Una nueva batería extensible puede alimentar los aparatos electrónicos de uso personal

batería extensibleLa electrónica aparece en todas partes: en nuestros regazos, en los bolsillos y carteras y, cada vez más, se acurruca contra nuestra piel o se cose en nuestra ropa.

Pero la adopción de los aparatos electrónicos para llevar puestos ha estado limitada hasta ahora por su necesidad de obtener energía de voluminosas y rígidas baterías que reducen la comodidad y pueden presentar riesgos de seguridad debido a la fuga de productos químicos o a la combustión.

Ahora los investigadores de Stanford han desarrollado una batería blanda y estirable que se basa en un tipo especial de plástico ,para almacenar energía de forma más segura que las fórmulas inflamables usadas en las baterías convencionales de hoy en día.

“Hasta ahora no hemos tenido una fuente de energía que pudiera estirarse y doblarse de la manera en que lo hace nuestro cuerpo, de modo que podamos diseñar aparatos electrónicos que la gente pueda usar cómodamente”, dijo el ingeniero químico Zhenan Bao, quien se asoció con el científico de materiales Yi Cui para desarrollar el dispositivo que describen en la edición del 26 de noviembre de Nature Communications.

El uso de plásticos, o polímeros, en las baterías no es nuevo. Durante algún tiempo, las baterías de iones de litio han usado polímeros como electrolitos, la fuente de energía que transporta los iones negativos al polo positivo de la batería. Hasta ahora, sin embargo, esos electrolitos poliméricos han sido geles fluidos que podían, en algunos casos, tener fugas o estallar en llamas.

Para evitar tales riesgos, los investigadores de Stanford han desarrollado un polímero sólido y estirable, en lugar de pegajoso y potencialmente fugitivo, y que sin embargo lleva una carga eléctrica entre los polos de la batería. En las pruebas de laboratorio, la batería experimental mantuvo una salida de energía constante incluso cuando se apretaba, se doblaba y se estiraba hasta casi el doble de su longitud original.

El prototipo tiene el tamaño de la uña del pulgar y almacena aproximadamente la mitad de energía, onza por onza, que una batería convencional de tamaño comparable. El estudiante de posgrado David Mackanic dijo que el equipo está trabajando para aumentar la densidad de energía de la batería estirable, construir versiones más grandes del dispositivo y realizar futuros experimentos para demostrar su rendimiento fuera del laboratorio.

Una aplicación potencial de tal dispositivo sería alimentar sensores estirables diseñados para adherirse a la piel para monitorear el ritmo cardíaco y otros signos vitales como parte de la tecnología textil BodyNet que se está desarrollando en el laboratorio de Bao.

Fte. Energy Daily

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.