Uber, Lyft o Cabify disparan hasta un 70% las emisiones

El grupo Union of Concerned Scientists (UCS) acaba de publicar un estudio donde se comparan las emisiones de los viajes privados que los ciudadanos realizan en automóvil en las grandes urbes a través de plataformas como Uber o Lyft (empresa competencia de Uber en los EE.UU.).

Los investigadores han aprovechado el estudio para analizar las nuevas alternativas de movilidad basadas en compañías como Uber, Cabify o Lyft, comprobando el impacto que el efecto atracción de estas plataformas genera.

La aparición de estas empresas ha producido un efecto llamada que ha provocado que usuarios de otros medios de transporte como metro, autobús, bicicletas e inclusos aquello que se desplazaban a pie, se pasen a la comodidad de contratar un conductor a través de una aplicación.

El efecto de esta migración de formas más sostenibles de transporte a la contratación de vehículos con conductor ha producido, según este estudio, un impacto dramático en lo que a emisiones se refiere que “está aumentando la contaminación climática y la congestión urbana”.

El informe reporta unos datos reveladores que elevan, en promedio, un 69% las emisiones de gases nocivos para el medioambiente respecto a los viajes que sustituyen.

El esfuerzo realizado por las administraciones para mejorar las emisiones del transporte público se ha ido al traste como consecuencia de la llegada plataformas como Uber que con sus más de 10 mil millones de viajes nivel global, a los que hay que sumar los 1,000 millones de Lyft, aquellos realizados por Cabify y otras plataformas, que han disparado las emisiones de ciudades que tratan por todos los medios mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos.

El problema de las emisiones del transporte público de pequeña escala como taxis, VTC, etc., viene representado también por los denominados “deadheading” (puntos muertos) en referencia a los Kilómetros que recorre cada vehículo se servicio público sin pasajeros que genera ocupación de espacio, aumenta las congestiones y emisiones sin realizar aportar un desplazamiento de personas.

Ante este nuevo reto, una de las soluciones más efectivas pasa por la obligación por parte de estas plataformas de adoptar “vehículos cero emisiones (BEV)”, junto a la “opción de compartir cada viaje”, independientemente que sea un Uber, Cabify u otro modelo de transporte para maximizar la eficiencia y disminuir las emisiones.

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.