¿Tiene Irak la fuerza necesaria como para que EE.UU. abandone su territorio?

EE.UU. abandone IrakDespués de 17 años de lucha contra Saddam, AQ e ISIS, el apoyo a Bagdad y a sus fuerzas de seguridad sigue siendo clave para defenderse de Irán.

El objetivo del apoyo era y es simple: preparar a las fuerzas de seguridad iraquíes para tomar la iniciativa en la lucha contra los terroristas, para que EE.UU. no tenga que hacerlo.

El presidente George W. Bush lo expuso en un discurso de 2004 sobre la estrategia americana. Las fuerzas iraquíes “deben ser los principales defensores de la seguridad nacional, a medida que se retiren las fuerzas estadounidenses y de la Coalición”, dijo. Casi dos décadas más tarde, la misión sigue siendo igual de sencilla y difícil de alcanzar.

“Nuestro objetivo es mantener al ISIS a un nivel, en el que finalmente puedan ser controlados por elementos de seguridad locales, con una asistencia mínima de cualquier otra entidad, sean entidades externas como la Coalición, la OTAN o nosotros”, dijo el general Frank McKenzie, Jefe del Mando Central de EE.UU., que dirige las operaciones militares estadounidenses en todo Oriente Medio, a un pequeño grupo de reporteros en septiembre. “Estamos un poco lejos de eso en la actualidad, pero ciertamente estamos mucho más cerca que hace dos o tres años de lograr ese objetivo”.

Es el mismo informe de progreso optimista, que docenas de generales americanos han entregado durante 16 años. Ahora, ha habido una constante y continua presión del Presidente Donald Trump y del público americano, para “terminar las guerras eternas” trayendo las tropas a casa desde lugares como Afganistán e Irak.

Trump ordenó que Estados Unidos redujera su presencia militar en Iraq, y supuestamente está pensando en cerrar su enorme embajada en Bagdad. Pero no está claro qué estándares deberían cumplir las fuerzas de seguridad iraquíes para satisfacer los términos establecidos por Bush, McKenzie y una serie de presidentes y otros funcionarios.

¿Cómo de efectivas tienen que ser las fuerzas de seguridad iraquíes, y según qué criterios de medición? Funcionarios actuales y anteriores dicen que depende tanto de factores operacionales, como la calidad de la integración aire-tierra iraquí o la sofisticación de su logística, como de factores políticos.

La política interna de Iraq sigue siendo un escándalo, incluso bajo un nuevo primer ministro, que en Occidente se considera capaz y con mentalidad reformista. Su economía se tambalea al borde de la crisis, y el Parlamento no ha aprobado una nueva ley de préstamos para mantener los salarios de los empleados del Estado.

El primer ministro Mustafa al-Kadhimi, como muchos de sus predecesores, ha luchado por poner a raya a las milicias aliados con Irán, grupos de delincuentes que llevan a cabo ataques contra objetivos pro-EE.UU., así como aquellos que están alineados con partidos políticos en Irak pero nominalmente integrados en las fuerzas de seguridad iraquíes. Y todavía hay una gran división entre el ejército profesional del gobierno central y las fuerzas kurdas en el norte.

“La realidad es que el desarrollo de las fuerzas de seguridad de un país no es sólo cuestión de adiestramiento y equipo”, dijo Doug Silliman, embajador de Estados Unidos en Irak entre 2016 y 2019. “Implica mucha más interacción con el sistema político. Requiere desarrollo económico y reformas para asegurar que se aborden las razones de la violencia. Implica potencialmente una reforma social, encontrar maneras de reconciliar diferentes regiones, diferentes tribus, diferentes etnias.”

A nivel estrictamente militar, los antiguos y actuales oficiales de defensa han dicho que el Ejército iraquí reconstruido ha mejorado mucho desde que el ISIS arrasó Siria y se adentró en Irak en 2014. Pero durante los primeros años de la campaña contra el Califato, los iraquíes requirieron mucha ayuda operacional práctica de los asesores estadounidenses.

“El peor ejemplo es probablemente Mosul, donde el ISIS fue capaz de romper sus líneas y donde los iraquíes dejaron caer sus armas desvaneciéndose como ejército”, dijo un oficial.

Las capacidades de combate terrestre de las ISF han mejorado desde esa campaña en 2016 y 2017, pero todavía quedan enormes lagunas. Incluso tan recientemente como el año pasado, las fuerzas iraquíes estaban “bien en cuanto a las maniobras terrestres”, dijo el oficial de defensa, pero no eran tan hábiles en la integración de su poder aéreo de ala fija con sus capacidades terrestres.

Un condenatorio informe general del inspector general del Departamento de Defensa de 2019 encontró que la “capacidad de las ISF para ‘encontrar y fijar’ un objetivo” era un “gran déficit” y dijo que su capacidad de explotación es “virtualmente inexistente”, sin la ayuda de la coalición liderada por EE.UU. La Coalición dijo al Inspector General que “la mayoría de los mandos dentro del ISF no llevarían a cabo operaciones para despejar a los insurgentes del ISIS en terreno montañoso y desértico sin su cobertura aérea, inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) y coordinación”.

Eso también ha mejorado, según dicen antiguos y actuales oficiales de defensa. El actual informe dice las ISF han hecho “grandes progresos” y que “sus aviones de combate y su ISR están empezando a hacer bastante por su cuenta”.

