“Tercera vía”: La UE trata de evitar una difícil elección entre EE.UU. y China

Parlamento EuropeoSegún Euronews, la cumbre online entre la UE y China del 22 de junio “se celebró en una atmósfera tensa”. La UE ha endurecido su posición en las negociaciones comerciales con Pekín, pero los observadores señalan que Bruselas sigue manteniéndose al margen de la actual guerra comercial entre Estados Unidos y la República Popular. Mientras tanto, justo cuando el presidente Trump habla de “romper los lazos” con el Imperio Celeste, EE.UU. se retira de las negociaciones organizadas por la OCDE sobre un impuesto internacional a las empresas digitales por encima de un determinado umbral de ingresos. El representante de comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, está buscando motivos legales para imponer derechos unilaterales a los países europeos dispuestos a aumentar los impuestos a las empresas de TI de EE.UU. La situación puede llevar a una nueva guerra comercial.

A finales de este año, Europa todavía estaba intentando desesperadamente caminar por la fina línea entre Washington y Beijing e implementar su propia versión del juego, en un mundo donde las partes siempre pueden acordar o anular casi cualquier acuerdo bilateral. En Washington, la Comisión Europea apoyó a la parte estadounidense en el conflicto con China, mientras que durante una visita a Pekín su delegación demostró “comprensión” de la posición de China en las disputas comerciales con Estados Unidos. Sin embargo, incluso entonces, la postura del Viejo Mundo sobre la intensificación del tira y afloja por el dominio entre las dos principales potencias del mundo parecía ambigua y “peligrosa”.

EE.UU. quiere que los europeos cumplan claramente y sin ambigüedades sus obligaciones políticas e incluso jurídicas, amenazando con desmantelar por completo todo el sistema de relaciones, lo que ha aliviado durante décadas a los europeos de la necesidad de tomar decisiones independientes, aunque sean difíciles y costosas. El unilateralismo de Trump ha exacerbado la crisis de las relaciones transatlánticas hasta el punto de que el concepto de “Westlessness” ocupó un lugar central en la conferencia de seguridad de este año en Munich. Se trataba de la erosión del poder occidental hasta el punto de que “el concepto mismo de” Occidente “está ahora desprovisto de cualquier contenido estratégico”.

Mientras tanto, el rápido crecimiento económico, tecnológico y político de China está obligando a los europeos a decidir si quieren comerciar e intercambiar tecnologías con un posible líder futuro en muchas áreas importantes del progreso científico y tecnológico. Y, en última instancia, si el Viejo Mundo es capaz de mantener su estatus de una de las regiones socioeconómicas más avanzadas del mundo.

Por último, si bien en los últimos años EE.UU. se ha ensimismado cada vez más, Europa y China han estado alineando sus posiciones sobre el comercio mundial, incluido su rechazo al creciente proteccionismo de Washington, y sobre el cambio climático. Beijing ha dejado claro que en caso de que se debiliten los lazos transatlánticos, está dispuesto a intervenir inmediatamente y a llenar el vacío.

En este contexto, hacia finales del año pasado el número de políticos europeos que reclamaban mayor autonomía estratégica de Europa con respecto a EE.UU. alcanzó un máximo histórico. Los optimistas ven el futuro de la Unión Europea como un “contrapeso” a Estados Unidos, en caso de que estos últimos “crucen la línea”. El nuevo liderazgo de la Comisión Europea ha propuesto la creación de un “centro de poder” europeo completo para interactuar con el resto del mundo, incluyendo a EE.UU., pero con un énfasis en los intereses políticos racionales.

Al mismo tiempo, los europeos desconfían de la creciente centralización del poder político en China bajo Xi Jinping, del creciente papel del Estado en la economía y de la cada vez más “asertiva” política exterior de Beijing. A finales de 2019, la UE había ido reforzando gradualmente el control sobre las inversiones chinas, especialmente en el sector de la alta tecnología y las infraestructuras, pero calificó todo ello de “medidas lamentables pero necesarias” destinadas a crear una nueva plataforma política para el desarrollo de vínculos más estrechos.

Sin embargo, en cuestión de pocas semanas el coronacrisis obligó a la UE a empezar a reconsiderar su visión estratégica del mundo. En primer lugar, la pandemia puso en tela de juicio la eficacia de las instituciones supranacionales como tales, tanto en lo que respecta a la legitimidad como a los recursos que pueden utilizar para combatir el desafío de proporciones catastróficas. En medio de la actual crisis de la COVID-19, el “fracaso de la hegemonía mundial de Estados Unidos” se ha vuelto “dolorosamente obvio”. Finalmente, incluso antes de que la pandemia golpeara, la retirada de Gran Bretaña había privado a la UE de gran parte de su “peso estratégico”.

En cuanto a las relaciones con China, Mark Leonard, Director del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, dijo que la UE ve ahora el fuerte deseo de Beijing de utilizar su posición como productor líder de medicamentos y equipos médicos como un medio para aumentar su influencia política. “La crisis de la COVID-19 ha desencadenado un nuevo debate dentro de Europa sobre la necesidad de una mayor ‘diversificación’ de la cadena de suministro y, por tanto, de una retirada controlada de China”.

