Un equipo del Army intenta imaginar y dar forma al futuro

Army futuroUn equipo del U.S. Army Futures Command dando un giro del siglo XXI a una idea de la Guerra Fría: emplear a científicos y observadores de las tecnologías para pronosticar tendencias y ayudar a preparar la guerra de las próximas décadas.

Al igual que hacía Herman Kahn en la RAND Corporation en la década de 1940, el Team Ignite explora el horizonte tecnológico para los próximos avances en electrónica, inteligencia artificial, espacio, biotecnología y más. Sus pronósticos, informados por datos y aprendizaje de máquinas, tienen como objetivo ayudar al Ejército a armarse, organizarse y entrenarse para los conflictos de 2040 a 2050.

“No creo que haya habido un momento en el que hayamos tenido a los científicos tan implicados en el desarrollo de conceptos como ahora, y ese es el objetivo del “Team Ignite”, dijo el Teniente General Eric Wesley, comandante adjunto del Futures Command, en la reciente Cumbre de Tecnología de Defense One. “No estamos escribiendo conceptos que digan, ‘Hey, necesitamos hacer esto. Científicos, vayan a construirme este artilugio'”. Más bien, el papel de los científicos es estudiar el panorama tecnológico, ver cómo algunos avances conducirán a otros, y luego crear escenarios y conceptos de, cómo esas tecnologías darán forma no sólo a lo que hace el Ejército sino también a lo que podrían hacer los adversarios.

” Existe una dialéctica en eso, porque ahora los científicos dicen: “Oye… ¿y si esto fuera posible, cambiarías la forma en que desarrollas tu concepto?” …esa conversación fue el propósito o la intención del Team Ignite”.

El trabajo de previsión tecnológica ha cambiado drásticamente en las últimas décadas, gracias en gran parte al crecimiento exponencial de la potencia de computación. Por ejemplo, un documento reciente del Northwestern University Institute on Complex Systems describe cómo la inteligencia artificial puede ayudar a predecir, qué nuevos estudios científicos serán más reproducibles. La investigación, financiada por la U.S. Army Research Office, podría proporcionar una pista sobre la dirección probable del futuro desarrollo tecnológico y sugerir las inversiones más rentables en I+D.

El equipo Ignite tiene un enfoque similar para entender, qué avances van a cambiar la inversión científica, la investigación y el desarrollo en los próximos años. Pero también conectan esos conocimientos con lo que el Ejército está haciendo en la realidad, usando lo que los científicos de Ignite llaman un árbol de descubrimientos. Aplican datos y análisis para ver cómo un avance establecerá el campo, para permitir que otro avance ayude al Ejército a determinar tanto cómo invertir como cómo entrenar.

El objetivo del árbol de descubrimientos es proporcionar un camino desde los proyectos de ciencia hasta la ventaja operativa”, dijo el jefe de ciencia de Ignite, Jean Vettel, que también es científico jefe del Futures and Concepts Center y neurocientífico del Army’s Combat Capabilities Development Command. “Cada idea científica que se toma, suele ser buena en el laboratorio, pero luego tenemos que averiguar, ¿cómo la ponemos en un entorno robusto y menos controlado? Eso es gran parte de lo que hacemos mediante los trabajos de desarrollo de tecnología.”

Luego, dijo, “tenemos que averiguar cómo nos integramos en un sistema del Ejército que pueda ser realmente adquirido y comprado y entregado y cómo tener un sistema de adquisición para hacer esa adquisición… eficiente”.

“Cualquier descubrimiento científico en particular tiene que ser madurado, movido, iterado, con el fin de entregar algo que el Ejército quiera y es ese camino de salida, que los árboles de descubrimiento están tratando de construir.”

La comprensión de esas interconexiones entre los campos de la ciencia que avanzan está creando nuevos conocimientos sobre la guerra futura, permitiendo al equipo construir escenarios y, en última instancia, recomendaciones para nuevos conceptos de operaciones.

Un informe próximo se centrará en el movimiento de fuerzas en el campo de batalla.  “La maniobra probablemente ha cambiado”, dijo el coronel Rory Crooks, un miembro del equipo. “Estamos profundizando en el carácter de la maniobra. Estamos considerando cosas como la maniobra cognitiva que realmente no habíamos estudiado antes… Lo que ocurre en el entorno de la información, por ejemplo, puede tener impactos medibles en términos de libertad de acción. Se puede mejorar la propia y limitar la del adversario en términos de maniobras cognitivas”.

Las nuevas tecnologías, y la posibilidad de integrar mejor el espacio, el ciberespacio y la información en los planes de ataque, también están cambiando el pensamiento del Ejército sobre los ataques desde distancias seguras. Tradicionalmente, eso ha significado lanzar misiles contra la zona enemiga. Pero el advenimiento de la guerra cibernética, la guerra de la información, la energía dirigida y los aviones teledirigidos autónomos está cambiando los fundamentos para superar a un adversario a distancia.

“En el pasado”, dijo Crooks, “la acción en masa significaba que todas tus armas apuntaban al mismo objetivo y lo golpeabas con toda la artillería que podías. En un área pequeña es suficiente, la probabilidad de éxito te permitirá lograr el efecto que quieres conseguir. Pero debido a la naturaleza de los efectos no cinéticos que estás tratando de emplear… y la capacidad de poner en capas los diferentes tipos de inteligencia” – inteligencia de señales, inteligencia de código abierto, fotos de satélite, etc. – “si están todas interconectadas, pueden darte una precisión que no había antes”.

La capacidad de obtener mucho mejor la inteligencia en el campo de batalla y luego llevar a cabo los efectos masivos de varias formas a cualquier objetivo es, en última instancia, la forma en que EE.UU. prevalecería en un conflicto importante – o al menos, eso es lo que el pensamiento actual indica.

“Tenemos la capacidad de agrupar efectos en múltiples dominios, no sólo los dominios cinéticos y físicos de superficie a superficie. Y tenemos esta habilidad de masificar con precisión. Eso es algo nuevo y diferente. Eso es lo que hace la convergencia, esta idea de que puedes masificar con precisión, en profundidad para lograr efectos abrumadores. El adversario está ahora limitado en su campo de acción y tú has aumentado tu campo de acción para maniobrar en un área de ventaja relativa”, dijo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.