Los iraquíes también han hecho un buen trabajo integrando sus unidades terrestres convencionales con sus fuerzas de operaciones especiales, dijeron los oficiales. Las fuerzas de élite del Counter-Terrorism Service, o CTS, fueron consideradas durante mucho tiempo como más profesionales y capaces que su ejército regular. Los oficiales tienen diferentes explicaciones sobre el porqué, pero una es que las fuerzas de operaciones especiales pudieron mantener una relación de entrenamiento con la embajada de EE.UU., incluso en los años en que el Ejército de EE.UU. se había retirado de Irak. En los últimos meses, dijo el oficial de defensa, el Ejército iraquí ha sido capaz de emplear las fuerzas antiterroristas para mantener la presión sobre una red terrorista, mientras maniobra en otro lugar.

La Coalición ha reclamado virtualmente todo el territorio terrestre que alguna vez gobernó el ISIS, pero el grupo aún mantiene lo que los oficiales describen como una “insurgencia de bajo nivel”, operando desde montañas y desiertos y otros espacios no gobernados en Irak para llevar a cabo ataques con armas ligeras y IEDs. Se estima que hay entre 14.000 y 18.000 combatientes operando entre Irak y Siria.

Debido a que las ISF están “luchando realmente de manera bastante efectiva en el terreno” en estos días, dijo McKenzie en septiembre, el tipo de apoyo y asistencia que requieren de los estadounidenses es mucho más sofisticado. Como dice el viejo dicho: Los aficionados hablan de estrategia, los profesionales hablan de logística.

“Ahí es donde todavía tenemos más trabajo que hacer, ya no tanto a nivel táctico porque ese trabajo ya está hecho”, dijo.

Por eso Estados Unidos puede considerar el mantenimiento de una fuerza más pequeña, dijo McKenzie y otros funcionarios. El entrenamiento y la asistencia a los iraquíes en materia de logística se realiza a un nivel más alto que la asistencia táctica, y requerirá menos oficiales, si bien más especializados, para hacerlo. En julio, el Pentágono cambió de lo que se conocía como “Fuerza de Tareas para Irak” a un grupo de asesores más pequeño, más especializado y de mayor rango que trabaja desde un solo lugar en Bagdad, conocido como “Grupo de Asesores Militares”. En septiembre, el Pentágono anunció que la presencia militar en Irak se reduciría de unos 5.200 a unos 3.000 para finales de mes.

Los iraquíes están mejorando lentamente sus capacidades logísticas y de sostenimiento, dijo el oficial de defensa, llevando a cabo operaciones cada vez más sofisticadas y a más largo plazo.

Los oficiales del Pentágono señalan ese progreso como el principal impulsor de la entrega de múltiples bases estadounidenses localizadas a lo largo del país a los iraquíes este año y la reciente reducción de efectivos. “Refleja el aumento de las capacidades de los iraquíes y su capacidad para llevar a cabo operaciones tácticas de pequeño nivel en las que podemos retirarnos cada vez más”, dijo McKenzie. “Creo que es una buena noticia”.

El comandante del CENTCOM también reconoció que la medida protege a las fuerzas estadounidenses contra lo que se ha convertido en la mayor preocupación en Iraq, al menos para el presidente, Irán, al “reducir nuestras superficies de ataque a los elementos de las milicias rebeldes que están en Iraq”.

Los críticos dicen que aunque el progreso de la ISF podría razonablemente explicar la reducción, no necesariamente justifica el cierre de la embajada de EE.UU., como el Secretario de Estado Mike Pompeo ha amenazado, según se informa, si el gobierno de Kadhimi no hace más para detener a las milicias alineadas con Irán detrás de una serie de ataques con cohetes sobre objetivos alineados con EE.UU. este año. Mientras que la embajada proporciona la reforma civil y los esfuerzos de participación política que los defensores argumentan son clave para desarrollar una nación de leyes que puedan sostener a un ejército profesional sin la ayuda de Estados Unidos, también proporciona una asistencia de seguridad más directa. Bajo lo que se conoce como financiamiento del Título 22, la embajada ofrece servicios de sostenimiento, equipamiento y entrenamiento a largo plazo para el Ejército iraquí.

Tal vez lo más importante desde la perspectiva estadounidense, dicen los defensores, es que proporciona un baluarte político contra la influencia iraní en la política iraquí, lo que la Administración Trump ha establecido como su prioridad en la región.

“Si el objetivo es prevenir las bajas estadounidenses”, basándose en consideraciones de política interna Estados Unidos, ” cerrar la embajada tiene perfecto sentido”, dijo Silliman, el ex embajador. “Pero se abandona el apoyo a un gobierno iraquí que nos gusta mucho y se cede el campo político y militar”.

La amenaza de Pompeo de cerrar la embajada parece haber cogido a los oficiales militares por sorpresa. En entrevistas realizadas poco antes de que se informara públicamente, McKenzie y el agregado de defensa elogiaron al gobierno de Kadhimi por tratar de aplacar los ataques.

“En realidad han sido muy buenos en perseguir a mucha de la gente que quiere atacarnos en los últimos meses, así que estamos muy contentos con eso”, dijo McKenzie.

En agosto, Trump dijo que EE.UU “se irían de Irak en breve”. Pero a pesar de las repetidas proclamaciones del presidente de que su Administración está poniendo fin a las llamadas “guerras eternas”, los funcionarios actuales y anteriores siguen expresando su fe en que permanecerá alguna forma de presencia estadounidense a largo plazo en Iraq.

“No creo que el plan haya sido nunca abandonar totalmente”, dijo un ex funcionario de defensa de alto nivel. “Creo que el plan siempre fue tener una gran presencia de cooperación de seguridad allí, porque vemos a Irak como una piedra angular de nuestra estrategia de estabilidad estratégica para la región, y no podemos permitirnos que se derrumbe de nuevo”.

Fte. Defense One

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.