Realidad virtual para carros de combate

A mediados de este año, una empresa israelí ha anunciado que está comercializando una versión terrestre de las capacidades de realidad virtual (VR), ya incorporadas en algunas pantallas desarrolladas para los pilotos de aeronaves de combate.

Este sistema de realidad virtual terrestre se denomina Iron Vision y se considera esencial para los carros de combate de próxima generación (como el Merkava 4), que en gran medida liberará al comandante del tanque, de la necesidad de sacar la cabeza fuera de la escotilla para tener mejor visión de la situación. La pantalla del casco VR no sólo mostraría el exterior del carro en cualquier dirección, incluso arriba o abajo con solo girar la cabeza en la dirección deseada, sino también más información como mapas, gracias a la superposición en ella.

Un inconveniente de la adopción de pantallas de casco VR a gran escala para las tripulaciones de vehículos blindados, es tener que lidiar con los problemas de mareo que algunos usuarios encuentran, cuando usan por primera vez (o siempre). Se observó hace décadas, cuando se generalizó el uso amplio de simuladores de vuelo modernos. En aquel entonces se llamaba “enfermedad del simulador”. Se relacionaba con el mareo en el mar. Ahora este mareo es menos común, gracias a que durante la selección previa, los pilotos militares deben demostrar su resistencia al mareo.

Se descubrió que, al igual que los antiguos mareos en el mar, con el tiempo la mayoría de la gente se acostumbraba. Pero incluso las tripulaciones militares seleccionadas y entrenadas a veces (menos del cinco por ciento) presentaban la enfermedad del simulador. Pero esta enfermedad tiende a aparecer solo cuando se abandona el simulador, los militares encontraron que este era un problema manejable.

El Ejército israelí está considerando todas sus opciones actuales y por el momento tiene una alternativa, que consiste simplemente en mostrar la información VR en pantallas planas ya comunes dentro de los tanques. Las tripulaciones de tanques, sin embargo, siendo en su mayoría hombres jóvenes familiarizados con los videojuegos están más dispuestos a usar la VR.

La firma israelí (Elbit), pionera en el uso de sistemas de pantalla montados en el casco de los pilotos de aviones de combate, había presentado en 2016 versiones para pilotos de helicópteros y tripulaciones de vehículos blindados. La versión en helicóptero (BrightNite) utiliza un FLIR multidireccional (Forward Looking Infrared Radar) para ver claramente durante la noche y mostrar los datos sobre los visores de casco especiales utilizados por los pilotos. En efecto, durante el vuelo nocturno o en malas condiciones de visibilidad, el BrightNite proporciona una forma de la “realidad virtual” (VR) que permite que el piloto mire en cualquier dirección y vea lo que ahí fuera con gran detalle y en tiempo real. La pantalla del visor también proporciona datos de aeronave seleccionables por el piloto (velocidad, dirección, superposiciones de datos de misión, etc.). El BrightNite también permite al piloto mirar hacia abajo y, de hecho, ver el terreno de abajo. Esta fue la inspiración para la “glass armor” VR para vehículos blindados.

En los cascos de IronVision, las tripulaciones ven lo que hay fuera de los vehículos simplemente porque se lo muestran videocámaras día/noche y otros sensores montados en todos los lados del vehículo. El sistema IronVision HMS (Helmet Mounted System) es un gran avance porque las tripulaciones de vehículos en combate a menudo se ven obligadas a operar con las escotillas cerradas, debido al intenso fuego enemigo.

Pero además, el IronVision elimina la necesidad de mirar una pantalla plana y manejar los controles de las cámaras. La tripulación simplemente enciende el HMS y ve lo que quiera simplemente girando la cabeza. Esto es particularmente crítico en el combate urbano, donde las tropas enemigas, especialmente aquellas armadas con cohetes contracarro, pueden estar situadas en cualquier parte, incluyendo los pisos superiores de los edificios.

Fte.: Strategy Page