Terror de la Armada de Estados Unidos: Los nuevos misiles anti-buque chinos, lanzados desde el aire

CH-AS-X 13 ASBMEl avance en el desarrollo y fabricación de misiles logrado por la República Popular China es una cuestión grave, planteada por el Pentágono en su informe anual sobre la amenaza que representa el Ejército Popular de Liberación.

Mientras la decadencia del poderío de EE.UU. en la región preocupa al gobierno de Taiwán que busca el apoyo y la protección de la Casa Blanca, el desarrollo de armas de largo alcance capaces de atacar a los portaviones de la Armada de EE.UU. a larga distancia es una gran preocupación para el Pentágono, que ya está tomando medidas para contrarrestarlos.

La existencia del misil CH-AS-X-13 ASBM fue informada por primera vez por los medios de comunicación en abril de 2018. Se afirma que el misil es una versión del misil balístico de medio alcance DF-21 chino con base en tierra (MRBM).

El alcance del misil balístico anti-buque CH-AS-X13 (ASBM) no se conoce todavía, pero se especula que es similar a la versión MRBM del DF-21D, que tiene unos 1.500 kilómetros. Con el despliegue aéreo del misil, su alcance puede variar ya que el lanzamiento desde gran altura puede realmente aumentarlo.

El verdadero problema que se presenta para la Navy es su plataforma de lanzamiento, el bombardero estratégico H-6N, con un radio de operación de aproximadamente 2.000 km, que puede ser fácilmente ampliado con un reabastecimiento adicional en el aire. Significa que la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación es capaz de lanzar ataques contra buques estadounidenses mucho antes de que entren en el Mar de China Meridional, en una hipotética situación de conflicto. También significa que, más allá de Guam la Armada estadounidense. tendrá que depender para su seguridad, en gran medida, de la cobertura aérea y la flota de buques de pantalla.

Por otro lado, el CH-AS-X 13 ASBM no encontrará sus objetivos por sí solo. La desventaja de la Fuerza Aérea China en la actualidad está en su capacidad de vigilancia y detección de objetivos. Los portaaviones pueden parecer enormes, pero en realidad sería muy difícil para los satélites encontrarlos en mar abierto. Además de eso, el programa de desarrollo de la Armada de EE.UU. anunciado por el ex-Secretario de Defensa, Mark Esper, tendrá como objetivo contrarrestar los ataques anti-buque chinos y se centrará en la versatilidad y protección de la Armada de EE.UU.

En conclusión, las capacidades ofensivas chinas están en aumento. Con su industria militar aún en desarrollo, la brecha entre las fuerzas del Ejército de Liberación Popular y el Ejército y la Marina de EE.UU. continúa cerrándose en varias áreas. Los chinos siguen sufriendo la falta de conocimientos técnicos necesarios en la producción de algunos de los componentes, como los motores a reacción, pero lo contrarrestan en otras ramas. En ambos casos el Pentágono tiene que actuar. De lo contrario, perderá su posición dominante en la región.

Fte. Over Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.