¿Sustituir los combustibles fósiles en las Fuerzas Armadas? No tan rápido

combustibles fósiles en las Fuerzas ArmadasAbrams, Bradleys, Strykers, Paladines. Estos nombres no significan nada a menos que estés en el negocio de la guerra. Pero para el combatiente, ponen en el punto de mira los carros de combate, los vehículos de combate de infantería, los vehículos de transporte de tropas, la artillería autopropulsada y otros equipos de combate ofensivos.

Hay un total de aproximadamente 225.000 vehículos de combate terrestre en el inventario del Ejército. Sus misiones varían desde el combate hasta el apoyo al combate, pasando por un sinfín de requisitos adicionales que deben cumplirse en el campo de batalla.

El Ejército no es el único que posee vehículos. El Cuerpo de Marines tiene requisitos similares, y cada uno de los demás ejércitos necesita una u otra forma de transporte terrestre para funcionar. El problema se agrava cuando se incluyen los aviones y los barcos. Estos se suman dramáticamente al total de vehículos y modos de transporte que poseen y operan las fuerzas de combate.

Aunque los vehículos de combate son increíblemente variados, tienen una cosa en común: todos funcionan con combustibles fósiles. Algunos necesitan diésel, otros gasolina y otros que no hemos mencionado necesitan combustible para aviones. Sin los derivados del petróleo para nuestros combatientes, nuestras fuerzas de combate no pueden sobrevivir, y mucho menos ganar en el campo de batalla.

Entonces, ¿cuál es el pensamiento actual de la administración Biden en cuanto a cómo tratar la necesidad continua de combustibles fósiles para ejecutar la Estrategia de Defensa Nacional y, al mismo tiempo, eliminar este producto básico por excelencia -el combustible fósil- de la nación en general? La situación es más que un dilema.

Para empezar, un par de cuestiones importantes: el presupuesto y el tiempo. En cuanto al presupuesto, si se planificara la modificación de los vehículos de combate, sería necesaria una revisión masiva del presupuesto de defensa. El esfuerzo estaría al borde del coste prohibitivo. ¿Por qué? Los vehículos de combate son complejos, caros y requieren constantes actualizaciones.

Considere la carga tecnológica para reemplazar un carro Abrams de 68 toneladas, actualmente propulsado por potentes motores de turbina de gas Honeywell, por un motor eléctrico de capacidad equivalente. ¿Se puede hacer? Por supuesto. Pero requeriría una inversión extraordinariamente grande. No es posible con el recorte del 10 por ciento, 80.000 millones de dólares, que afronta el ejército en el presupuesto de defensa del presidente para el año fiscal 2022.

En cuanto a la cuestión del tiempo, incluso si el presidente Biden completara dos mandatos completos como presidente, ocho años y mucho más es un tiempo insuficiente para llevar un sistema de armas importante a través de los ciclos de ingeniería completos requeridos para llevar un vehículo de combate nuevo o totalmente modificado a la producción y al campo.

Por ejemplo, ¿se puede sacar una turbina de gas del tanque y hacer que un motor diseñado para un Tesla encaje en su lugar? Por supuesto que no, no sin una gran inversión en investigación básica y avanzada, desarrollo de prototipos y pruebas, adquisición y puesta en marcha.

En realidad, el escenario es improbable, ya que un programa así desafía totalmente la lógica. Pero estamos en una época en la que muchas cosas desafían la lógica en Estados Unidos.

Si algunos segmentos de la Administración impulsan este programa como parte inclusiva del Green New Deal, el éxito llevaría a los principales sistemas de armas a estar fuera de servicio para su modificación durante un período de tiempo incalculable y reduciría seriamente la capacidad de combate general de las fuerzas de tierra, mar y aire. Pero así son nuestros tiempos.

Dudo que China, Rusia e Irán estén modificando actualmente su respectivo armamento pesado de combate para que tenga propulsión eléctrica, o instalando estaciones de carga en sus respectivos países. Mientras ellos avanzan en sus sistemas de armas para tener una poderosa capacidad de combate destructiva contra la nuestra, nuestro Green New Deal, si avanza en la dirección comentada, no hace más que amenazar gravemente la seguridad nacional de Estados Unidos.

Fte. Defense News (Matthew Kambrod)

Matthew Kambrod es ex adjunto al Secretario del Ejército de los Estados Unidos para la investigación, el desarrollo y la adquisición de aeronaves. También es autor de “Lobbying for Defense”.