Los experimentos 5G en EE.UU. se abren camino al campo de batalla

Brigada cibernéticaDespués de adjudicar 600 millones de dólares para programas piloto 5G en cinco bases en EE.UU., el Pentágono solicitará formalmente para siete más en los próximos meses. ¿Pero funcionará el 5G en zonas de guerra?

Los próximos experimentos en una docena de bases proporcionarán información no sólo acerca de cómo el Pentágono adopta redes 5G en territorio estadounidense, sino también sobre cómo los militares modifican la tecnología civil 5G para su uso en el campo de batalla en todo el mundo.

La rápida expansión global de las redes 5G da a las Fuerzas de EE.UU. formas mucho más rápidas de comunicarse, no sólo entre sí, sino con los aliados, lo que potencia a la futura meta-red internacional, conocida como Combined Joint All-Domain Command & Control.

«Es ciertamente más fácil para nuestros aliados y socios tener acceso a los equipos 5G, mucho más fácil que los sistemas de radio tácticos», dijo Joseph Evans, director técnico de 5G en la Subsecretaría de Defensa para Investigación e Ingeniería.

Pero los despliegues operativos en suelo extranjero, y mucho más en zonas de guerra activa, plantean cuestiones de seguridad, resiliencia y alcance que el 5G de nivel civil puede no responder. La solución, dijo Evans, puede ser adoptar tecnología comercial al por mayor para su uso en las bases de EE.UU., pero seleccionar componentes que se puedan incorporar a las redes tácticas militares en el extranjero.

«En territorio nacional, continental o no, podremos emplear la tecnología 5G de forma casi estándar», dijo Evans en una conferencia de ACT-IAC. «Podemos querer tener configuraciones específicas o usar protocolos específicos… pero en realidad, la 5G será la comercial».

«A medida que nos acercamos al ambiente táctico, sea en zonas del mundo donde la infraestructura es … no sea fiable … o en un entorno táctico disputado contra un adversario similar, es donde creemos que tendremos que hacer frente a algunos desafíos», dijo Evans. «Ahí es donde tenemos que ver a mirar … qué elementos 5G podemos usar.»

«Hay mezclas y combinaciones de algunas de las tecnologías subyacentes que creemos que serán útiles en el entorno táctico», continuó. En los proyectos piloto que se están llevando a cabo, dijo, «estamos… explorando, como parte de algunos de estos proyectos iniciales, cuáles son los límites y hasta dónde podemos llevar la tecnología 5G al límite táctico».

El Departamento de Defensa ha solicitado 449 millones de dólares para proyectos 5G en 2021. Ya ha anunciado dos oleadas o «tramos» de proyectos piloto. La habilitación de redes 5G en las bases de EE.UU. fue una de las principales prioridades establecidas por el ex Subsecretario de Investigación e Ingeniería del Departamento de Defensa, Mike Griffin.

El 8 de octubre se anunciaron unos 600 millones de dólares en adjudicaciones para el Tramo 1, que cubre un año de montaje y dos años de experimentación.

La primera ola, dijo Evans, ya implica «más de tres docenas de contratos con contratistas principales y más de 100 empresas en total, más de la mitad de ellas no tradicionales», es decir, empresas de tecnología comercial en lugar de los contratistas de defensa tradicionales. Por lo menos una adjudicación importante más está por venir.

El tramo 1 cubre seis proyectos en cinco bases pertenecientes a cuatro ejércitos:

