Rheinmetall Air Defence presenta el Skyranger 30 CUAS mejorado

Rheinmetall Skyranger 30 CUASEn la sesión de Digital Defence Talks organizada en línea por el Grupo con sede en Düsseldorf, Fabian Ochsner, Director General de Rheinmetall Air Defence, presentó un nuevo producto, actualmente en fase de demostrador de concepto, que se perfeccionará en un futuro próximo, teniendo en cuenta los requisitos de los clientes potenciales, antes de convertirlo en un producto real.

Hablando desde Oerlikon, cerca de Zúrich (Suiza), donde tiene su sede la rama de defensa aérea de Rheinmetall, el Sr. Ochsner dijo a la audiencia que el conflicto de Nagorno Karabaj ha puesto de manifiesto una serie de carencias en los medios de defensa aérea.

El nuevo producto, denominado Skyranger 30, sigue la senda del Skyranger 35, el sistema móvil de defensa aérea basado en tierra y construido en torno al cañón Oerlikon Revolver de 35 mm, que se mostró por primera vez hace más de 16 años.

Mucho más ligero, 2-2,5 toneladas frente a 4-4,5 toneladas, la nueva torreta por control remoto puede instalarse en los vehículos blindados de ruedas más grandes de 6×6, y obviamente en los de ruedas de 8×8, así como en los vehículos de oruga, ampliando considerablemente el número de plataformas potenciales. La idea es dotar a las unidades del ejército de un sistema móvil capaz de enfrentarse a sistemas aéreos no tripulados de ala fija, ala rotatoria, Grupo I y II, y a misiles de crucero, aprovechando la combinación de un sistema de cañón de calibre medio que emplea municiones de ráfaga de aire y misiles SHORAD, el peso limitado de la cuna, 250 kg, del cañón, y de la torreta en general que permite la integración de dichos misiles dentro del límite de peso deseado.

La torreta del Skyranger 30 mantiene el mismo anillo de torreta del Skyranger 35, con un diámetro de 1,414 metros, lo que hace que los dos sistemas sean totalmente intercambiables. La interfaz hombre-máquina también se mantiene muy similar, con dos estaciones de trabajo, una para el artillero y otra para el comandante, siendo el software un derivado del utilizado en la torreta mayor, que ya explota algunos elementos de IA para la discriminación y predicción de objetivos. El equipo del RAD está trabajando en una solución que permita tener el sistema funcionando durante un tiempo considerable con el vehículo estático y el motor apagado.

Ante el demostrador conceptual, el Dr. Moritz Vischer, Director de Producto de Efectores de RAD, repasó las peculiaridades del sistema, destacando que la empresa hizo todo lo posible por generar un sistema bien equilibrado en términos de sensores y efectores, aprovechando el trabajo de I+D y el profundo conocimiento que tiene en ambos campos, dando lugar a un «sistema ágil, consciente y eficaz». Empezó por el primer eslabón de la cadena de defensa aérea, que son los sensores que permiten la detección de objetivos;

«La primera cuestión es ver el objetivo, lo que no es tarea fácil cuando se trata de elementos pequeños como los UAV de clase I. El sensor de detección adoptado en el Skyranger 30 es el flamante radar multimisión AESA de banda S (AMMR) que está desarrollando Rheinmetall Italia, con cinco antenas planas integradas alrededor de la torreta para proporcionar una cobertura total de 360°», explicó, añadiendo que el nuevo radar fue probado en Suiza un día antes de la presentación, iniciando su proceso de calificación.

La banda S proporciona un alcance de detección de unos 20 km, estando el sistema optimizado para objetivos pequeños con el fin de hacer frente a las amenazas más recientes. Un sistema activo es siempre un objetivo para las armas que buscan radiofrecuencias, por lo que RAD instaló en su Skyranger 30 un sistema de detección pasiva, en forma de FIRST (Fast InfraRed Search and Track) de Rheinmetall, que permite la vigilancia sin delatar la presencia del Skyranger.

«Este sensor también está optimizado para detectar objetivos emergentes, ya que la típica amenaza de los helicópteros no ha desaparecido», señala el Dr. Vischer.

El segundo eslabón de la cadena, una vez realizada la detección, es la identificación y el seguimiento. Para ello, Rheinmetall aprovecha el conjunto optrónico de su rastreador de objetivos compacto TREO, que incluye una cámara térmica MWIR refrigerada de alta definición con zoom continuo con un campo de visión de 1,3° a 23°, una cámara de TV Full-HD con zoom variable con un campo de visión que va de 0,75° a 37°, y dos telémetros láser, uno dedicado a objetivos aéreos con un alcance de 6 km y otro optimizado para objetivos terrestres; esto se probó en 2020 contra un conjunto de tipos de objetivos clásicos y nuevos demostrando ser una solución equilibrada, según los responsables de la empresa. Rheinmetall también tiene en su cartera el radar de banda X que también se utiliza para el cañón Oerlikon Revolver en la configuración RG3, que encajaría perfectamente en el nuevo Skyranger, en caso de que un cliente requiera un sistema de seguimiento activo.

Ha llegado el momento de enfrentarse a la amenaza.

