¿Podría un dron comercial reemplazar al MQ-9 Reaper?

MQ-9 ReaperLa Fuerza Aérea está buscando un sustituto para el robusto MQ-9 Reaper, para lo que tiene la intención de explorar opciones que van, desde drones comerciales construidos por empresas tecnológicas emergentes, hasta aviones no tripulados de alta gama, dijo el martes su principal oficial de adquisiciones.

Will Roper, Secretario Asistente de la Fuerza Aérea para Adquisiciones, Tecnología y Logística, ha dicho que se está trabajando en un estudio, que informará el presupuesto del año fiscal 2022, y que trazará el camino para sustituir al MQ-9 Reaper, fabricado por General Atomics.

“El Reaper ha sido una gran plataforma para nosotros. Cuatro millones de horas de vuelo, un exceso innegable en una lucha de bajo nivel sin oposición, que sin duda está salvando vidas”, dijo Roper a los legisladores en una audiencia de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes. “Pero no podríamos emplearlo en combates de alta intensidad. Serían derribados fácilmente”.

El MQ-9 Reaper y su precursor, el MQ-1 Predator, han sido los aviones teledirigidos de la Fuerza Aérea en Medio Oriente durante las últimas dos décadas, proporcionando tanto vigilancia por video en tiempo real como capacidad de atacar objetivos. Pero mirando hacia el futuro, el Reaper no sería apto para una guerra con Rusia y China, mientras que al mismo tiempo es visto por la Fuerza Aérea, como demasiado caro y mano de obra para mantener las operaciones continuas en entornos de baja amenaza.

Es probable que no haya una solución única para reemplazar el MQ-9, dijo Roper. La Fuerza Aérea puede necesitar aviones no tripulados que ” sistemas de más alta gama, únicos en el ámbito militar”, que “probablemente serán caros”, reconoció. También puede haber espacio para aviones no tripulados, reutilizables y lo suficientemente baratos como para que puedan ser derribados en combate sin incurrir en pérdidas económicas enormes.

En cuanto a las misiones de gama baja, la Fuerza Aérea ve prometedor el mercado emergente de los sistemas no tripulados, en el que los nuevos competidores han empezado a crear aviones teledirigidos de largo recorrido para aplicaciones en la agricultura, las comunicaciones y el sector del petróleo y el gas.

“Muchas empresas se dirigen a ese mercado, sin pensar en la defensa, porque siempre hemos comprado Reapers”, dijo Roper, quien añadió que al comprar a prometedores fabricantes de aviones teledirigidos comerciales, la Fuerza Aérea podría influir en esas empresas para que mantengan sus cadenas de suministro fuera de China y para que incorporen características militares específicas, potencialmente incluso armas.

“Creo que, si hacemos un programa comercial correcto, seríamos capaces de atraer a nuevos fabricantes a nuestro campo, sin necesidad hacer de ellos elementos fundamentales de defensa”, dijo, añadiendo que la financiación de la Fuerza Aérea podría ayudar a las empresas a pasar de la fabricación de prototipos a la construcción de una línea de producción estable, que podría crecer para fabricar aviones no tripulados a una escala masiva.

Sin embargo, la Fuerza Aérea puede enfrentarse a una batalla difícil para conseguir que el Congreso apoye un plan para sustituir al Reaper. En su solicitud de presupuesto para el año fiscal 21 ha pedido 24 MQ-9, lo que reduciría el programa de 363 a 337 Reapers.

El cierre anticipado de la línea de producción tendría importantes implicaciones financieras para General Atomics, dijo Chris Pehrson, el vicepresidente de desarrollo estratégico de la compañía, en una entrevista en febrero con la revista Air Force Magazine.

“En realidad vamos unos 22 meses por delante en las entregas y estamos adquiriendo las piezas con antelación, … ya sea equipo de comunicación por satélite o motores … para negociar los mejores precios y obtener los mejores acuerdos para el Gobierno”, dijo Pehrson. “Tener la alfombra desenrollada bajo sus pies y, en el último minuto, interrumpir todas sus inversiones en la cadena de suministro, es lo que está haciendo”.

Altos generales en Oriente Medio y África también han expresado su preocupación por las demandas de inteligencia, vigilancia y reconocimiento y en privado ayudaron a evitar que la Fuerza Aérea retirara el MQ-9 en el año fiscal 21. En su lista de deseos no financiados, el U.S. Central Command ha incluido horas adicionales de MQ-9 voladas por contratistas como su prioridad número uno, a un costo de $238 millones.

Fte. C4ISRNET 

1 Comment

  1. Nosotros los ponemos operativos este año, y ellos ya los quieren sustituir por otros más eficaces, económicos, y pensando en su industria

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.