¿Por qué Rusia construye drones «kamikaze»?

Rusia está probando «aviones no tripulados» (kamikaze drones), que son esencialmente proyectiles de artillería. De hecho, las pruebas de fábrica de las armas KYB-BLA y Lancet se han completado, dijo Alexander Zakharov, diseñador jefe de ZALA Aero, a la agencia de noticias rusa TASS durante una feria de defensa rusa. ZALA Aero es parte del famoso fabricante de armas ligeras Kalashnikov, que ahora se dedica a los aviones no tripulados.

Al Ejército estadounidense no le gusta el término «avión no tripulado kamikaze», sino que prefiere llamar a estas armas «municiones merodeadoras». Pero, cualquiera que sea el nombre, se trata de pequeños drones tácticos, que se emplean a nivel pelotón de infantería. Equipado con una cámara, el dron puede orbitar el campo de batalla, mientras transmite imágenes a las tropas en tierra y que, cuando vea un objetivo que lo justifique, se le puede ordenar que se dirija a él y que detone su ojiva.

Es una solución técnica a un viejo problema: cómo atacar a un enemigo al otro lado de la colina, cuando está protegido de la observación o del fuego por el terreno. La artillería, los morteros y los ataques aéreos pueden lograr esto, pero realizar estos fuegos lleva tiempo. Una munición merodeadora da esencialmente a la infantería su propia potencia de fuego indirecta guiada de precisión.

Aunque las cabezas de guerra de estas municiones no son grandes, producen casi el efecto de una granada, por lo que se trata del arma ideal para localizar y atacar objetivos, como morteros, que están protegidos por el terreno. O bien, pueden estrellarse contra ventanas para tomar posiciones enemigas durante el combate urbano.

Zajarov describió al Lancet como un arma inteligente multitarea, que puede localizar de forma independiente un objetivo y acertarle. «Está equipada con un canal de comunicación de televisión, que transmite una imagen en tiempo real y le permite confirmar la comprobación de daños.»

Desafortunadamente para Rusia, Estados Unidos y otras naciones ya tienen armas merodeadoras. La AeroVironment Switchblade es un arma de 5.5 libras que cabe en la mochila de un soldado de infantería, con un alcance de hasta diez kilómetros, velocidad de 63 a 100 millas por hora, y autonomía aérea de quince minutos. Está guiado por cámaras de vídeo diurnas y nocturnas integradas en el arma y GPS. (AeroVironment anunció recientemente un lanzador de seis tubos).

Originalmente concebido por el U.S. Air Force Special Operations Command, y empleado experimentalmente en Irak y Afganistán, se empleó como arma de demostración en el programa Lethal Miniature Aerial Munition System (LMAMS) del Ejército

En abril de 2019, el Ejército publicó una solicitud de información sobre lo que la industria puede proporcionar para cumplir con los requisitos del LMAMS. Algunos de los requisitos son bastante sofisticados. Por ejemplo, el arma debe tener un alcance de al menos veinte kilómetros (doce millas).

Más interesante es el requisito de que el arma merodeadora siga y ataque vehículos en movimiento rápido. «El LMAMS debe tener velocidad variable y ser capaz de alcanzar un objetivo que está viajando a 50 mph dentro de un radio de 5 km desde el punto de lanzamiento en el momento del lanzamiento», según el Ejército.

El año pasado, el Cuerpo de Marines también solicitó información sobre una munición merodeadora. Sin embargo, los marines quieren un arma con un alcance de alrededor de treinta y cinco millas y una autonomía de vuelo de una hora o dos.

Cuando se trata de municiones merodeadoras, el líder mundial es probablemente Israel. En la década de 1990, Israel Aerospace Industries introdujo el arma anti-radar arpía. A diferencia de un misil anti-radar convencional que se dirige directamente hacia el objetivo, la israelí merodea sobre el campo de batalla, esperando detectar un radar enemigo, al que luego ataca (este año se anunció un Mini-Harpy de dieciocho libras).

Fte. The National Interest

Acerca de Redacción El Radar 2483 Articles
Equipo de Redacción