¿Por qué Estados Unidos es la única y futura superpotencia mundial?

Con los problemas a los que se enfrentan los dos competidores más cercanos de Estados Unidos, y la ausencia de otra potencia mundial que asuma la unipolaridad, es probable que Estados Unidos acabe retomando su estatus de potencia unipolar, salvo algún tipo de colapso interno.

El famoso Canciller de Hierro de Alemania, Otto Von Bismarck, dijo una vez de Estados Unidos: “Dios protege a los tontos, a los borrachos y a Estados Unidos de América”. Aunque lo dijo quizás en broma o con frustración, sus comentarios han resultado proféticos a lo largo de los años.

Estados Unidos, desde la caída del Muro de Berlín en 1989 hasta el comienzo de la guerra de Irak, disfrutó de un momento de unipolaridad en los asuntos internacionales. Por primera vez en la historia de la humanidad, un país ocupaba por sí solo la cima de los asuntos internacionales. Cuando se implicó en la guerra de Irak, que pronto se convirtió en un atolladero, sus dos competidores más cercanos en la escena mundial, China y Rusia, comenzaron a ampliar su influencia en los asuntos mundiales a sus expensas. Sin embargo, si se observa la situación mundial en su conjunto, a menos que se produzca un cambio drástico en los asuntos internos de Estados Unidos, este país tiene muchas posibilidades de recuperar su unipolaridad en los asuntos mundiales.

Los fundamentos del poderío estadounidense

Parte de la razón de la durabilidad de la capacidad de Estados Unidos para mantener su estatus de gran potencia es su ubicación geográfica. Con un océano en ambas costas, naciones amigas al norte y al sur, y un clima que proporciona algunas de las mejores tierras de cultivo del mundo, junto con ríos navegables que facilitan el transporte de bienes y servicios desde su centro, Estados Unidos está bendecido con ventajas naturales. Además, es independiente energéticamente gracias al desarrollo de la fracturación hidráulica.

Una razón adicional para el poder de permanencia de Estados Unidos es el legado perdurable de la Constitución estadounidense, que hasta ahora ha permitido una transferencia estable del poder político entre varios antagonistas políticos, a pesar del motín y el posible intento de insurrección del 6 de enero de 2021. Con su historia de tribunales estables y un entorno comercial amigable, Estados Unidos ha sido hasta ahora un oasis de estabilidad en el mundo.

En combinación con las ventajas físicas y no físicas comentadas anteriormente, la demografía estadounidense proporciona una ventaja interna de fabricación y de mercado de consumo que no tiene ninguna otra nación. Si bien es cierto que la tasa de crecimiento anual de la población estadounidense se está acercando a niveles de estancamiento, se puede argumentar que la anterior Administración de Trump deprimió el crecimiento demográfico al limitar severamente la inmigración. Unido a la pandemia de Covid-19, la tasa de crecimiento de la población estadounidense es anémica. Las estimaciones actuales de crecimiento demográfico oscilan entre 376 y 404 millones de personas para 2060. Con ello, seguiría siendo un mercado manufacturero y de consumo.

Y aunque logró un momento de unipolaridad desde el final de la Guerra Fría hasta la invasión de Irak en 2003, todavía tiene el potencial de volver a ella, no sólo en sus ventajas, sino también en la mala gobernanza y el crecimiento demográfico negativo de sus competidores más cercanos: Rusia y China.

La República Popular China

Es una opinión muy extendida la de que China es la superpotencia emergente y Estados Unidos una nación en declive. Pero, un examen frío y sobrio de los datos chinos, los retos económicos a los que se enfrenta, la falta de recursos naturales y el envejecimiento de su población, arroja un panorama preocupante para su futuro.

Mientras mucha gente ensalza el crecimiento económico de China, y las empresas se desviven por tratar de aprovechar su mercado interior, muy pocos prestan atención a la enorme cantidad de deuda que supone un desastre inminente para la economía china, y al peligro que podría suponer un colapso de la misma.

Las estimaciones de la deuda china son del orden de 28 billones de dólares. La relación entre la deuda y el PIB de China es del 282% del PIB. Se cree que, debido a los préstamos en la sombra, el porcentaje de deuda puede ser incluso mayor.

El geopolítico Peter Zeihan compara y contrasta la idea del dinero entre Estados Unidos y China. En Estados Unidos, el dinero se considera un bien económico. En China, el dinero se considera un bien político. En Estados Unidos, el dinero tiene valor en sí mismo. En China, el dinero es un bien político y sólo tiene valor si puede emplearse para alcanzar un objetivo político. Los conceptos de tasa de rendimiento o márgenes de beneficio no existen en China, y ahí radica el peligro; finalmente, la ley de la oferta y la demanda ganará, y la economía china tendrá que afrontar una corrección, y cuanto más tiempo se tarde en afrontar esta corrección económica, mayor será el daño que la inevitable corrección causará a su economía.

