El US Army compra con urgencia lanzagranadas reusables

Empleado en los campos de batalla de todo el mundo desde 1991, el sistema M3 Multi-Role Anti-Armor Anti-Personnel Weapon System (MAAWS) ha visto ya varias versiones.

La última, la M3E1, no sólo es más ligera, sino más corta y ergonómicamente diseñada con una empuñadura más larga y mejores sujeciones. Estas características, así como su capacidad para utilizar múltiples tipos de disparos, ha llevado al Ejército se EEUU a realizar una compra de 1.111 unidades del M3E1.

“El sistema actual en servicio en el Ejército es el AT4, que es desechable, por lo que solamente puede hacer un disparo y tirarlo. Con el M3E1, se pueden disparar diferentes tipos de munición, lo que le mayor capacidad en el campo de batalla “, dijo Randy Everett, Foreign Comparative Testing, gerente de proyecto.

En 1988, las Fuerzas Especiales de Estados Unidos identificaron la necesidad de un arma sin retroceso para reemplazar el M67, por lo que Saab Dynamics desarrolló el M3, como candidato para atender a esa necesidad. Fue a través del programa FCT como los primeros M3 se entregaron a los Rangers y a los Navy Seals in 1994.

Según el comentario de Soldier, el M3 era demasiado pesado y voluminoso, pero mediante el uso de titanio, el M3E1 actualizado es más de seis libras más ligero. El M3E1 es también 2,5 pulgadas más corto y tiene una asa de transporte mejorada, un acolchado adicional para el hombro y un visor mejorado que se puede ajustar para una mejor comodidad sin sacrificar el rendimiento.

En respuesta a los nuevos requisitos, se incluye un arnés cableado en la configuración M3E1 que proporciona una  empuñadura delantera que puede programar la espoleta para un sistema intercambiable de control de fuegos.

Para mayor seguridad y ahorro de costes, un contador automático permite realizar un seguimiento preciso de la vida útil de cada arma.

El sistema fue probado para determinar la vida útil del tubo del arma en el IMT Materialteknik AB en Sundsvall, Suecia por U.S. Army Test & Evaluation Command y y otros expertos de la materia. Estas pruebas en las instalaciones de prueba del vendedor en Suecia eliminaron la necesidad de comprar munición y materia para pruebas, lo que ahorró tiempo y ahorró al Ejército casi un millón de dólares.

Fte: US Army