Se abre una grieta entre Arabia Saudita y Pakistán sobre la India

grieta entre Arabia Saudita y Pakistán sobre la IndiaEl 17 de agosto, el jefe del Ejército paquistaní, el General Qamar Javed Bajwa, visitó Arabia Saudí para reunirse con el Viceministro de Defensa, Khalid bin Salman, hermano menor del gobernante de facto del reino, el Príncipe Heredero Muhammad bin Salman (alias MbS).

El viaje se produjo en un momento de crecientes fricciones pakistaníes con Riad, históricamente quizás su aliado más cercano, en relación con el destino de Cachemira, la dividida y disputada región de mayoría musulmana que ha enfrentado a Islamabad en un amargo conflicto con India durante décadas.

De hecho, el tema ha dividido a gran parte del mundo islámico desde hace meses. El pasado diciembre, Malasia organizó una conferencia con Cachemira en el orden del día. Dada la temática y la lista de asistentes, que incluía a los rivales de los saudíes, Irán y Turquía, Riad presionó a Pakistán para que no asistiera, a lo que se prestó en el último momento, aunque había sido uno de los principales patrocinadores de la reunión.

Luego, a principios de este mes, en el primer aniversario de la decisión de Nueva Delhi de suspender por la fuerza gran parte de la autonomía que antes poseía el Ministro de Relaciones Exteriores de India para Cachemira, Shah Mahmood Qureshi, ministro de asuntos exteriores de Pakistán, exigió que la Organización de Cooperación Islámica, con sede en Arabia Saudí, convocara una reunión ministerial sobre Cachemira, sugiriendo que, de lo contrario, Pakistán celebraría su propia reunión. Esta y otras posturas llevaron a Riad a congelar el crédito petrolero de 3.200 millones de dólares que había concedido anteriormente a Islamabad e insistir en que el país devolviera con antelación parte de un préstamo de 3.000 millones de dólares.

Su disputa sobre Cachemira parece derivar de un cambio en la política exterior saudí. Aparentemente, MbS ve las relaciones del Reino con la economía de orden mundial de India como más importante que sus lazos con Pakistán, a pesar de los años de financiación del programa nuclear de Islamabad, hasta tal grado, que muchos asumen que los saudíes podrían recurrir a este arsenal extranjero, en caso de una grave crisis de seguridad en el Golfo.

Pero el aspecto geopolítico se superpone al religioso: al marginar aparentemente la situación en la Cachemira de mayoría musulmana, Riad está creando espacio para que Turquía, Irán u otros actores desafíen su reivindicado liderazgo del mundo islámico y quizás incluso el papel tradicional del rey saudí como “Custodio de los dos lugares santos” en La Meca y Medina.

Con este telón de fondo, la visita del general Bajwa el 17 de agosto parecía un intento de retrasar un descarrilamiento de las relaciones bilaterales, y no está claro que tuviera éxito. Antes del viaje, un ministro del gabinete pakistaní afirmó que las cuestiones con Arabia Saudí casi se habían resuelto, “y el resto de las cuestiones, si [todavía] existen, también se resolverían” durante la visita. Sin embargo, tras el regreso del general, declaraciones de las Fuerzas Armadas caracterizaron las conversaciones como de naturaleza “principalmente militar”. De manera similar, en una entrevista televisiva al día siguiente, el Primer Ministro pakistaní, Imran Khan, restó importancia a las diferencias bilaterales: “Los rumores de que nuestras relaciones con Arabia Saudita se han deteriorado son totalmente falsos”. Pero no detalló ningún progreso en los temas financieros o sobre Cachemira, dando a entender que no había nada que informar.

Esta noticia es preocupante dada la crisis interna que se está gestando en Pakistán, cuyas lamentables circunstancias económicas se verían agravadas por la retirada del dinero saudí. La asistencia china podría llenar el vacío, pero viene con condiciones que podrían perturbar las negociaciones de Islamabad con el FMI. El 20 de agosto, Qureshi voló a Beijing para lo que se describió como una reunión “muy importante”.

En términos políticos, el general Bajwa es más poderoso que el primer ministro Khan, cuya victoria electoral en 2018 se atribuye a menudo al hecho de que a los militares no les gustaron los otros candidatos y le apoyaron. La principal palanca del general en el trato con Riad es su control sobre la seguridad y la política nuclear. Sin embargo, informes recientes sugieren que, aunque Pakistán pudo haber ofrecido a los saudíes asistencia nuclear hace años, China domina ahora este papel. Cualquier futura voluntad saudí de respaldar las políticas de Islamabad sobre Cachemira y otras cuestiones también puede ser atenuada por el deseo de Riad de aliviar la rivalidad nuclear entre India y Pakistán.

Fte. The Washington Institute (Simon Henderson)

Simon Henderson es director del Bernstein Program on Gulf and Energy Policy en el Washington Institute.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.