SR-72, el bombardero de velocidad Mach 6 que podría estremecer al mundo

SR-72La publicidad de Lockheed sobre un avión hipersónico que puede o no existir ya parece estar explícitamente destinada a conseguir apoyo para una financiación adicional. Esto puede deberse a que está llevando a cabo el proyecto con la Agencia de Programas de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), que se centra en el desarrollo innovador de tecnologías de vanguardia a menudo muy por delante de las capacidades en servicio operativo, en lugar de cumplir con un requisito de la Fuerza Aérea.

Las armas hipersónicas, capaces de volar a más de cinco veces la velocidad del sonido, son la nueva palabra de moda en los complejos industriales de defensa de todo el mundo. China, Rusia y Estados Unidos trabajan vigorosa y de forma relativamente abierta una serie de programas de armas hipersónicas, echando más leña al fuego de una creciente carrera armamentística.

Aunque los misiles balísticos de largo alcance ya pueden alcanzar velocidades hipersónicas, viajan en arcos predecibles y se pueden detectar con mucha antelación, lo que da tiempo para reaccionar. Además, un número cada vez mayor de sistemas de defensa aérea puede ser capaz, al menos parcialmente, de interceptar misiles balísticos.

Sin embargo, ya en 2013 el ejecutivo de Lockheed Robert Weiss causó un gran revuelo cuando declaró a Aviation Week que el titán aeroespacial estaba en pleno desarrollo de un avión hipersónico, e invocó el legendario avión espía SR-71 Blackbird apodándolo SR-72.

Ningún avión tripulado en servicio operativo ha igualado los notables cruceros a Mach 3 de larga distancia del Blackbird. Hasta hace poco, los SR-71 superaban los misiles que les disparaban en misiones de reconocimiento fotográfico sobre Corea del Norte y Oriente Medio. En la actualidad, los últimos misiles tierra-aire hacen que las velocidades de Mach 3 sean inadecuadas para garantizar la supervivencia, pero un avión hipersónico podría volver a superar las amenazas que se le presentan.

El SR-72 representado en el arte conceptual de Lockheed se describe como capaz de navegar a seis veces la velocidad del sonido. Sin embargo, el reto no consistía tanto en diseñar un avión que pudiera alcanzar velocidades hipersónicas como en garantizar que también pudiera despegar y aterrizar a velocidades más lentas. El banco de pruebas del X-15, impulsado por un cohete, que en 1967 registró el vuelo más rápido de un avión tripulado con motor, a Mach 6,7, tuvo que ser transportado y liberado en el aire por un bombardero B-52.

Weiss dijo al periodista Guy Norris “…todo lo que puedo decir es que la tecnología está madura y nosotros, junto con DARPA y la Fuerza Aérea, estamos trabajando duro para lograr esa capacidad…”. No puedo darle plazos ni detalles sobre sus características. Todo es muy delicado… Podemos reconocer que la posibilidad existe, pero los detalles del programa están fuera de los límites”.

Según se informa, Lockheed y la empresa Aerojet Rocketdyne han hecho un gran avance al desarrollar un motor de ciclo combinado que incluye una turbina para velocidades inferiores a Mach 3 y un scramjet acoplado para el crucero hipersónico. Un scramjet genera empuje aspirando aire mientras viaja a velocidades supersónicas, lo que significa que un motor separado tiene que empujar el avión hasta esas velocidades antes de que el scramjet pueda activarse. El motor de ciclo combinado hace viable el enfoque de doble motor al hacer que turbina y scramjet compartan las mismas entradas y toberas de escape.

Weiss dejó claro que esperaba que Lockheed recibiera financiación para construir un avión monomotor de 18m. de largo (el tamaño de un caza) que costara “sólo” mil millones de dólares. Esto llevaría al desarrollo de un SR-72 bimotor operativo de más de 30m.

En los años que siguieron a los comentarios de Weiss, Lockheed siguió llamando la atención de forma atípica sobre un programa supuestamente secreto que era demasiado delicado para revelarlo al público, haciendo declaraciones que daban a entender, más o menos, que ya habían construido un banco de pruebas para el SR-72.

Por ejemplo, en una convención científica en 2018, el vicepresidente de Lockheed, Jack O’Banion, declaró: “Sin la transformación digital de la tecnología de diseño en tres dimensiones, el avión que ven ahí no podría haberse fabricado. De hecho, hace cinco años, no podría haberse fabricado”. Sin embargo, el vicepresidente ejecutivo Orlando Carvalho declaró posteriormente a Flight Global “Puedo decirle inequívocamente que el SR-72 no se ha construido”, afirmando que las citas de O’Banion se habían sacado “de contexto”.

