Se espera que EE.UU. suavice sus restricciones sobre minas terrestres-Inteligentes

La nueva regulación podría allanar el camino para que el Ejército instale minas teledirigidas en red, llenas de sensores, fuera de la península de Corea.

¿Pueden las minas terrestres más inteligentes, con sensores, proteger a las fuerzas sin hacer daño a los civiles? Esa es la esperanza detrás de un cambio de política en la política de minas terrestres de EE.UU. que se anunciará próximamente.

Al derogar de forma efectiva una norma de 2014, que limitaba el uso de minas terrestres a la península coreana, la nueva política permitirá a los comandantes autorizar su uso “en un contexto operativo determinado, como en ciertas operaciones importantes.”, según un cable del Departamento de Estado obtenido por Defense One.

Pero la nueva norma mantiene la prohibición de las minas de modelos antiguos, que carecen de funciones de “autodestrucción y autoactivación”. (Las minas antipersonas se activan más comúnmente cuando alguien las pisa, pero la activación no es necesariamente lo mismo que la destrucción). Eso sugiere que las mejoras en la tecnología son al menos parcialmente responsables del cambio.

El 30 de enero, el Secretario de Defensa Mark Esper dijo a los periodistas, ” Hay un cambio próximo. No voy a decir más”.

Desde 2016, el Ejército de Estados Unidos ha estado trabajando en una nueva clase de minas terrestres en red inalámbrica. El programa de Gator Landmine Replacement busca sustituir las minas que explotan indiscriminadamente cuando la gente se acerca. Estas armas están prohibidas por 160 países en virtud del Tratado de Ottawa, de 30 años de antigüedad, formalmente la Convención sobre la Prohibición del Empleo, Almacenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersonal y sobre su Destrucción. Estados Unidos se encuentra entre las pocas docenas de países que no han firmado el acuerdo.

El programa Gator tiene como objetivo desplegar una “serie de minas conectadas por una red inalámbrica, lejos de las tropas estadounidenses, que monitorearían los sensores conectados a las armas”, escribió el New York Times en 2018. Cuando un vehículo se aproximase, los sensores alertarían al operador, quien decidiría entonces si detona la mina, basándose en si el vehículo que se aproxima representa una amenaza”.

El Departamento de Defensa ha investigado una nueva arquitectura de mando y control para las minas terrestres. La expectativa es permitir a los operadores crear un “campo de municiones dinámico, que pueda retroalimentar con información de los sensores al comandante de la misión, para determinar el movimiento de los vehículos en el campo de minas y permitir una respuesta letal iniciada a distancia o desde un lugar seguro”, según un comunicado de enero de 2019 del Army Acquisition Support Center, que dijo que se estaba acelerando el programa Gator. Las llamadas minas detonadas a la orden cumplen con el Tratado de Ottawa, pero al levantar las restricciones, Estados Unidos tendría más margen para desplegar minas que detectan y descifran de forma autónoma tipos específicos de amenazas, o que pueden activarse incluso cuando la comunicación en red no está disponible, pero que siguen siendo capaces de autoactivarse y destruirse, por lo que son más controlables que las minas tontas.

Fte. Defense One

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.