Marruecos e Israel pueden estar cerca de normalizar relaciones

usa marruecos israelMarruecos podría ser el próximo estado árabe en establecer relaciones diplomáticas formales con Israel, convirtiéndose en el tercero en hacerlo después de Egipto y Jordania. El movimiento podría tener implicaciones de gran alcance para Israel, para Marruecos y para la Administración Trump.

Unos días después de que Trump anunciara el llamado “Acuerdo del Siglo”, se supo que Israel estaba presionando a esa Administración para que respaldara oficialmente las reclamaciones de Marruecos de soberanía sobre el territorio en disputa del Sahara Occidental, a cambio de que normalizara sus relaciones con Israel. También se informó que el Primer Ministro Benjamín Netanyahu planeaba una visita a Marruecos este mes de abril, al igual que hizo a Omán el año pasado. Omán, Marruecos y la mayoría de los estados árabes no tienen lazos formales con Israel.

Esta historia se publicó más de un año después de que, Axios informara que el Ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, se reunió en secreto con el primer ministro israelí durante la reunión de la Asamblea General de Naciones Unidas, para discutir la normalización de los lazos, la organización de una visita a Marruecos del Primer Ministro israelí y la lucha contra la influencia iraní en la región.

El Gobierno marroquí negó estas afirmaciones, y tanto Estados Unidos como Israel se han negado a hacer comentarios. No obstante, estos informes reflejan una pauta de crecientes vínculos económicos y de seguridad entre Marruecos e Israel.

Habida cuenta de la relación especial (aunque discreta) entre Marruecos e Israel, así como de la actual geopolítica del Oriente Medio, este posible cambio de política no debería sorprender.

Marruecos y el proceso de paz

Marruecos e Israel tienen una “relación especial”, que se basa en lazos geopolíticos y culturales. A Marruecos le gusta presentarse como mediador, entre Oriente y Occidente, así como entre israelíes y palestinos. El ex monarca de Marruecos, el Rey Hassan II, desempeñó un papel importante en la promoción del proceso de paz y acogió a funcionarios israelíes, aunque Marruecos participó en la coalición que luchó contra Israel durante la guerra de octubre de 1973. Marruecos acogió en secreto al Primer Ministro israelí Yitzhak Rabin en 1976 y luego, organizó conversaciones encubiertas entre funcionarios egipcios e israelíes en 1977, justo antes de que se firmaran los Acuerdos de Camp David en 1978. El ex Primer Ministro israelí Shimon Peres visitó oficialmente Marruecos en 1986 en busca de apoyo para la búsqueda de la paz árabe-israelí (después de dos visitas no oficiales anteriores cuando no estaba en el poder).

Rabat y Tel Aviv establecieron relaciones diplomáticas de bajo nivel en 1994, después de que se firmaran los Acuerdos de Oslo. Pero esos vínculos se rompieron después de la segunda intifada en 2000. Incluso después de esta ruptura, Marruecos e Israel han mantenido importantes vínculos económicos y de seguridad debido a las preocupaciones regionales compartidas.

Durante la visita de Jared Kushner a Marruecos en mayo de 2019, el yerno del presidente fue invitado a visitar un cementerio judío en Marruecos con un empresario judío marroquí, Yariv Elbaz. Según los informes, Elbaz había establecido un canal de comunicación entre el Ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos y el asesor de seguridad nacional de Netanyahu, Meir Ben Shabbat. Tanto la visita de Kushner a Marruecos como este canal secundario estaban aparentemente sentando las bases para el anuncio del “Acuerdo del siglo” y las conversaciones sobre la normalización de los vínculos.

Después de su publicación oficial, Marruecos emitió una declaración diciendo que “apreciaba” el plan de paz de la Administración Trump, siguiendo el tono laudatorio de varios de los estados árabes del Golfo. No condenó el plan, que fue rechazado por los palestinos y  Naciones Unidas. Más bien, Marruecos se posicionó más estrechamente con sus aliados árabes en el Golfo, así como con Israel, que emitió reacciones en gran medida positivas al plan.

Lazos de seguridad y económicos

Los lazos de seguridad entre Marruecos e Israel, especialmente entre sus servicios de inteligencia, se remontan a décadas atrás. En 1965, el Mossad, junto con agentes de los servicios de inteligencia franceses y estadounidenses, presuntamente ayudó a Marruecos a secuestrar y asesinar en París a Mehdi Ben Barka, activista marroquí de la oposición y una espina clavada al rey Hassan II.

Tanto Marruecos como Israel estaban sólidamente arraigados en el bloque occidental durante la Guerra Fría, unidos por una animosidad compartida hacia el nacionalismo árabe. Este alineamiento geopolítico continúa en otras formas hoy en día. Ven a Irán como una amenaza clave para la región y se presentan como aliados integrales de Occidente en la lucha contra el terrorismo. Esto los posiciona firmemente en el bloque de países de Oriente Medio liderado por Arabia Saudita que prioriza la lucha contra la influencia regional iraní.