La incapacidad de China para alimentarse a sí misma es un problema aún más grave. En parte para abordar esta cuestión, el primer ministro chino, Xi Jinping, ha lanzado una campaña de plato limpio en China. En 2019, la Oficina Nacional de Estadísticas informó que los precios de los alimentos aumentaron un 11,2%. Los precios de la carne de cerdo, un alimento básico en la dieta china, aumentaron alrededor del 85 por ciento. La Academia China de Ciencias Sociales estima que los suministros nacionales de arroz, trigo y maíz serán inferiores a la demanda en 25 millones de toneladas en 2025. En parte como respuesta a su crisis alimentaria, China ha enviado flotas pesqueras a todo el mundo. China se ha convertido en una superpotencia pesquera. Desde Ecuador y Ghana hasta las aguas de Corea del Norte, los buques pesqueros chinos merodean por los océanos del mundo capturando peces en cantidades tan enormes que amenazan la sostenibilidad de ciertas especies de peces.

Otro grave problema al que se enfrenta China es el descenso de su población. Actualmente, hay 1.400 millones de personas en China. La población de China disminuyó por primera vez en 2020. Según The Lancet, la población china se reducirá a 732 millones de personas en 2100. A esto se une el hecho de que la mayoría de la población china será de mediana edad o anciana.

China es también el mayor importador neto de petróleo del mundo. En 2020 importará 542,37 millones de toneladas de petróleo. La gran mayoría de este petróleo se transporta por el océano, y los barcos que lo transportan deben atravesar no sólo el océano Índico sino también la primera cadena de islas para llegar a China. En caso de conflicto, China podría verse estrangulada económicamente al negar el empleo de la ruta marítima a China a cualquier potencia extranjera.

Si se tienen en cuenta estos factores, la pretensión de China de alcanzar el estatus de gran potencia debe cuestionarse, si no negarse.

Rusia

Si China es un dragón de papel, Rusia es un oso de papel. Si la pretensión de China de tener un estatus de gran potencia es, en el mejor de los casos, tenue, la de Rusia se basa únicamente en su vasto, pero envejecido, arsenal nuclear. Desde la caída del Muro de Berlín, Rusia ha disminuido en casi todos los aspectos del estatus de gran potencia, aunque se mantiene como potencia regional.

El PIB de Rusia en 2020 fue de 1,47 billones de dólares. La economía rusa ocupa actualmente el undécimo lugar entre las principales economías mundiales. Si bien es una cifra impresionante para una nación con algo menos de 146 millones de habitantes, en contraste con el PIB de Estados Unidos para 2020, de 20,93 billones de dólares, carece de la condición de gran potencia.

La tendencia demográfica rusa, al igual que la de China, es a la baja. La Tasa de Fecundidad Total (TGF) de 2,1 representa el Nivel de Reemplazo de la Fecundidad, o el número medio de hijos por mujer necesario para que cada generación se reemplace a sí misma. La TGF de Rusia es de 1,8. Según un informe de las Naciones Unidas, por lo que se prevé que la población rusa descienda a 83,7 millones de personas en 2100.

El alcoholismo y la drogadicción están muy extendidos en Rusia, siendo esta última mucho más frecuente en los últimos tiempos. Se calcula que en Rusia hay más de 2,2 millones de alcohólicos practicantes y entre 4 y 6 millones de drogadictos habituales. Se trata de un problema muy arraigado en el pueblo ruso, que sugiere desesperación y falta de esperanza.

Aunque Rusia ha sido bendecida con grandes cantidades de recursos minerales y naturales, mineral de hierro, manganeso, cromo, níquel, platino, cobre, estaño, plomo, tungsteno, diamantes, fosfatos y oro, únicamente los combustibles fósiles, petróleo, gas natural y carbón, aportan divisas. La incapacidad de Rusia para prosperar, a pesar de sus enormes riquezas, es un problema que la aqueja desde la invasión de los mongoles en 1240.

Con estos problemas a los que se enfrentan los dos competidores más cercanos de Estados Unidos, y la ausencia de cualquier otra potencia mundial que asuma la unipolaridad, es probable que Estados Unidos acabe retomando su estatus de potencia unipolar, salvo algún tipo de colapso interno de Estados Unidos.

Fte. The National Interest (Richard E. Caroll)

Richard E. Caroll es un economista jubilado y ha publicado en Real Clear Defense, International Policy Digest y Foreign Policy News.