Reino Unido quiere jugar un papel más importante en el escenario mundial

F-35B Lightning II
F-35B Lightning II del Reino Unido en la cubierta de vuelo del HMS Queen Elizabeth. Foto Royal Navy.

Reino Unido espera asumir una parte mayor de la carga de mantener la paz en un entorno de seguridad cada vez más complejo, dijo el 21 de octubre el Secretario de Estado de Defensa durante el Atlantic Future Forum virtual.

Ben Wallace dijo que el Reino Unido está comprometido con la seguridad de Europa, a pesar de haber abandonado la Unión Europea, y se comprometió a asumir un mayor papel para garantizar también la seguridad mundial.

“Sabemos que China está desarrollando las mayores flotas marítimas de superficie y submarinas del mundo, y que nuestros competidores continúan desafiándonos en la zona gris entre la guerra y la paz, especialmente en los dominios cibernéticos y espaciales. Mientras tanto, el cambio climático está creando un nuevo conjunto de problemas, abriendo rutas marítimas en la cima del mundo, reduciendo a la mitad los tiempos de tránsito entre Europa y Asia y aumentando nuestras vulnerabilidades. La respuesta a estas amenazas internacionales interrelacionadas requiere una respuesta integrada, tanto militar como económica e ideológica. Pero también requiere una asociación mundial”, dijo durante su intervención en la conferencia, celebrada a bordo del HMS Queen Elizabeth (R08) y transmitida en directo por Internet.

“Como gran garante de nuestros valores democráticos occidentales de libertad, justicia y tolerancia, Estados Unidos ha soportado durante mucho tiempo la carga de nuestra seguridad colectiva. Pero, en un mundo cada vez más complejo, cuanto más pueda hacer el Reino Unido para ayudar a asumir esa responsabilidad, liderando la seguridad europea y ayudando a EE.UU. a enfrentar los desafíos en varios frentes, mejor será para todos nosotros. Mi mensaje para ustedes hoy aquí, en esta nave de 65.000 toneladas, la nave de superficie más poderosa jamás construida en Gran Bretaña, es que el Reino Unido está listo y es capaz de compartir la carga, en la OTAN y en todo el mundo”.

Wallace añadió que este compromiso británico se ha demostrado en parte al gastar más del 2 por ciento de su producto interno bruto en defensa, pero también al ayudar a la OTAN a modernizar su concepto de seguridad y defensa.

Por ejemplo, dijo, la OTAN sigue siendo la mayor esperanza de contrarrestar a Rusia, como fue anteriormente el caso durante la Guerra Fría contra la Unión Soviética, “pero en un mundo cambiante, la OTAN debe seguir adaptándose”. Hemos tenido éxito en los últimos tiempos al conseguir que la Alianza se adapte a las amenazas híbridas y cibernéticas, pero ahora debemos seguir adelante, reconociendo la potencia de nuestros adversarios y la forma en que están empleando las nuevas tecnologías para tratar de obtener una ventaja competitiva”. Al mismo tiempo, aunque Estados Unidos siempre será el actor indispensable en nuestra alianza, debemos seguir presionando a nuestros aliados para que continúen aumentando el nivel y la relevancia de sus inversiones en defensa, haciéndose cargo de parte de su propia seguridad”.

“Tampoco estamos limitando nuestra visión a Europa. Nuestros adversarios están actuando a escala global. No sólo, por ejemplo, amenazando la libertad de navegación en el Atlántico o el Mar del Sur de China, sino también desafiando nuestro sistema internacional y los valores que los sustentan. No es una coincidencia que en los últimos años hayamos visto una disminución mundial de los derechos políticos y las libertades civiles”, continuó.

“El Reino Unido va a estar más presente, más adelantado, más desplegado y más activo. Vamos a adaptar a un enfoque de campaña la forma en que tratamos nuestros asuntos en todo el mundo, la creación de resiliencia con nuestros amigos y aliados y hacer un mejor uso de nuestra huella global para garantizar que en todos los ámbitos, ya sea a través de la participación de la defensa, la formación, la asistencia, y, cuando sea necesario, el combate, estamos utilizando todos nuestros recursos para hacer retroceder a nuestros adversarios “.

Como ejemplo, Wallace anunció un memorando de entendimiento con Australia destinado a reforzar el compromiso del Reino Unido de suministrar fragatas de guerra antisubmarina, lo que crearía puestos de trabajo para ambos países y, por tanto, una asociación económica y una capacidad de recuperación, pero también contribuiría a la defensa mundial y a la libertad de navegación en la zona indo-pacífica.

A lo largo de los dos días del evento virtual, un tema común fue la necesidad de considerar algo más que el poderío militar cuando se analizan los futuros conflictos en todo el mundo. El Almirante Tony Radakin, First Sea Lord, dijo durante el inicio del evento, que la conferencia en su conjunto era “sobre el reconocimiento de que el poder real sólo se logra cuando los instrumentos de poder, militar, económico, social, cultural, político y diplomático, se alinean y se aprovechan”.

