Las guerras convencionales no siempre terminan en victoria

Soldados ChinosA pesar de que el Pentágono y otros grupos de reflexión han llevado a cabo juegos de guerra y estudios sobre posibles conflictos militares a gran escala entre China y Estados Unidos, también han invertido mucho en el desarrollo de un número importante de armas selectivas. Sin embargo, ahora que son conscientes de que ya no puede derrotar al Ejército Popular de Liberación (EPL en siglas inglesas) en una guerra convencional, se está poniendo más énfasis en el despliegue de armas nucleares para como medio de disuasión.

Según los conocedores del presupuesto militar estadounidense, para disuadir a China, Biden modificaría la forma habitual de distribución del presupuesto, e invertiría más en la modernización de la fuerza nuclear.

El Pentágono gastará mucho dinero en la modernización de las armas nucleares con el pretexto de “hacer frente a China”. En los próximos diez años, invertirá más de 60.000 millones de dólares anuales, para una inversión total de más de 1.000 millones de dólares.

El 28 de mayo, Estados Unidos tenía previsto presentar al Congreso su presupuesto de defensa para el año fiscal 2022. A pesar de que Estados Unidos está retirando las tropas de Afganistán e Irak, el presupuesto de defensa para el próximo año fiscal ha alcanzado los 753.000 millones de dólares, lo que supone un aumento del 1,7 por ciento respecto a 2021.

El reciente aumento de los gastos militares se refiere sobre todo a los costes de disuasión contra China, la modernización y el uso de las armas nucleares y el desarrollo de la capacidad de respuesta del país en futuras guerras.

La ” Pacific Deterrence Initiative” que tiene como objetivo a China cuenta con un presupuesto total de 18.500 millones de dólares estadounidenses en cinco años; el tamaño total del desarrollo y la compra de equipos para futuras guerras no es demasiado grande, siendo el proyecto más importante la adquisición de aviones furtivos F-35 en 2022, cuyo total ha pasado de 79 a 85. Simultáneamente, se darán de baja cuatro buques de combate litoral, aviones de ataque A-10 y algunos aviones cisterna KC-10 y KC-135, con el fin de liberar efectivo para otras áreas críticas.

A cambio, se sigue gastando más dinero para modernizar la fuerza de ataque nuclear de la “tríada”.

En realidad, la modernización del arsenal nuclear estadounidense comenzó bajo la Administración Trump, aunque en ese momento estaba dirigida principalmente a Rusia. Se estima que se invertirán miles de millones de dólares y décadas de tiempo para terminar este difícil y largo esfuerzo, que incluirá la investigación y construcción de nuevas bombas nucleares tácticas como la B61-12, y también el desarrollo y compra del bombardero furtivo B-21.

También hay que contar con nuevas entregas, como el submarino nuclear estratégico de clase “Colombia” y el “misil balístico intercontinental de próxima generación”, cuyo precio unitario supera por sí solo los diez mil millones de dólares.

El coste de mantener una fuerza nuclear potente es absolutamente asombroso. Esta es también una de las razones clave por las que, con la excepción de Estados Unidos y Rusia, el poder nuclear de otros países nucleares es bastante restringido.

Al mismo tiempo que mantiene la disuasión, el enorme poder nuclear consume mucho dinero. El coste de mantenimiento y actualización de las armas nucleares en Estados Unidos aumentará un asombroso 29% en los próximos 25 años, alcanzando los 505.000 millones de dólares, sin incluir el coste de los vehículos de lanzamiento.

La defensa y los grupos de reflexión estadounidenses comprendieron que, ante el desarrollo de las capacidades regionales de negación/antiacceso del EPL, una vez que estalle un conflicto convencional en el Pacífico Occidental, la cuestión ya no es si se puede ganar, sino cuándo será vencido por el EPL. La expulsión de la zona del Pacífico Occidental es también la principal razón por la que Estados Unidos prevalece sobre Australia y otras naciones en sus esfuerzos por “contener a China”.

Como no se puede ganar la guerra convencional, Estados Unidos debe volver a las tácticas de la Guerra Fría, intentando aprovechar su abrumadora supremacía nuclear para obligar a China a hacer concesiones.

Sin embargo, durante la Guerra Fría, esta estrategia no tuvo éxito. China tiene una capacidad fiable y avanzada de “segundo contraataque nuclear”. Emplear armas nucleares contra China no tiene sentido. El crecimiento de China es imparable, y Estados Unidos es incapaz de detenerlo.

¡Impotente para obstruir la gloriosa causa de la reunificación del pueblo chino!

Fte. Modern Diplomacy