proporcionara asistencia con alimentos, ya que “no tenía ni idea de cómo alimentar a su población en las siete semanas siguientes antes de la nueva cosecha”. El canciller del gobierno provisional de la República Austriaca, Karl Renner, describió el consentimiento de los líderes soviéticos para enviar alimentos como un acto de salvación que los austriacos nunca olvidarían.

Los aliados establecieron conjuntamente el Tribunal Militar Internacional para castigar a los criminales políticos y de guerra nazis. Sus decisiones contenían una clara calificación jurídica de los crímenes de lesa humanidad, como el genocidio, la depuración étnica y religiosa, el antisemitismo y la xenofobia. Directa e inequívocamente, el Tribunal de Nuremberg también condenó a los cómplices de los nazis, colaboradores de diversos tipos.

Este vergonzoso fenómeno se manifestó en todos los países europeos. Figuras como Pétain, Quisling, Vlasov, Bandera, sus secuaces y seguidores, aunque se disfrazaron de luchadores por la independencia nacional o la libertad del comunismo, fueron traidores y asesinos. En la inhumanidad, a menudo excedían a sus amos. En su deseo de servir, como parte de grupos especiales de castigo ejecutaron voluntariamente las órdenes más inhumanas. Fueron responsables de acontecimientos sangrientos como el fusilamiento de Babi Yar, la masacre de Volhynia, el incendio de Khatyn, los actos de destrucción de los judíos en Lituania y Letonia.

Hoy también, nuestra posición permanece inalterada: no hay excusa para los actos criminales de los colaboradores nazis, no hay prescripción para ellos. Por lo tanto, es desconcertante que en ciertos países se equipare de repente a los que se burlan de la cooperación con los nazis con los veteranos de la Segunda Guerra Mundial. Creo que es inaceptable equiparar a los liberadores con los ocupantes. Y sólo puedo considerar la glorificación de los colaboradores nazis como una traición a la memoria de nuestros padres y abuelos. Una traición a los ideales que unieron a los pueblos en la lucha contra el nazismo.

En ese momento, los líderes de la URSS, Estados Unidos y el Reino Unido se enfrentaron, sin exagerar, a una tarea histórica. Stalin, Roosevelt y Churchill representaron a los países con diferentes ideologías, aspiraciones estatales, intereses, culturas, pero demostraron una gran voluntad política, se elevaron por encima de las contradicciones y preferencias y pusieron en primer plano los verdaderos intereses de la paz. Como resultado, fueron capaces de llegar a un acuerdo y lograr una solución de la que toda la humanidad se ha beneficiado.

Las potencias vencedoras nos dejaron un sistema que se ha convertido en la quintaesencia de la búsqueda intelectual y política de varios siglos. Una serie de conferencias: Teherán, Yalta, San Francisco y Potsdam, sentaron las bases de un mundo que durante 75 años no tuvo ninguna guerra global, a pesar de las contradicciones más agudas.

El revisionismo histórico, cuyas manifestaciones observamos ahora en Occidente, y sobre todo en lo que respecta al tema de la Segunda Guerra Mundial y su desenlace, es peligroso porque distorsiona de manera flagrante y cínica la comprensión de los principios del desarrollo pacífico, establecidos en las conferencias de Yalta y San Francisco en 1945. El principal logro histórico de Yalta y otras decisiones de esa época fue el acuerdo de crear un mecanismo que permitiera a las principales potencias permanecer en el marco de la diplomacia para resolver sus diferencias.

El siglo XX trajo consigo conflictos mundiales amplios y a gran escala, y en 1945 también entraron en escena las armas nucleares capaces de destruir físicamente la Tierra. En otras palabras, la solución de controversias por la fuerza se ha convertido en algo prohibitivamente peligroso. Y los vencedores de la Segunda Guerra Mundial lo entendieron. Comprendieron y fueron conscientes de su propia responsabilidad hacia la humanidad.

El discurso cautelar de la Sociedad de las Naciones se tuvo en cuenta en 1945. La estructura del Consejo de Seguridad de la ONU se desarrolló de forma que las garantías de paz fueran lo más concretas y efectivas posibles. Así fue como nació la institución de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad y el derecho de veto como su privilegio y responsabilidad.

¿Qué es el poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU? Para decirlo sin rodeos, es la única alternativa razonable a una confrontación directa entre los principales países. Es una declaración de una de las cinco potencias de que una decisión le resulta inaceptable y es contraria a sus intereses y a sus ideas sobre el enfoque correcto. Y otros países, aunque no estén de acuerdo, dan por sentada esta posición, abandonando cualquier intento de realizar sus esfuerzos unilaterales. Así pues, de una manera u otra, es necesario buscar compromisos.