Deborah Petterson, subdirectora del National Cyber Security Centre, dijo el martes en un panel que, esos diferentes sectores ya están siendo desdibujados en la guerra cibernética, ya que los recientes ciberataques alrededor del mundo muestran que, los conflictos con actores tanto estatales como no estatales ya se están volviendo más complejos que las luchas del pasado.

“En términos de guerra cibernética, lo que estamos viendo es el cambio de las normas. Así, por ejemplo, en Medio Oriente estamos viendo respuestas cinéticas a los ciberataques. Solía ser una especie de ojo por ojo; si hay un ciberataque aquí, hay un ciberataque allí. Pero ahora estamos viendo una respuesta cinética a un ciberataque, o un ciberataque en respuesta a un ataque cinético.

Así que, todo se está mezclando mucho más, y lo que vemos es que se vuelve salvaje y que cosas que nunca fueron objetivo… están siendo objeto de ataques que nunca fueron dirigidos a nosotros, porque nuestros adversarios no trabajan con la misma precisión que un gobierno occidental podría en términos de que su apetito por el riesgo es mucho mayor”.

Mencionó los ataques de la Dirección Principal de Inteligencia de Rusia (GRU) a instituciones no militares en recientes ciberataques. Esta misma semana, el Departamento de Justicia anunció que un gran jurado federal en Pittsburgh presentó una acusación contra seis piratas informáticos de la GRU, por atacar objetivos como agencias gubernamentales y redes eléctricas ucranianas, infraestructura y políticos de las elecciones francesas, compañías farmacéuticas y de salud americanas, atletas y funcionarios de las Olimpiadas de Invierno de 2018, y más.

Mark Sedwill, presidente del Atlantic Future Forum y ex asesor de seguridad nacional del Reino Unido y embajador en Afganistán, dijo en su discurso de apertura el martes que, cinco tipos de cambio complicarían aún más la seguridad mundial y definirían las próximas décadas.

En primer lugar, dijo, sería el cambio ambiental, no sólo en forma de cambio climático, sino también en cosas como la pérdida de la biodiversidad. Incluso si el mundo puede llegar a las emisiones cero de carbono, las temperaturas seguirán aumentando y el clima se volverá más volátil, dijo.

El segundo es el cambio demográfico: a mediados de siglo, el África subsahariana será la única región sin una población envejecida, y para finales de siglo el 40 por ciento de la población mundial en edad de trabajar estará ubicada allí. Las grandes economías que tienen menos trabajadores y más jubilados serán una carga por sí mismas, pero señaló otras consecuencias más duras.

“Basta pensar en la intersección entre esos dos conjuntos de cuestiones: si, como resultado del cambio climático que esperamos, el Sáhara se extiende hacia el sur y no hay suficientes empleos y oportunidades económicas para esos jóvenes en el África subsahariana, inevitablemente se producirán corrientes migratorias: la gente se dirigirá hacia el norte, lo que repercutirá en las economías, las sociedades, la política del África septentrional y, por supuesto, en el continente europeo. La intersección de algunas de estas grandes tendencias son las cuestiones en las que creo que deberíamos centrar nuestra atención en los próximos años”.

En tercer lugar, dijo, es que tecnologías como la informática cuántica, la inteligencia artificial, la autonomía y otras más no sólo cambiarán la defensa y la sociedad civil, sino que también comenzarán a reemplazar los trabajos de oficina, mientras que los avances tecnológicos del pasado han afectado desproporcionadamente a los trabajos manuales.

Cuarto, un cambio en el crecimiento global hacia el Pacífico, no sólo en China, sino también en Vietnam, Indonesia, Taiwán, Japón, Corea del Sur y más, representa un desafío para Europa. Con EE.UU. mirando cada vez más hacia el oeste, “el hecho constituirá un profundo cambio en nuestras relaciones”.

Y finalmente, la competencia y rivalidad interestatal, especialmente entre Estados Unidos y China, se está calentando en todo el mundo y se está combatiendo cada vez más en los dominios cibernéticos y de la información.

“Lo que esto significa es que necesitamos pensar en la seguridad nacional de una manera diferente. La seguridad nacional 1.0, si se quiere llamar así, fue la defensa del Reino. La Seguridad Nacional 2.0 la defensa del Reino, además de mantener a nuestros ciudadanos a salvo de amenazas no estatales como el terrorismo y el crimen organizado, cosas éstas que han dominado el debate público sobre la seguridad nacional en muchas de nuestras anteriores revisiones de defensa y así sucesivamente durante los últimos 15, 20 años más o menos.

La Seguridad Nacional 3.0 … va a abarcar todas esas cosas, pero también a la seguridad económica y la seguridad medioambiental, la seguridad sanitaria como hemos aprendido gracias a COVID, y por supuesto la seguridad democrática”, como los ataques de la zona gris rusa que pretenden socavar la relación entre el ciudadano y el estado y la confianza en las instituciones democráticas y los procesos electorales.

“Todas estas cosas, seguridad democrática, salud, medio ambiente, seguridad económica, serán tan parte de la seguridad nacional y mundial en el próximo cuarto del siglo XXI como la defensa del Reino, manteniendo a nuestros ciudadanos seguros, lo fue en el primero del siglo XXI y antes”.

Fte. UNIS News

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.