Ministro de Defensa danés: El nuevo statu quo «desplazará a la OTAN hacia el norte», con énfasis en el Báltico

El ministro de Defensa danés, Morten Bødskov, estrecha la mano de un soldado del ejército estadounidense en Bornholm, Dinamarca, el 24 de mayo de 2022. (Ejército de Estados Unidos/Angelo Mejía)

Con la incorporación de Suecia y Finlandia a la OTAN y la flexibilización de las restricciones en materia de defensa por parte de Dinamarca, los países nórdicos «tendrán más lugares para jugar, para desarrollar una política de defensa», dijo Morten Bødskov durante su visita a Washington.

Tras la invasión rusa de Ucrania y la solicitud de ingreso en la OTAN de Suecia y Finlandia, las naciones nórdicas buscan profundizar su cooperación, centrándose en las regiones del Mar Báltico y del Ártico, según el ministro de Defensa de Dinamarca.

Los dos nuevos miembros de la OTAN, en particular, «moverán, por así decirlo, la OTAN hacia el norte», dijo Morten Bødskov el miércoles en el Consejo Atlántico en Washington. «Lo que los países nórdicos en común están buscando es una voz nórdica más fuerte dentro de la OTAN y también dentro de la Unión Europea».

«Dinamarca estará en el centro de esto, con las tensiones con Rusia en la zona del Mar Báltico, pero también el Alto Norte, el Ártico será una zona de más tensiones en el futuro. Así que Dinamarca está en el centro de eso. La cooperación nórdica también está en el centro», continuó.

Durante décadas, Suecia y Finlandia evitaron entrar en la OTAN, pero fueron miembros de la Unión Europea. Noruega forma parte de la OTAN desde su creación en 1949, pero no se ha incorporado a la UE. Y Dinamarca, aunque está en ambos campos, ha tenido históricamente restricciones que le impedirían participar en cualquier actividad de defensa de la UE.

Pero en junio, un referéndum danés mostró que casi dos tercios de los votantes daneses apoyaban la eliminación de esas restricciones, allanando el camino para que Copenhague participe en la política de defensa de la UE, así como para que pueda invertir en actividades de defensa como el programa de inversión en defensa de la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO). Bødskov señaló que eso facilitará que Dinamarca alcance sus objetivos de gasto en la OTAN, al tiempo que aumentará potencialmente la capacidad de los programas industriales transnórdicos.

Ese referéndum, combinado con la entrada de Suecia y Finlandia en la Alianza, a día de hoy, 24 de las 30 naciones de la OTAN han ratificado sus solicitudes de ingreso, abre el camino para un replanteamiento sobre cómo pueden operar juntas las naciones nórdicas.

«Llevamos generaciones discutiendo cómo debemos desarrollar una política de defensa nórdica», dijo Bødskov. «Ahora tendremos una oportunidad dentro de la OTAN, y con la mayoría de los países dentro también de la Unión Europea y especialmente después de que abandonamos las [restricciones] danesas, Dinamarca también está participando plenamente ahora en la política de defensa europea. Así que los países nórdicos tienen más lugares para jugar, para desarrollar una política de defensa».

Bødskov, que asumió el cargo de ministro de Defensa pocas semanas antes de que comenzara la invasión rusa en febrero, se reunió con el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, para después, se dirigirse a la isla sueca de Gotland, para reunirse con sus homólogos nórdicos sobre futuras cuestiones de defensa.

La elección de Gotland para la reunión no es casual. Situada en el corazón del Mar Báltico, sirve de punto intermedio entre los países nórdicos y sus primos bálticos, Estonia, Letonia y Lituania, y se encuentra a unos 1.000 kilómetros del bastión militar ruso de Kaliningrado. La isla se considera un punto estratégico defensivo clave contra la acción rusa en la región.

«Creo que es natural discutir cómo reforzar aún más la cooperación en la zona del Mar Báltico. ¿Y en el Ártico, podemos hacer más allí? No debemos olvidar que el aliado más importante es Estados Unidos y que no hay alternativa para él, pero podemos reforzar nuestra cooperación, y lo haremos cuando se trate de la zona del Mar Báltico, pero también cuando se trate del Alto Norte», dijo.

En términos más generales, Bødskov predijo que «nos espera una larga guerra» en Ucrania, a pesar de que cree que Putin «calculó mal» con el plan de invasión. El ministro también advirtió contra la complacencia, diciendo que «no hay tiempo para ser ingenuo cuando se trata» del presidente ruso Vladimir Putin.

«En los próximos años, lo siento, creo que veremos más actividad hacia el este, porque a lo que nos enfrentamos con Putin, sólo hay una respuesta para él, y es la unidad, una fuerte unidad, y la voluntad de apoyar a Ucrania y la voluntad de estar al lado de los países del mar Báltico» si Rusia vuelve sus ojos hacia ellos, dijo.

Fte. Breaking Defense