Un estudio identifica la posible relación entre los soldados expuestos a explosiones y el Alzheimer

Alzheimer explosionesLa investigación muestra que los soldados expuestos a las ondas de choque de los explosivos corren mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, incluso los que no tienen lesiones cerebrales traumáticas por esas explosiones. Un nuevo estudio financiado por el Ejército identifica cómo esas explosiones afectan al cerebro.

Investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Pembroke, en colaboración con el Ejército de EE.UU. Combat Capabilities Development Command, el Army Research Laboratory y los National Institutes of Health, descubrieron que el misterio que se esconde detrás de las complicaciones neurológicas inducidas por las explosiones cuando el daño traumático no se detecta puede tener su origen en distintas alteraciones de las diminutas conexiones entre las neuronas del hipocampo, la parte del cerebro especialmente implicada en la codificación de la memoria y el comportamiento social.

La investigación publicada en Brain Pathology, la revista médica de la Sociedad Internacional de Neuropatología, fue financiada por la Oficina de Investigación del Ejército del laboratorio.

“Las explosiones pueden provocar daños neurológicos y psicológicos debilitantes, pero los mecanismos de lesión subyacentes no se comprenden bien”, dijo el Dr. Frederick Gregory, director del programa, ARO. “Comprender la fisiopatología molecular de las lesiones cerebrales inducidas por las explosiones y los posibles impactos en la salud cerebral a largo plazo es extremadamente importante para proteger la salud y el bienestar de nuestros miembros del servicio durante toda su vida.”

El equipo de investigación probó rodajas de hipocampo de rata exponiendo el tejido sano a ondas explosivas militares controladas. En los explantes cerebrales experimentales (rebanadas de tejido mantenidas vivas en placas de cultivo), las rápidas ondas expansivas producidas por los explosivos militares detonados provocaron reducciones selectivas de los componentes de las conexiones cerebrales necesarias para la memoria, y la actividad eléctrica distintiva de esas conexiones neuronales disminuyó drásticamente.

La investigación demostró que los efectos inducidos por las explosiones eran evidentes entre las neuronas sanas con una sutil patología sináptica, lo que podría ser un indicador temprano de la patogénesis de tipo Alzheimer que se produce independientemente del daño cerebral manifiesto.

“Este hallazgo podría explicar la existencia de muchos individuos expuestos a explosiones que regresan de zonas de guerra sin lesiones cerebrales detectables, pero que siguen padeciendo síntomas neurológicos persistentes, como depresión, dolores de cabeza, irritabilidad y problemas de memoria”, afirmó el Dr. Ben Bahr, profesor distinguido de Biología Molecular y Bioquímica William C. Friday de la UNC-Pembroke.

Los investigadores creen que el mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer tiene probablemente su origen en la alteración de la comunicación neuronal instigada por las explosiones.

“La detección temprana de este deterioro medible podría mejorar los diagnósticos y el tratamiento de los impedimentos neuropsiquiátricos recurrentes, y reducir el riesgo de desarrollar demencia y enfermedad de Alzheimer más adelante”, dijo Bahr.

UNC-Pembroke es una institución que sirve a las minorías.

Fte. U.S. Army DEVCOM Army Research Laboratory Public Affairs

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.