Ambos estados son miembros de la conferencia de Varsovia, que se reunió en Polonia en febrero de 2019 y más recientemente en Marruecos este mes. El grupo de seguridad constituye una parte importante de la política de la Administración Trump en Oriente Medio, a saber, el apoyo a las alianzas de Israel con los estados árabes suníes contra Irán. Marruecos rompió lazos con Irán en mayo de 2018, pocos días antes de que Trump se retirara del acuerdo nuclear con este país, en protesta por la supuesta intromisión de Irán en los asuntos internos de Marruecos. El ministro de Asuntos Exteriores marroquí, incluso concedió una entrevista exclusiva a Breitbart News, para decir que apoyaban la política de máxima presión de Trump contra Irán.

Tanto Marruecos como Israel recurren a EE.UU. y a los aliados occidentales en busca de apoyo diplomático ante las críticas mundiales por las violaciones del derecho internacional: Israel para Palestina; Marruecos para el Sahara Occidental. La prioridad número uno de la política exterior de Marruecos es mantener el control sobre el territorio en disputa del Sahara Occidental. Ha presionado durante décadas para cultivar el apoyo internacional a su control sobre la tierra, no muy distinto de los esfuerzos de presión de Israel en todo el mundo para apuntalar a los aliados que respaldan su ocupación de los Territorios Palestinos.

Los lazos económicos también están aumentando. Es un “secreto a voces” que el comercio está creciendo entre los dos estados. Según la Oficina Central de Estadísticas de Israel, el comercio con Marruecos entre 2014 y 2017 está valorado en 149 millones de dólares, mientras que Israel no se menciona en ninguna estadística marroquí. Los informes también alegan que Israel ha estado vendiendo armas a los países de Oriente Medio, incluido Marruecos, durante años. Recientemente, Marruecos recibió tres aviones teledirigidos de reconocimiento israelíes como parte de un paquete de venta de armas de 48 millones de dólares. El turismo y las visitas de carácter religioso también se están expandiendo. En 2017, 50.000 israelíes visitaron Marruecos, y miles de judíos marroquíes participan en peregrinaciones religiosas a Israel cada año.

Herencia judía compartida

Más allá de la realpolitik, el patrimonio cultural compartido también es importante. En el momento de la independencia, Marruecos tenía la mayor comunidad de judíos del mundo árabe, estimada en unos 270.000. Hoy en día, las estimaciones muestran que quedan unos 3.000, y Marruecos ha invertido mucho en la promoción de esta pequeña comunidad.

El patrimonio “hebreo” del país se cita en el preámbulo de la Constitución de 2011 y se celebra en los museos. Casablanca alberga la mayor población judía de Marruecos. Tiene un impresionante museo sobre la comunidad judía marroquí, el único en el mundo árabe, más de una docena de sinagogas y una escuela judía. Fue sede del primer festival de cine judío en 2016. Miles de israelíes realizan peregrinaciones religiosas a Marruecos cada año. El consejero real más antiguo, André Azoulay, es uno de los residentes judíos más famosos de la ciudad, que patrocina festivales que celebran el patrimonio judío de Marruecos.

¿Es posible la normalización?

La normalización de los lazos entre Marruecos e Israel puede ofrecer importantes beneficios políticos a Marruecos, Israel y a la Administración Trump. Para Marruecos, podría asegurar el pleno apoyo diplomático de Estados Unidos a su soberanía sobre el Sáhara Occidental y, al mismo tiempo, proporcionar los beneficios añadidos de una mayor economía y seguridad con Israel. Para Israel, la normalización de los vínculos con otro Estado árabe como Marruecos reforzaría su alianza geoestratégica con los Estados árabes del Golfo. Sería un importante logro diplomático y ayudaría a Israel a alcanzar sus objetivos de dejar de lado la causa palestina y establecer relaciones diplomáticas formales con la mayoría de los Estados árabes. Para la Casa Blanca, esto podría dar una mayor influencia al “Acuerdo del Siglo” y al mismo tiempo ampliar su misión de cultivar los lazos árabe-israelíes.

Pero tal movimiento está lleno de riesgos.

Algunos estados árabes pueden querer cultivar mayores lazos económicos y de seguridad con Israel, pero sus sociedades no lo hacen, y estos regímenes temen una reacción importante. El pueblo árabe sigue apoyando abrumadoramente a los palestinos (y criticando a Estados Unidos). Las protestas contra el “Acuerdo del siglo” de Trump estallaron en Marruecos y en todo el mundo árabe después de que se anunciara a finales de enero.

Marruecos mantiene oficialmente una posición pro-palestina. El Rey Mohammed VI preside el Comité Al-Quds y se opone a la ocupación israelí. Los partidos políticos marroquíes han introducido una legislación anti-normalización.

El país norteafricano camina por la cuerda floja, pero los frutos geopolíticos y económicos de la normalización de los vínculos con Israel probablemente bastarán para convencer al Régimen, que no presta demasiada atención a las protestas públicas.

Fte. The National Interest

Anna L. Jacobs es una investigadora que se centra en la política del norte de África. Trabaja como Asistente de Investigación Senior en el Centro Brookings de Doha.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.