Una nueva confrontación mundial comenzó casi inmediatamente después del final de la Segunda Guerra Mundial y fue a veces muy feroz. Y el hecho de que la Guerra Fría no se convirtiera en la Tercera Guerra Mundial se ha convertido en un claro testimonio de la eficacia de los acuerdos celebrados por los Tres Grandes. Las normas de conducta acordadas durante la creación de las Naciones Unidas permitieron minimizar aún más los riesgos y mantener la confrontación bajo control.

Por supuesto, podemos ver que el sistema de Naciones Unidas experimenta actualmente cierta tensión en su trabajo y no es tan eficaz como podría ser. Pero Naciones Unidas sigue cumpliendo su función principal. Los principios del Consejo de Seguridad de la ONU son un mecanismo único para prevenir una guerra importante o un conflicto mundial.

Los llamamientos que se han hecho bastante a menudo en los últimos años, con objeto de abolir el poder de veto, para negar oportunidades especiales a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad son en realidad irresponsables. Después de todo, si eso ocurriera, Naciones Unidas se convertiría en esencia en la Sociedad de las Naciones, una reunión para hablar en vano sin ninguna influencia en los procesos mundiales. Es bien sabido cómo terminó. Es por eso, por lo que las potencias victoriosas abordaron la formación del nuevo sistema del orden mundial con la mayor seriedad, tratando de evitar la repetición de los errores de sus predecesores.

La creación del moderno sistema de relaciones internacionales es uno de los principales resultados de la Segunda Guerra Mundial. Ni siquiera las contradicciones más insuperables, geopolíticas, ideológicas, económicas, nos impiden encontrar formas de coexistencia e interacción pacífica, si existe el deseo y la voluntad de hacerlo. Hoy en día, el mundo está pasando por un momento bastante turbulento. Todo está cambiando, desde el equilibrio mundial de poder e influencia hasta los fundamentos sociales, económicos y tecnológicos de las sociedades, las naciones e incluso los continentes. En épocas pasadas, cambios de tal magnitud casi nunca se han producido sin grandes conflictos militares. Sin una lucha de poder para construir una nueva jerarquía global. Gracias a la sabiduría y la visión de futuro de las figuras políticas de las Potencias aliadas, fue posible crear un sistema que ha impedido las manifestaciones extremas de esa competencia objetiva, históricamente inherente al desarrollo mundial.

Es un deber nuestro, de todos los que asumen la responsabilidad política y principalmente de los representantes de las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial, garantizar que este sistema se mantenga y mejore. Hoy, al igual que en 1945, es importante demostrar voluntad política y debatir juntos el futuro. Nuestros colegas, el Sr. Xi Jinping, los Sres. Macron, Trump y Johnson, apoyaron la iniciativa rusa de celebrar una reunión de los dirigentes de los cinco Estados poseedores de armas nucleares, miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Les damos las gracias por ello y esperamos que esa reunión presencial pueda celebrarse lo antes posible.

¿Cuál es nuestra visión del programa de la próxima cumbre? En primer lugar, en nuestra opinión, sería útil discutir las medidas para desarrollar principios colectivos en los asuntos mundiales. Hablar con franqueza sobre las cuestiones de la preservación de la paz, el fortalecimiento de la seguridad mundial y regional, el control de las armas estratégicas, así como los esfuerzos conjuntos en la lucha contra el terrorismo, el extremismo y otros grandes desafíos y amenazas.

Un tema especial del programa de la reunión es la situación de la economía mundial. Y, sobre todo, la superación de la crisis económica causada por la pandemia del coronavirus. Nuestros países están tomando medidas sin precedentes para proteger la salud y la vida de las personas y para apoyar a los ciudadanos que se han encontrado en situaciones de vida difíciles. Nuestra capacidad para trabajar juntos y de manera concertada, como verdaderos socios, mostrará la gravedad de los efectos de la pandemia y la rapidez con que la economía mundial saldrá de la recesión. Además, es inaceptable convertir la economía en un instrumento de presión y confrontación. Entre las cuestiones más populares se encuentran la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, así como la garantía de la seguridad del espacio de información mundial.

El programa propuesto por Rusia para la próxima cumbre de los Cinco es sumamente importante y pertinente, tanto para nuestros países como para el mundo entero. Y tenemos ideas e iniciativas específicas sobre todos los temas.

No cabe duda de que la cumbre de Rusia, China, Francia, Estados Unidos y Reino Unido, puede desempeñar un papel importante en la búsqueda de respuestas comunes a los desafíos y amenazas modernos, y demostrará un compromiso común con el espíritu de alianza, con esos altos ideales y valores humanistas por los que nuestros padres y abuelos lucharon hombro con hombro.

Basándonos en una memoria histórica compartida, podemos y debemos confiar los unos en los otros. Ello servirá de base sólida para el éxito de las negociaciones y la acción concertada en aras del aumento de la estabilidad y la seguridad en el planeta y en aras de la prosperidad y el bienestar de todos los Estados. Sin exagerar, es nuestro deber y responsabilidad común hacia el mundo entero, hacia las generaciones presentes y futuras.

Fte. The National Interest

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.