Los planes de la NASA para la Luna y más allá

Space Launch Complex-41
Atlas V de la United Launch Alliance transportando la misión Marte 2020 con el rover Perseverance despega del Space Launch Complex-41

El objetivo del emblemático programa Apolo de la NASA era tan complejo como sencillo: Aterrizar los humanos a salvo en la Luna y devolverlos a la Tierra, antes del final de la década. Mantener los vuelos espaciales humanos y la presencia en la Luna durante años no era un objetivo primario en ese momento.

Pero para las misiones actuales de la NASA, y en particular el programa Artemis, destinado a llevar al siguiente hombre y a la primera mujer a la luna en 2024, la meta es diferente.

“La estrategia general es volver a la luna, probar las tecnologías y capacidades, no para quedarse en ella, sino para seguir a Marte”, dijo el Jefe de Gabinete de la NASA, Gabe Sherman a Nextgov. “Queremos tener una presencia permanente a largo plazo, una presencia sostenible en la Luna. Pero no queremos detenernos ahí, queremos asegurarnos de que todo lo que estamos haciendo tiene un propósito final y acercarnos él, que es poner una bandera americana en Marte”.

Sherman, junto con el Smithsonian Curator, el Dr. Teasel Muir-Harmony, historiador del espacio y la tecnología, y el CEO de Astrobotic John Thornton exploraron los “antes” y “ahora” de las ambiciosas actividades de la NASA, destacando los notables matices culturales y el contexto histórico de los vuelos espaciales y el recorrido del sistema solar a lo largo del camino.

Por ejemplo, si bien la Agencia Espacial lleva trabajando durante mucho tiempo con contratistas en tareas espaciales, históricamente, la NASA ha sido por lo general la propietaria y operadora de la nave espacial y el equipo empleado en sus misiones al espacio profundo. Hasta ahora.

La Agencia está probando el caso de negocio, en el que ella se convierte en el cliente. Como dijo Muir-Harmony, conservador de la Colección Apolo del Museo Nacional del Aire y el Espacio del Smithsonian, las empresas son actualmente “responsables de más elementos del vuelo”. Aun así, “siempre ha habido una relación muy importante entre la NASA y la industria privada”, señaló.

Para Sherman, el aumento de la comercialización espacial significa más flexibilidad para la evolución de la Agencia.

“La NASA necesita grandes socios comerciales que nos acompañen y ayuden a aprovechar nuestros recursos”, dijo, y añadió que “siempre que hemos dependido de las empresas comerciales para hacer cosas como llevar a nuestros astronautas de ida y vuelta a la órbita baja terrestre, nos ha ayudado a reducir los costes, y nos ha ayudado a invertir esos dólares en cosas más importantes, ¿verdad? Llevar a la Luna y llevar a Marte”.

El fabricante de robótica espacial con sede en Pittsburgh, Astrobotic, una empresa civil,tiene la intención de ampliar la accesibilidad al espacio. En junio, la NASA la eligió para una misión CLPS de 199,5 millones de dólares para llevar el Volatiles Investigating Polar Exploration Rover, o VIPER, de la Agencia Espacial al Polo Sur de la Luna a finales de 2023.

“Irá a las partes permanentemente sombreadas de la Luna y perforará en busca de agua. Eso puede sonar mundano porque el agua está por toda la Tierra. Entonces, ¿por qué es eso tan importante en el espacio?” El director general de Astrobotic, John Thornton, explicó. “El agua en el espacio podría ser como el petróleo en la Tierra, y una de las primeras mercancías y uno de los primeros combustibles que usamos para entrar y recorrer nuestro sistema solar”.

Llamando al espacio “la nueva frontera”, Thornton dijo que haciéndolo más accesible podría potencialmente mejorar la vida en la Tierra.

“Por ejemplo, hay rocas que están orbitando nuestro Sol actualmente y que valen billones de dólares debido a las grandes cantidades de metal, y tierras raras y oro y platino que hay en ellas”, dijo. “Así que imaginemos que pudiéramos ir a extraer esas rocas en lugar de cavar grandes agujeros gigantes aquí en la Tierra y contaminar nuestro delicado planeta azul”.

Los funcionarios relacionados con el espacio al analizar lo que está por venir, reflexionaron sobre la creciente inclusión de mujeres y minorías en la NASA y señalaron que, a además de que la Internet hace que la información sobre los viajes espaciales sea más accesible hoy en día, el contexto nacional general es muy diferente al de los años del Apolo.

“Creo que es importante analizar esas diferencias cuando hablamos de, por qué vamos al espacio, cuál es su significado y cuál podría ser su mayor impacto social, cultural y político”, dijo Muir-Harmony.

Fte. Nextgov

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.