La propaganda de Lockheed sobre un avión hipersónico, que puede o no existir ya, parece estar explícitamente destinada a conseguir apoyo para una financiación adicional. Esto puede deberse a que está llevando a cabo el proyecto con la Agencia de Programas de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), que se centra en el desarrollo innovador de tecnologías de vanguardia, a menudo muy por delante de las capacidades en servicio operativo, en lugar de cumplir con un requisito de la Fuerza Aérea.

Aunque las Fuerzas Aéreas estadounidenses están interesadas en desplegar aviones hipersónicos a largo plazo, ya saben lo que quieren en un futuro próximo: muchos cazas furtivos F-35 (también construidos por Lockheed) y los próximos bombarderos furtivos de ala delta B-21 Raiders. Como ya no puede adquirir todos los aviones que desea, no será fácil conseguir financiación para un concepto vanguardista muy caro.

Bombardero hipersónico

La exclusiva denominación “SR” del Blackbird significaba “Strategic Reconaisssance”, lo que reflejaba que su trabajo consistía en penetrar en el espacio aéreo defendido con poca antelación y tomar fotos de lo que ocurría abajo antes de que nadie pudiera moverse o encubrirlo. Sin embargo, la denominación SR-72 puede resultar engañosa por varias razones: un SR-72 hipersónico sería casi con toda seguridad un vehículo aéreo no tripulado (UAV), es decir, un dron que normalmente recibe la designación “Q”.

¿Hasta qué punto dependería del control humano (que podría ser susceptible de interrupción) o del control preprogramado frente a sus propios algoritmos autónomos, sigue siendo una cuestión interesante?

Además, aunque un SR-72 tendría una función de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR), seguramente también estaría destinado a atacar objetivos con poca antelación, es decir, sería un bombardero. Un bombardero hipersónico, que se desplazara a unos 6.000 kilómetros por hora, podría, en teoría, partir de una base en el territorio continental de Estados Unidos para alcanzar objetivos en el Pacífico o el Atlántico en tan sólo 90 minutos. A diferencia de los diversos misiles hipersónicos que se están desarrollando, podría volver a la base y cargarse para otras salidas.

Weiss declaró desde el principio que el SR-72 “tenía en mente la capacidad de ataque”. El proyecto SR-72, de hecho, es supuestamente una consecuencia del banco de pruebas hipersónico Falcon HTV-3, impulsado por cohetes, que estaba asociado al programa Prompt Global Strike de Estados Unidos.

Sin embargo, la rentabilidad de un avión bombardero/espía hipersónico es discutible. Seguramente carecería de características de sigilo, ya que el calor generado por el desplazamiento a tan altas velocidades los haría muy visibles para los sensores y quemaría los materiales que absorben los radares. Por tanto, los adversarios probablemente lo verían venir, aunque tuvieran relativamente poco tiempo para reaccionar.

Aunque podría superar las capacidades de los misiles de defensa aérea actuales, la existencia del SR-72 seguramente estimularía el desarrollo de misiles tierra-aire capaces de atacar objetivos hipersónicos. Un bombardero SR-72 también requeriría un costoso desarrollo de municiones diseñadas para ser lanzadas a tan altas velocidades.

El Blackbird se retiró y no se sustituyó porque sus capacidades de ISR se habían superado gracias a la mejora de los satélites de espionaje y a la existencia de drones lentos pero sigilosos de larga duración como el RQ-170. Es cierto que los Blackbirds podían penetrar rápidamente en el espacio aéreo defendido, pero un dron sigiloso puede hacerlo más lentamente, pero también de forma más discreta, y orbitar de forma sostenible una zona de interés, proporcionando imágenes de vídeo en tiempo real durante horas. De hecho, la decisión del Pentágono de contratar a Grumman para la construcción de drones RQ-180 ultra-silenciosos y de larga duración puede percibirse como algo que se hace a expensas del SR-72.

Los promotores del SR-72 afirman que “la velocidad es el nuevo sigilo”, lo que refleja la creciente creencia en algunos sectores de que la mejora de los sensores en red acabará disminuyendo la capacidad de supervivencia de los aviones furtivos, haciendo que la velocidad vuelva a ser un medio de defensa más importante.

Dado el creciente interés del Pentágono por todo tipo de armas hipersónicas, es posible que la paradoja del gato de Schrodinger de Lockheed, un UAV hipersónico, atraiga más financiación. Sin embargo, eso puede ponerlo en contradicción con el paradigma orientado al sigilo con el que la Fuerza Aérea está actualmente comprometida.

Fte. The National Interest