«Resucitamos el antiguo cañón Oerlikon KCA 30×173 mm empleado a bordo del avión de combate Saab 37 Viggen», dijo Vischer, explicando que partir de un arma muy potente y ya existente, e insertar nuevas tecnologías, permitió alcanzar el resultado deseado en muy poco tiempo. Los principales cambios se refieren a los nuevos cañones, dotados de un sistema de boca de dos bobinas que permite medir la velocidad y programar las municiones de ráfaga de aire (hasta ahora se había empleado un sistema de tres bobinas en los cañones de 35 mm, una medida más de ahorro de peso), la incorporación de varios sensores y de un seguro de percusión, la sustitución del antiguo sistema de amartillado neumático por uno totalmente eléctrico, habiéndose adoptado la mayoría de estas medidas para garantizar la calificación del sistema de acuerdo con las normas de seguridad actuales. El nuevo cañón, denominado KCE, es capaz de realizar 16 disparos por segundo, el Skyranger 30 lleva 250 cartuchos listos en un lado del cañón. El RAD ha finalizado el demostrador funcional, que ha sido sometido a múltiples pruebas de fuego disparando municiones de explosión en el aire, munición larga APFSDS-T y balas de práctica TPT, y ahora está completando el prototipo de la nueva versión de ese cañón revólver, cuyas pruebas de cualificación se iniciarán a finales de 2021.

Otra característica clave del Skyranger 30 es la elevación, que puede alcanzar los 85º, lo que permite atacar a las amenazas durante su inmersión terminal. Un elemento clave para aumentar la probabilidad de muerte es el proyectil ABM; aprovechando la experiencia adquirida con la munición AHEAD de 35 mm, el nuevo proyectil ABM de 30 mm lleva un total de unos 160 cilindros de tungsteno para una carga útil total de unos 200 gramos. El concepto es el mismo del AHEAD: una vez que el sistema de control de fuego ha establecido el punto de interceptación, el proyectil ABM sale de la boca del cañón estando programado para abrirse a la distancia óptima frente al objetivo generando un cono letal de cilindros metálicos de alta resistencia. El Dr. Vischer mostró un UAV alcanzado por este tipo de balas, en el que un cilindro había atravesado el sensor optrónico, continuando su recorrido y penetrando en la batería e incendiando el sistema, algo que sólo se descubrió después de recuperar el objetivo, que fue tratado con tres balas de 30 mm, «pero una habría sido suficiente», advirtieron los Efectores PM. El proyectil ABM de 30 mm es el mismo que se utiliza en el Puma AIFV del ejército alemán, por lo que ya ha obtenido la calificación de la OTAN.

En comparación con el 35 mm, que según el RAD tiene un alcance efectivo máximo de unos 4,5 km, el 30 mm alcanza los 3 km, con efectos terminales bastante similares. Gracias a la reducción del peso del sistema de cañones y de los sensores, el Skyranger también puede integrar sistemas de misiles que le permiten ampliar considerablemente su alcance. «Somos agnósticos en cuanto a los misiles», afirma Fabian Ochsner, subrayando que actualmente se está hablando de añadir un misil con rayo láser, aunque también se pueden integrar misiles «dispara y olvida» IR, sin olvidar el trabajo que se está realizando con Halcon, la empresa EDGE de los Emiratos Árabes Unidos, que está proporcionando su misil SkyKnight para integrarlo en el Skynex de RAD.

«Estos misiles pueden ampliar el alcance efectivo hasta 8-9 km, sin embargo tienen un alcance mínimo de enfrentamiento de unos 2 km, que es precisamente donde el cañón es más eficaz», explica el Dr. Vischer, explica el Dr. Vischer, por lo que el Skyranger 30 permite cubrir sin problemas toda la envolvente desde los alcances más cercanos hasta los máximos.

Para ser eficaz, un sistema debe, en primer lugar, permanecer vivo.

«La primera regla es no ser visto, por lo que hemos desarrollado una torreta de muy bajo perfil, que no delata al vehículo», dice el PM Effectors, mostrando en realidad que el demostrador conceptual también ha sido equipado con dos lanzadores ROSY (Rapid Obscuring System) de Rheinmetall instalados en la torreta, cada uno con nueve cartuchos de humo multiespectral. A la izquierda del cañón principal se puede instalar una ametralladora, que se usará como arma de autodefensa. El Skyranger 30 cuenta con una estructura central blindada, dotada también de un blindaje adicional, siendo la protección básica de nivel 2, que puede aumentarse a petición del cliente hasta el nivel 4 según la norma STANAG 4569, lo que obviamente repercute en el peso. Una escotilla en el techo del casco permite al comandante del vehículo tener una visión directa del campo de batalla. Protegida en el nivel 4, también puede utilizarse como escotilla de escape en caso de emergencia.

Se están estudiando otros complementos, como los sistemas de guerra electrónica, en forma de localizadores de emisores pasivos, capaces de captar las señales de enlace de datos que usan los vehículos aéreos no tripulados, así como los inhibidores de radiofrecuencia, para bloquear dicho enlace de datos, neutralizando los vehículos aéreos no tripulados sin ni siquiera atacar el cañón principal.

Según Fabian Ochsner, el Skyranger 30 se encuentra actualmente en el nivel TRL 4-5, «pero tenemos previsto realizar las primeras pruebas de fuego a mediados de este año», anuncia el Dr. Vischer, que también desvela que se ha conseguido un primer contrato para el cañón KCE para una aplicación naval. De este modo, Rheinmetall Air Defence pretende alcanzar el TRL 6 para su Skyranger 30 a finales de año, cuando todos los subsistemas hayan sido probados, añadiendo que el sistema permanecerá entonces en esa fase hasta que aparezca un cliente de lanzamiento.

Fte. European Defence Review 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.