Northrop Grumman anuncia que el JSTARS podría estar listo en 2021

Prototipo de Gulstrem 5550

Desde la primera Guerra del Golfo, los aviones JSTARS han sido un activo indispensable, ya que cubre una amplia franja de terreno en áreas geográficamente diversas, para la obtención de inteligencia. El JSTARS es capaz de adquirir y diseminar mapas digitales, información de seguimiento de fuerzas y, quizás de mayor importancia, detectar actividad enemiga.

La información obtenida puede ser transmitida a través de diversos enlaces de datos a los centros de mando y control de tierra.

El programa de modernización JSTARS tiene como objeto sustituir a los actuales E-8C JSTARS, que son aviones Boeing 707-300 modificados, por un avión más pequeño de la clase de jet de negocios, reducir el tamaño de la tripulación de 18 a 10 operadores, una arquitectura abierta y la integración de la tecnología actualmente disponible en niveles de preparación de alta tecnología.

Northrop Grumman dice que su propuesta del sistema Joint Surveillance Target Attack Radar System (JSTARS) podría estar lista para entrar en servicio en 2021, con tres años de antelación a lo previsto por la Fuerza Aérea.

“Si se considera la fecha del análisis de alternativas de 2011 y se compra a la de la obtención de la de la capacidad operativa total prevista, 2027, el plazo es terriblemente largo, dijo Alan Metzger, vicepresidente y líder del equipo integrado de productos para la próxima generación Vigilancia y focalización en la división de sistemas de aviones militares de Northrop Grumman. “Creemos que podemos ir mucho más rápido”, dijo a los periodistas.

Originalmente, la Fuerza Aérea proyectó el IOC (Initial Operanional Capability) para 2022 y la FOC (Full Operational Capability) para 2025. El plan actual atrasa esas fechas a 2023 y 2027, respectivamente.

El ajuste se ha basado en una variedad de revisiones, problemas internos y restricciones presupuestarias, dijo Metzger.

Dijo que los nuevos plazos podrían plantear un problema para la Fuerza Aérea en el futuro, porque entre 2022 y 2028 espera tener que enfrentarse a un quebranto presupuestario importante, ya que será necesario financiar el cazabombardero F-35, el tanquero el KC y el bombardero de próxima generación de largo alcance.

“En este momento lo que sabemos … es que la Fuerza Aérea tiene cerca de $ 6 mil millones en el [memorando de objetivo del programa] sobre dos FYDP [programas de defensa de los años futuros]”, dijo. Aún queda por determinar si esa financiación será suficiente.

En agosto, la Air Force otorgó tres contratos de desarrollo de pre-ingeniería y fabricación a Lockheed Martin, Northrop y Boeing. Lockheed recibió unos 11,5 millones de dólares y Northrop y Boeing recibieron unos 10 millones de dólares. Los contratos estaban programados para concluir en julio de 2016.

Northrop se ha asociado con el fabricante de aviones de negocios Gulfstream y L-3 Aerospace Systems. La compañía aún tiene que decidir si Northrop o Raytheon proveerán el sistema de radar para su oferta, dijo Metzger.

Los ejecutivos de la compañía enumeraron varias razones por las cuales creen que su consorcio tiene una ventaja sobre otros competidores, uno es el funcionamiento y las características del Gulfstream G550 que el equipo está planeando en usar como su plataforma principal.

El Gulfstream G550 puede volar hasta 51.000 pies a velocidades hasta Mach 0.885,

según la hoja de datos del producto. Lo impulsan dos motores Rolls-Royce BR710, y puede llegar a 41.000 pies en 25 minutos, dijo Troy Miller, vicepresidente regional de ventas militares y de misión especial en Gulfstream.

Metzger dijo que la capacidad de alcanzar altitudes superiores aumentaría en última instancia el campo de visión para la vigilancia militar. “Se puede instalar el radar más grande en el avión más grande que se disponga y, si se vuela a una altitud inferior a algo que está volando más alto no se verá nada porque hay algo que lo bloquea – bloqueo de tierra, rocas, terrenos complejos, ” dijo. “Existen radares más grandes, pero al final realmente no puedes aprovecharlos si no puedes volarlos más alto”.

Northrop no planea cambiar la configuración de la línea externa del Gulfstream, que ya está certificado, agregó Metzger. “Esa es una metodología diferente a la que quizás algunos de nuestros competidores tienen que, dependiendo de su oferta particular, entran en los largueros y la subestructura de la aeronave y la aumentan”.

Dijo que el equipo ha estado volando un prototipo de G550 JSTARS durante los últimos tres años. El prototipo tiene entre 60 y 70 por ciento de las modificaciones que necesita, lo que mejora la “velocidad ascensional”, dijo. Una modificación específica fue a la parte trasera de la aeronave para instalar un sistema de refrigeración de líquido para equipos de misión crítica como el radar.

Metzger señaló que como contratista principal actual para el programa JSTARS, Northrop tiene el beneficio de la experiencia de su lado. “Creo que entendemos la misión mejor que nadie porque lo hemos estado haciendo durante tres décadas”, dijo. “Entendemos lo que se necesita para … hacer la vigilancia aérea de área terrestre.”

Fte.: Northrop Grumman