Turquía y Rusia podrían encaminarse hacia una crisis. Esto es lo que Trump debería responder

Cuando Erdogan ve el mapa de Oriente Medio, ve a Siria y a la mayor parte de Irak como territorio histórico turco, arrebatado a los turcos cuando el Imperio Otomano se derrumbó al final de la Primera Guerra Mundial. No es casualidad que los turcos lleven camisetas con la foto de Erdogan y el lema “El Sultán del Mundo”. Rusia puede tener un problema con eso.

Zbigniew Brzezinski se lamentaba habitualmente de que, los políticos americanos no estudiaran los mapas del mundo, de que no apreciaran el impacto histórico de las guerras, la economía, la historia, la religión, el idioma, la cultura y el clima. Para Brzezinski, la estrategia, el arte y la ciencia de emplear el poder político, económico, psicológico y militar de Washington, no era real sin un mapa.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan está de acuerdo. Cuando Erdogan ve el mapa de Oriente Medio, ve a Siria y a la mayor parte de Irak como un territorio histórico turco tomado a los turcos cuando el Imperio Otomano se derrumbó al final de la Primera Guerra Mundial. No es casualidad que los turcos lleven camisetas con la foto de Erdogan y el lema “El Sultán del Mundo”.

Sin embargo, la reciente determinación de Erdogan de rescatar los restos criminales del Estado Islámico “Daesh” (ISIS) de la destrucción a manos de las fuerzas rusas y sirias en Idlib, Siria, lo llevó a un enfrentamiento directo con otro hombre que aprecia la importancia de los mapas: Vladimir Putin. La frontera rusa se encuentra a apenas 500 millas de Siria y las fuerzas rusas siguen ocupadas en la represión de los insurgentes islamistas suníes en el Cáucaso.

Muy sensible a la amenaza potencial que representa la mezcla de nacionalismo otomano e islamismo suní del presidente Erdogan, Vladimir Putin también ha comprometido a Rusia en la defensa de los cristianos en todo Oriente Medio y mantiene buenas relaciones con Israel. Gracias al Presidente Putin, las fuerzas islamistas chiítas y sunitas, apoyadas por Irán, no han podido establecer bases en Siria desde las que puedan atacar a Israel.

Por el momento, el cese del fuego acordado apresuradamente por Erdogan con Putin da a Ankara el control militar permanente de la frontera más septentrional de Siria, pero el cese del fuego no equivale al fin del conflicto. Las aspiraciones regionales de Erdogan significan un conflicto implacable con Rusia.

Uno de los primeros benefactores del ISIS, el Presidente Erdogan ya ha vuelto a enviar a muchos de los terroristas islamistas suníes que las fuerzas turcas rescataron de Idlib para operaciones dirigidas por Turquía en Libia. Erdogan sigue comprometido con su objetivo de sustituir al gobierno del General Sisi por un Estado islamista controlado por la Hermandad Musulmana.Para disgusto de Erdogan, los rusos están luchando en Libia junto al ejército del general Haftar. Junto con Haftar, los rusos son todo lo que actualmente impide a Erdogan crear un Estado islamista suní que limita con Israel en Occidente.

Mientras tanto, en el Planeta Washington, el Secretario de Estado del Presidente Trump conspiró con su agente de confianza e incurable “Never Trumper”, el Embajador Jeffrey, U.S. Special Representative for Syria Engagement, para fomentar la guerra entre Rusia y Turquía. Guiado por un odio ostensiblemente incurable hacia Rusia, el Departamento de Estado de Trump prometió a Erdogan armamento e inteligencia con la esperanza de que Erdogan comprometiera a las Fuerzas Armadas turcas a expulsar a Rusia de Siria. Pero, ¿por qué un Secretario de Estado de Estados Unidos correría deliberadamente el riesgo de convertir un conflicto localizado en una guerra regional, una guerra que sin duda englobaría a la mayoría de los Estados del Mediterráneo oriental? Hasta la fecha, el presidente Trump ha evitado escrupulosamente los conflictos innecesarios en Oriente Medio, el noreste de Asia y la cuenca del Caribe.

Al igual que Erdogan, Pompeo sabe que la posición de Rusia en Siria es débil. Rusia no tiene una fuerza terrestre sustancial en Siria y Erdogan puede bloquear fácilmente cualquier intento ruso de reforzar su pequeño contingente en Siria a través de los Dardanelos. La aventura militar de Putin en Siria también es impopular para el pueblo ruso y un drenaje innecesario del menguante tesoro de Rusia.

La posición económica de Erdogan no es muy sólida, pero Turquía disfruta de una enorme inversión extranjera directa (quizás hasta 50.000 millones de dólares en los últimos cinco años) de los Estados árabes peninsulares, que permite a Erdogan defender la causa islamista suní. Si Pompeo puede explotar la paranoia bipartidista rusa que amenazó la presidencia de Trump, ¿tal vez Pompeo pueda explotar la hostilidad bipartidista hacia Rusia, respaldar a Turquía en su guerra y, eventualmente, lanzar su propia carrera hacia la Casa Blanca?

Tal vez estas son las razones por las que el Secretario de Estado presionó a Erdogan para que llamara al engaño de Putin. El tiempo revelará la verdad, pero hoy, sería la broma gigantesca del siglo 21, si el Presidente Trump permitiera al Secretario de Estado Pompeo alinear el poder militar americano con la causa islamista liderada por los suníes de Erdogan; la misma que atacó la ciudad de Nueva York y mató a miles de americanos.

Erdogan está obsesionado con el poder y está decidido a derrocar el orden regional a favor del islamismo suní, una ideología totalitaria en acción, y camuflada como religión. El Presidente Trump debería instruir a su Secretario de Estado, para que le diga al Presidente Erdogan que si se enfrenta a Rusia y Siria en el campo de batalla, lo hará sin ninguna ayuda americana u occidental. Como aconsejan los oficiales israelíes con muchos años de experiencia en la región: “Cuando sus enemigos se maten entre sí, no interrumpan”.

Fte. The National Interest (Douglas Macgregor)

El Coronel (retirado) Douglas Macgregor, del Ejército de EE.UU., es un veterano de combate condecorado, doctorado y autor de cinco libros. El último es Margin of Victory (Naval Institute Press, 2016).

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.