Un gran paso hacia las comunicaciones terrestres por satélite

En el ardiente y ardiente desierto de Texas, soldados a pie de la 101ª División Aerotransportada del Ejército portan una antena en forma de batidora de huevos, que sale de sus mochilas para conectarse a un satélite de la Navy a unas 22.200 millas sobre la Tierra. También, un Humvee se mueve equipado con una terminal de satélite que recibe comunicaciones vía satélite en movimiento. Esta capacidad de transmisión en movimiento a través de satélites es nueva y será un paso adelante increíble, pues hasta ahora, para conectarse vía satélite había que detenerse.

Se espera conseguir esta capacidad a través de la constelación de satélites de la Navy “Mobile User Objective System” (MUOS), descrita como una serie de “torres de teléfonos celulares en el cielo” por su capacidad de ofrecer servicios similares a los smartphones, lo que supondrá una capacidad de comunicaciones sin precedentes a las fuerzas terrestres.

“Esta posibilidad nunca había estado disponible a nivel compañía, dijo el Coronel James P. Ross, Director de producto para radios tácticas del Ejército.

Un soldado con una radio portátil personal normal, se puede ahora conectar con otro que lleve la futura radio HMS Manpack de dos canales, que a su vez puede conectar con el sistema MUOS. De esta forma, el primer soldado podría llegar a hablar directamente con cuarteles generales superiores e incluso llamar a un número de teléfono de una red conmutada de defensa, y hablar con una persona en el Pentágono. Estos escenarios son improbables, pero muestran la nueva capacidad del sistema, dijo Ross.

“¿Cuál será el uso que haremos exactamente del MUOS? Es genial que se pueda llamar a cualquier parte del mundo, pero esa realidad será probable. ¿Cuál será su uso real?”

Un escenario que se está probando es la petición de fuegos. Un observador avanzado que esté a varias millas de distancia y más allá de la línea directa de visión, allí dónde la FM no sirve, podrá comunicarse con un centro director de fuegos para pedir fuegos o ajustar coordenadas o enviarlas digitalmente desde un dispositivo.

“Esto supone un gran paso en términos de capacidades hoy inexistentes”, dijo Ross.

La radio Manpack “será un elemento muy importante del equipo del soldado, con la que se podrán muchas cosas”, agregó. Los terminales habilitados para el MUOS han podido conectarse con satélites a 89.5 grados de latitud norte, a sólo 30 millas de distancia del Polo Norte.

El sistema todavía está esperando la certificación completa. El U.S. Strategic Command tomará la decisión final, que se espera para 2019, dijo Ross. El Ejército entonces podrá desplegar radios habilitadas para el MUOS en las brigadas, agregó.

Para ello, el Ejército tendría que asegurarse de tener disponibles terminales certificados para un despliegue generalizado. Tener terminales sincronizados para su uso cuando se lanzan nuevos satélites de comunicaciones es un problema que ha atormentado al Pentágono durante décadas.

Los programas satelitales y los de terminales son responsabilidad de diferentes organizaciones, lo que a menudo ha dado lugar a descoordinación en la entrada en servicio.

Los satélites MUOS incluyen una carga útil heredada, que también se encuentra en los satélites UHF Follow-On (UFO), que permite que no estén inactivos mientras se están desarrollando nuevas terminales.

La comunicación UHF de banda estrecha se usa ampliamente por las tropas terrestres, aviones, naves, submarinos. El problema, según Ross, con los satélites UFO es la conectividad y la disponibilidad. “Tienes que luchar por la prioridad. A veces te expulsan”, dijo.

El Ejército tiene en marcha un concurso para seleccionar uno o más proveedores para construir la radio HMS de Manpack, que tiene que ser transportada en una mochila o montada en un vehículo y conectada al MUOS a través de la forma de onda de banda ancha de acceso múltiple.

General Dynamics, Harris Corp. y Rockwell Collins compiten por la producción en masa y rápida de las radios de Manpack.

Además, más de 55.000 terminales de radio actualmente en servicio podrán actualizarse para ser compatibles con el MUOS, la mayoría una simple actualización de software, según el constructor de satélites Lockheed Martin.

Las radios de dos canales pueden transmitir el sistema actual de radio de tierra y aéreo de un solo canal, más conocido como SINCGARS, para las comunicaciones de voz, así como las ya mencionadas UHF y MUOS. La radio Manpack debería ser capaz de integrar otras formas de onda emergentes, añadió Ross, como la Saturn de la OTAN, lo que aumentaría la interoperabilidad con los aliados.

Al igual que los teléfonos celulares, MUOS tiene la capacidad de enviar y recibir videos de movimiento. El Ejército actualmente no está probando esta capacidad porque no tiene ningún requisito para hacerlo, pero eso podría cambiar en el futuro, dijo Ross.

Los sistemas de satélites anteriores requerían que vehículos o soldados a pie se detuvieran, instalaran una antena direccional y encontraran una señal. La nueva antena omnidireccional emparejada con el satélite MUOS cambia eso, dijo.

Mientras se apunte la antena en la dirección general del satélite, se puede mantener comunicaciones satélites claras en movimiento, lo que supone un drástico aumento en la capacidad”, dijo Swan.

Además, los soldados que usan teléfonos inteligentes como parte del programa Nett Warrior están equipados con GPS y aplicaciones de seguimiento de las fuerzas propias. La conectividad más allá de la vista permitirá a mandos seguir con precisión la ubicación exacta de cada soldado, dijo el Capitán. Rob Swan, jefe de una compañía de la 101ª División.

Fte.: National Defense