¿Podrían armarse los tanques con láseres?

M1 AbramsLos láseres están llegando al campo de batalla, pero ¿son compatibles con los tanques? Se trata de un arma normal en la ciencia ficción y que de hecho, se están convirtiendo en una realidad.

¿Pero, serían los tanques láser unos sistemas de armas prácticos en el campo de batalla? Sí, pero no hay que hacerse ilusiones es la conclusión de un video del canal de YouTube Spookston. Aunque los láseres ofrecen ventajas significativas sobre los cañones de tanque tradicionales, también tienen serias deficiencias que limitan su utilidad en el campo de batalla.

El vídeo, realizado por un canal que suele revisar los diseños de tanques de los videojuegos y los de la vida real, señala claramente las ventajas y desventajas de equipar a los tanques con grandes y potentes sistemas de armas láser, en lugar de los tradicionales cañones de energía cinética.

Las armas láser, después de medio siglo de investigación y desarrollo, se están convirtiendo finalmente en la tendencia dominante. La Armada de Estados Unidos desplegó el Sistema de Armas Láser AN/SEQ-3 (LaWS) en el USS Ponce en 2014, y recientemente el Optic Dazzler Indicator, Navy (ODIN) en el destructor USS Dewey. Incluso está integrando láseres en los submarinos. Ejército y Marines buscan láseres pequeños y ligeros para derribar drones y aviones ligeros, mientras que la Fuerza Aérea y otros operadores de aeronaves tácticas pretenden equipar a aeronaves, desde el helicóptero de combate hasta cazabombarderos, con sistemas de armas láser.

¿Pero qué pasa con los láseres en los tanques? No se trataría de los láseres pequeños diseñados para abrasar a soldados de infantería y a aviones no tripulados. ¿Tanques láser como los de los videojuegos y las películas de ciencia ficción, cuyas armas son lo suficientemente potentes para enfrentarse a otros tanques fuertemente blindados? Eso ya es otra cosa.

Sí, el video explica que el láser en los tanques tendría cosas buenas: el coste por disparo sería barato, ya que la munición es técnicamente sólo electricidad generada en el lugar y no un misil o incluso un proyectil de cañón, construido en una fábrica y enviado al campo de batalla. Los láseres pueden derribar rápidamente objetos voladores, ya que estos suelen ser ligeros y resulta fácil inducir un fallo aerodinámico cortando un estabilizador vertical o un brazo de hélice, pero no son buenos para cortar la armadura de un tanque. Estos están dotados de gruesas placas protectoras, compuestas de acero, cerámica e incluso uranio empobrecido, soldadas a la parte delantera del vehículo. Se necesitará tiempo y energía continua para atravesar esa coraza en el campo de batalla. Si un gran láser tardara cinco segundos en atravesar la placa frontal de un tanque, un moderno cañón de energía química podría atacar dos objetivos separados en el mismo tiempo.

Una desventaja de los láseres en el campo de batalla, que el canal no menciona, es que la energía del láser la degradan las partículas de la atmósfera. A medida que un rayo láser viaja a través de diminutas gotas de agua en la niebla, cristales de hielo o cenizas de los incendios, el láser las golpea y pierde coherencia. Un adversario que se enfrente a tanques armados con láser podría colocar cortinas de humo llenas de diminutas partículas que bloqueen la visión y reduzcan la potencia de cualquier láser que pase a través de ellas. Las armas de energía química, por otro lado, no perderían en absoluto su poder de destrucción.

Los tanques láser podrían estar muy lejos.

Fte. Nextgov 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.