Secretos y mentiras: La guerra de la información durante la Guerra Fría y hoy en día (2ª parte)

 Donald Trump guerra friaSi avanzamos rápidamente hasta hoy, nos encontramos con que las tácticas de Active Measures y Covert Action de la Guerra Fría se emplean en las actuales batallas políticas internas. El enfoque es más o menos el mismo: la verdad está subordinada al “¿Funcionará?”.

Un ejemplo es la evolución de la afirmación de que la inteligencia militar rusa (GRU) ha pagado recompensas a los talibanes por matar a tropas americanas y aliadas. La historia ha creado un gran enfrentamiento, no entre EE.UU. y Rusia, sino entre el pueblo americano, sus partidos políticos y los medios de comunicación. Desde el momento en que la historia de las recompensas estalló, la mayor parte de la indignación se dirigió no tanto a los rusos, sino al Presidente Trump. ¿Qué sabía el presidente, cuándo lo supo, y qué dijo, o no dijo a Vladimir Putin durante sus muchas conversaciones telefónicas?

Al igual que la historia de las bombas de juguete décadas antes, los informes sobre recompensas se obtuvieron vagamente de grupos afganos antitalibanes; y según se informa, las intercepciones de inteligencia de EE.UU. rastrearon las transferencias financieras de la GRU a cuentas vinculadas a los talibanes, proporcionando así supuestamente “confirmación”, aunque no lo suficiente, según el informe del New York Times, de que la Agencia de Seguridad Nacional añadiría su imprimátur para que fuera el informe inicial sobre las recompensas. The New York Times también ha informado de que el National Intelligence Council había elaborado un Sense of the Community Memorandum a principios de julio, que, tanto “… su oportunidad como su énfasis en las dudas sugerían que tenía la intención de reforzar los intentos de la administración Trump de justificar su inacción en la evaluación de hace meses”.

Desde entonces, parece que no ha habido esfuerzos obvios para llegar al fondo de la historia por parte de la Administración Trump. Ningún alto funcionario militar o de inteligencia ha confirmado o negado públicamente y sin ambigüedades los informes, aunque el Jefe del Central Command, el General Frank McKenzie, la Directora de la CIA, Gina Haspel, el Secretario de Defensa, Mark Esper y el Presidente del Estado Mayor Conjunto, el General Mark Milley, han expresado todos, en un grado u otro, diversos niveles de indignación y han dicho que estaban “estudiando o investigando el tema”.

Los periodistas de la Casa Blanca han preguntado al presidente Trump repetidamente si ha cuestionado a Putin por la acusación de la recompensa. Por sus respuestas vagas, parece que no lo ha hecho. También es más que curioso que ningún reportero parece haber preguntado al presidente si Vladimir Putin le había planteado el tema en sus frecuentes conversaciones telefónicas. Parece lógico que el líder ruso se tome un momento para decirle al presidente que esas historias son falsas y que deben declararse públicamente falsas y desestimarse. Pero, de nuevo, no ha habido tal declaración por parte de Trump.

Todo esto refuerza la impresión de que el presidente se ha encasquillado. Si dice que habló con Putin sobre las recompensas, y que el presidente ruso negó que Rusia las estuviera pagando, como seguramente contestaría, Trump sería acusado de tomar partido por el presidente ruso, por encima de su propia comunidad de inteligencia. Otra desastrosa repetición del fiasco de Helsinki. Sin embargo, si el presidente siguiera mostrándose impasible, parecería insensible e indiferente a las bajas estadounidenses en Afganistán. Es un callejón sin salida para un hombre para el que ganar a cualquier precio lo significa todo.

Entonces, ¿dónde podría estar la verdad?  Los comandantes de EE.UU. en Afganistán han informado desde hace mucho tiempo de la doble acción de Rusia en el conflicto.  Rusia afirma, por un lado, que apoya los esfuerzos de Estados Unidos para desalojar a los talibanes ofreciendo sobrevuelos de territorio ruso para canalizar suministros y tropas estadounidenses a Afganistán, mientras que por otro lado proporciona asistencia encubierta, incluyendo dinero en efectivo y armas a los insurgentes talibanes. Y el apoyo encubierto de Rusia a los talibanes puede considerarse ciertamente responsable directa o indirectamente de las bajas estadounidenses y aliadas, si no constituye en realidad recompensas pagadas por ellas.  En algún punto de la línea, el cuento de la recompensa podría haber sido demasiado bueno para comprobarlo, o simplemente “incomprobable”.

Durante la Guerra Fría, tal acusación contra la inteligencia soviética habría sido desestimada como demasiado difícil de creer, demasiado extravagante para propagarse. La GRU era, después de todo, una organización de inteligencia profesional. Pero hoy en día, con todas las viejas reglas desaparecidas, la GRU de Putin ha sido convincentemente asociada con un creciente número de estrafalarios y violentos planes. La Unidad 29166 de la GRU está vinculada a los envenenamientos de los traidores de la inteligencia rusa Alexandr Litvinenko y Sergei Skripal, así como su hija Yulia. Más recientemente, Aleksei Navalny, un franco enemigo político de Putin, aparentemente también fue envenenado. Todos, excepto Navalny, fueron envenenados en suelo soberano extranjero. Por lo tanto, causar unas pocas bajas más a los estadounidenses podría no ser demasiado loco para que la Unidad 29166 se encargue de ello, en particular con el presidente ruso aparentemente en posición de creer que la administración estadounidense no lo desafiará seriamente.

Así que esta historia termina donde empezó. Aunque las bombas mariposa soviéticas no eran en realidad municiones disfrazadas de “bombas de juguete”, y aunque las entregas de armas rusas y las transferencias financieras a cuentas de los talibanes pueden no ser en realidad “recompensas” pagadas por matar a tropas estadounidenses y aliadas en Afganistán, la historia oral estadounidense lo registrará de manera diferente. Estas historias están demasiado arraigadas en la conciencia estadounidense, con los partidos políticos adoptando posiciones opuestas, los medios de comunicación manteniendo la olla en ebullición, y el público estadounidense siguiendo las opiniones de los partidos, como para que se cuestionen seriamente.

Al final, la verdad simplemente no importa. La narrativa popular, contrafactual o no, contará que los rusos usaron bombas de juguete en su guerra en Afganistán y pusieron recompensas a las cabezas de las tropas americanas en la nuestra.

Fte. The National Interest (Milt Bearden)

Milt Bearden es un distinguido miembro no residente del Center for the National Interest.  Sus treinta años de carrera muy condecorada en la Agencia Central de Inteligencia incluyeron el cargo de jefe de la División Soviética y de Europa del Este en la Dirección de Operaciones, y como jefe de apoyo encubierto de la CIA a los muyahidines que luchaban contra las fuerzas soviéticas en Afganistán.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.