  •  Base de la Fuerza Aérea de Hill: Nokia construirá un banco de pruebas para que otras cinco compañías prueben enfoques alternativos para compartir dinámicamente el espectro entre los radares militares y las comunicaciones 5G, dos usos radicalmente diferentes. (Históricamente, los pulsos de radar son tan poderosos que ahogan cualquier señal inalámbrica en la misma banda). Encontrar una manera de compartir las frecuencias con los usuarios civiles, en lugar de simplemente entregarlas por completo a las empresas privadas, es crucial para las operaciones militares, ya que las demandas civiles consumen cada vez más el espectro electromagnético.
  • Base conjunta Lewis-McChord (Ejército y Fuerza Aérea): Cuatro empresas construirán redes 5G para entrenamiento en realidad virtual y realidad aumentada tanto en la propia McChord como en el cercano campo de entrenamiento de Yakima, que puede albergar una brigada del Ejército a la vez. El uso de AR/VR para el entrenamiento, la planificación de misiones, e incluso actualizaciones tácticas en combate es un énfasis importante para la modernización del Ejército.
  • Base Logística del Cuerpo de Marines en Albany: Este piloto experimentará con la aplicación de sistemas comerciales de «almacén inteligente» a los vehículos pesados del Cuerpo de Marines, por ejemplo, monitoreando electrónicamente el estado de mantenimiento y «salud» de cada camión.
  • Base Naval de San Diego: Una segunda iniciativa de almacén inteligente, centrada en los suministros de la Marina que están siendo empaquetados para su entrega a la flota.
  • Base de la Fuerza Aérea de Nellis: Nellis, anunciada más tarde que las otras, será sede de dos experimentos, posiblemente el más ambicioso.

Un proyecto de Nellis busca aplicar la tecnología 5G a las redes internas de un centro de mando, que permita a los grandes cuarteles generales reducir su tamaño y descentralizarse a múltiples sitios más pequeños y difíciles de alcanzar. «Se divide un Combined Air Operation Center y se dispersa para hacerlo cada vez más nómada» – es decir, capaz de reubicarse, «y luego potencialmente cada vez más móvil», es decir, capaz de funcionar en movimiento, dijo Evans. Este experimento utilizará una tecnología comercial llamada «Cell On Light Truck» (COLT), que tiene el aspecto y funciona de manera similar a una furgoneta de noticias de televisión.

El segundo proyecto de Nellis añade varias «mejoras de la red» al banco de pruebas de 5G. Evans dijo que los contratistas ganadores de éste serían seleccionados «dentro de las próximas dos semanas».

En junio, el Pentágono anunció siete sitios más, Tramo 2. Uno de los objetivos clave para el segundo tramo es probar la compartición del espectro con el sector privado; otro es incorporar protocolos de seguridad de «confianza cero». Esas bases son:

  • Estación Naval de Norfolk: redes 5G para la coordinación entre naves y la comunicación interna dentro de la nave.
  • Base conjunta Pearl Harbor-Hickam (Marina y Fuerza Aérea): «Preparación de la misión de la aeronave». Esto probablemente significa el seguimiento digital e incluso la predicción de las necesidades de mantenimiento de cada avión.
  • Base Conjunta de San Antonio (Fuerza Aérea y Ejército): Dos proyectos, uno «para evaluar el apoyo de realidad aumentada de mantenimiento y entrenamiento», el otro «para evaluar la red de experimentación de seguridad del núcleo 5G del DOD».
  • Base de la Fuerza Aérea de Tinker: «Compartir el espectro bidireccional, tanto en el DOD como en el sector comercial.» Eso suena como otra aplicación del mismo tipo de tecnología que se está probando en la Base Aérea Hill en Utah.
  • Fort Hood; Centro Nacional de Entrenamiento/Fort Irwin; y Campo Base del Cuerpo de Marines Pendleton: Los tres sitios explorarán «la conectividad inalámbrica para bases de operaciones avanzadas y centros de operaciones tácticas». Eso suena muy similar al trabajo que se está haciendo en Nellis para reducir y dividir los cuarteles generales. Sin embargo, aquí el foco está en las unidades tácticas de primera línea, no en los centros de mando del teatro de operaciones. Este es un ambiente aún más desafiante para la tecnología civil.

Ya se han hecho convocatorias formales para propuestas de libros blancos para las tres sedes de la Marina y el Cuerpo de Marines, Norfolk, Pearl Harbor y Camp Pendleton. En este caso, el Pentágono está trabajando con la industria a través de un consorcio público-privado llamado Warfare Research Project (IWRP), que celebró un día de la industria para los proveedores interesados el mes pasado.

Una vez que se hayan revisado los documentos, se usará la retroalimentación de la industria para refinar sus planes y hacer una solicitud final en enero o febrero, dijo Evans, con la adjudicación de contratos esperada para la primavera.

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.