Dicho esto, en este momento la dependencia de la UE de China “en áreas estratégicamente importantes” ha aumentado. La diversificación de las fuentes de suministro no será fácil. Los expertos sostienen que sería una locura que una empresa se fuera de China, especialmente cuando produce bienes que son extremadamente importantes para los europeos, como productos farmacéuticos y equipos médicos. También advierten que producir todo esto en Europa y adquirirlo en otros países, costaría más.

Por otra parte, el brote de la epidemia ha creado las condiciones previas para un nuevo acercamiento entre Estados Unidos y Europa. Aun así, el brote de la infección por coronavirus a ambos lados del Atlántico ha sido lo suficientemente fuerte como para obligar a los aliados nominales a luchar entre sí por los recursos. Ahora es “cada uno para sí mismo”. La situación de la pandemia y sus repercusiones socioeconómicas en Estados Unidos es tan mala que ahora está socavando las posibilidades de Donald Trump de ser reelegido en noviembre, lo que le obliga a buscar formas siempre nuevas de apaciguar y reunir a sus votantes, incluso a costa de aplicar nuevos aranceles a sus aliados más cercanos. Bloomberg informa que en respuesta, “Alemania se prepara para contraatacar a los EE.UU. si el presidente Donald Trump cumple su amenaza de acabar con el gasoducto Nord Stream 2 con sanciones adicionales”.

Sin embargo, desde el punto de vista estratégico, la UE y Estados Unidos siguen compartiendo preocupaciones en su enfrentamiento con Beijing, entre ellas el supuesto robo de la propiedad intelectual, el hecho de “obligar” a las empresas privadas occidentales a transferir tecnología, las subvenciones industriales y las violaciones de las normas del mercado por parte de las empresas estatales de China. En una conferencia en línea del 25 de junio, organizada por el German Marshall Fund, el Secretario de Estado de los EE.UU. Mike Pompeo dijo que Washington había aceptado una propuesta del jefe de la política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, de crear un diálogo entre los EE.UU. y la UE sobre China para discutir “las preocupaciones que tenemos sobre la amenaza que China representa para Occidente y nuestros ideales democráticos compartidos”.

En una reciente entrevista con Euronews, el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo que “… China se está acercando a nosotros con sistemas de armas … el ascenso de China hace que sea aún más importante mantener el vínculo entre América del Norte y Europa, el vínculo transatlántico”.

La UE sigue estando formalmente comprometida con el desarrollo de una “política exterior de orientación estratégica” que le dé “un sentido de iniciativa y acción”.

“Crecimos con la certeza de que EE.UU. quería ser una potencia mundial”, dijo la canciller alemana Angela Merkel al parlamento en junio. “Si los EE.UU. desea ahora retirarse de ese papel por su propia voluntad, tendríamos que reflexionar sobre eso muy profundamente”, añadió. El presidente francés Emmanuel Macron insta a Europa a actuar de forma más independiente en los asuntos mundiales para librarse completamente de la necesidad de elegir entre América y China. Esto es exactamente lo que el principal diplomático de la UE, Borrell, tiene en mente cuando habla de una “tercera vía”.

Sin embargo, lo que se ha discutido hasta ahora es, en el mejor de los casos, la preparación de documentos que sirvan de “brújula estratégica” para coordinar las medidas gubernamentales.

La incapacidad sistemática de alcanzar un consenso político y de procedimiento en muchas cuestiones internacionales apremiantes es el talón de Aquiles de la política exterior de la UE. En los últimos años se ha producido una rápida disminución del nivel general de confianza pública en las élites europeas tradicionales, lo que inevitablemente ha debilitado el potencial de liderazgo político en toda la UE. Además, la creciente sensación de incertidumbre entre los dirigentes de los distintos países de la UE tampoco contribuye en absoluto a la unidad del bloque de 27 miembros.

Por una parte, la pandemia ha “permitido a los europeos ser menos inocentes y estar más unidos frente a Pekín, que supuestamente trata de separarlos”. Por otra parte, en sus relaciones con Estados Unidos, Europa se ha encontrado en una situación en la que tendrá que esforzarse por asegurarse de que América no pierda el interés en continuar cualquier relación “especial” con Europa. En general, la debilidad y fragmentación internas de la UE, exacerbadas por la actual pandemia de coronavirus, amenaza con empujar a la “Europa unida” a la periferia de la política mundial.

Según la mayoría de los pronósticos, las tensiones entre Estados Unidos y China van a aumentar. Además, el antiguo sistema de bloques ya es cosa del pasado. La posición de la UE estará determinada por la gravedad de las repercusiones humanitarias, financieras y económicas de la epidemia. También dependerá de si el “poder blando” de Europa no va acompañado de un “poder duro”. La política exterior de la UE tiene que maniobrar entre una mezcla de papeles geopolíticos poco envidiables de servir como “zona de amortiguación” en la nueva Guerra Fría entre China y EE.UU., y de alguien que ha “salido de la historia” debido a la pérdida de “identidad y filosofía”. Europa no podrá volver a la “mesa de las grandes potencias” a menos que encuentre respuestas a estas preguntas y evite acabar con su presa.

Fte. Modern Diplomacy (Andrei Kadomtsev)

Andrei Kadomtsev es científico político

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.