Las monedas digitales programables pueden convertirse en un arma…

yuanA principios de este año, China inició un proyecto que llevaba mucho tiempo en marcha: una versión digital de su moneda, el yuan, en curso ahora en cuatro ciudades. El Gobierno considera que el experimento puede tener dos grandes beneficios: un desafío tangible a la ubicuidad mundial del dólar estadounidense y una forma de controlar cómo gastan su dinero los ciudadanos chinos.

Como moneda emitida oficial, el yuan digital puede manipularse y controlarse de varias maneras. Y lo que es más importante, es programable. Escribe The Wall Street Journal: “Pekín ha probado las fechas de caducidad para animar a los usuarios a gastarlo rápidamente, para los momentos en que la economía necesita un empujón”.

Aunque el concepto de una moneda que se infla/desinfla artificialmente según la demanda parece novedoso, tiene sus raíces (como tantos conceptos) en las teorías de un economista fallecido hace tiempo, un empresario alemán llamado Silvio Gesell, que fue testigo directo del crack financiero de Argentina de 1890, al que el desempleo, la pobreza y el estancamiento económico resultantes le convencieron de que algo tenía que cambiar. Estas crisis se producían, según su teoría, porque la gente acaparaba dinero por miedo y paralizaba los negocios, argumentaba Gesell; esto lo denominó “pobreza en medio de la abundancia”.

Para fomentar un gasto más rápido, desincentivar el ahorro y, por lo tanto, evitar más colapsos financieros catastróficos, Gesell propuso un dinero con fecha de caducidad. “La reforma monetaria como puente hacia el Estado Social”, su primera obra publicada, detallaba un sistema en el que los billetes de papel caducaban a menos que fueran sellados (renovados) por una tarifa. Esto significaba, en última instancia, que los poseedores de dinero incurrían en un coste de mantenimiento, que es el de conservar una moneda determinada. Debido a la tasa de renovación propuesta por Gesell, los ahorros tenían un tipo de interés negativo.

Lo llamó Freigold, o “dinero gratis”. Hablando de los beneficios percibidos de su sistema en El orden económico natural, Gesell escribió:

“Sólo el dinero que caduca como un periódico, que se pudre como las patatas, que se oxida como el hierro, que se evapora como el éter, es capaz de superar la prueba como instrumento para el intercambio de patatas, periódicos, hierro y éter. Porque     ese dinero no es preferido a las mercancías ni por el comprador ni por el vendedor. Entonces, nos desprendemos de nuestras mercancías por dinero sólo porque necesitamos el dinero como medio de cambio, no porque esperemos una ventaja de la posesión del dinero. Así que debemos empeorar el dinero como mercancía, si queremos mejorarlo como medio de cambio”.

En una época en la que las naciones seguían mayoritariamente el patrón oro, la idea de Gesell era poco ortodoxa (e impopular), que murió en 1930, sin haber visto realizado su sistema monetario.

Pero sólo dos años más tarde, en lo más profundo de la Gran Depresión, un puñado de ciudades pequeñas y medianas de Estados Unidos y Europa recurrieron a su propuesta para aliviar sus dificultades económicas. El caso más conocido fue el de la pequeña ciudad de Wörgl (Austria), en la que el funcionario municipal Michael Unterguggenberger convenció a Wörgl para que emitiera dinero sellado conocido como “Billetes de Compensación Certificados”.

El experimento llegó a ser conocido como el “Milagro de Wörgl”, lo que refleja el éxito de la ciudad en la reducción del desempleo y la relativa facilidad con la que Wörgl superó la Depresión en comparación con el resto de Austria. Hawarden (Iowa) y Anaheim (California), inspiradas por la experiencia de Wörgl, no tardaron en promulgar políticas similares.

Pero hay que decir que el experimento de Wörgl tuvo probablemente éxito porque, al igual que la propia moneda, tenía fecha de caducidad. Después de sólo un año, la ciudad puso fin al proyecto. Como escribió Jonathan Goodwin, “una vez que los impuestos atrasados estuvieran completamente pagados y cuando la gente hubiera pagado suficientes impuestos por adelantado para sentirse segura y cómoda (en algún momento dejarían de pagar por adelantado), el scrip perdería una parte clave de su atractivo”.

Por supuesto, incluso si el consumo impulsara el crecimiento económico (y hay una serie de argumentos tanto económicos como de reductio ad absurdum que señalan el defecto de ese concepto), la idea de un dinero que puede codificarse para que decaiga a tasas adaptables es desconcertante.

Los bancos centrales son planificadores centrales monetarios, y las numerosas críticas que se aplican a la planificación central en cualquier otro campo también se aplican aquí. Su insularidad, la vorágine de información a la que se enfrentan y la manipulación política dan lugar a una preponderancia de decisiones políticas erróneas, ineficaces o tardías, que provocan consecuencias imprevistas. A veces, esas consecuencias imprevistas se convierten en nuevas crisis, que exigen una mayor intervención política. Dada esta inevitabilidad, cualquier expansión de la armamentística política debe ser vista con profunda preocupación. Esto es válido para el yuan digital de China, el experimento de Wörgl y cualquier otro instrumento de política monetaria no convencional que se utilice ahora o en el futuro.

En el caso concreto de una moneda diseñada para la duración personalizable, las aplicaciones perniciosas vienen a la mente inmediatamente. Sin embargo, la medida en que éstas sean realizables depende de un cierto grado de teorización en cuanto a lo “orientable” que será el cambio programado del poder adquisitivo. (Dado que un sistema de este tipo requerirá en última instancia la eliminación del dinero en efectivo para ser plenamente eficaz, las advertencias asociadas a una política monetaria no convencional estrechamente relacionada, los tipos de interés negativos, se aplican también en este caso).

Una cuestión preliminar es hasta qué punto, o incluso si, la pérdida inducida de poder adquisitivo será comunicada por los ejecutores de la política monetaria. Es concebible que en algunos países la divulgación de una inminente operación de demora se difunda con mucha antelación e incluya detalles sobre el importe previsto del cambio; otros gobiernos pueden ser menos comunicativos. Es probable que esto se derive tanto del carácter autoritario del estado como de los objetivos políticos específicos. Además, mientras que en la década de 1890 el agricultor medio comprendía los conceptos básicos de la inflación y la deflación (debido a sus operaciones con cereales y otros productos básicos), puede ser difícil esperar lo mismo de los ciudadanos en la era moderna.

Al anunciar que el dinero se degradará en una cantidad discreta en un momento determinado, los individuos, las empresas y otras instituciones que posean dinero, de nuevo, suponiendo que estas políticas se apliquen sobre algo parecido a una base M3, tomarán decisiones basadas no en sus gustos y necesidades, sino en el deseo de convertir el dinero en otra forma en previsión de la pérdida de poder adquisitivo. El efecto de que los individuos y las grandes instituciones financieras seleccionen ciertos bienes como reservas de valor bajo el ajuste artificial al alza de la preferencia temporal crearía, como la mayoría de las otras formas de manipulación monetaria, inevitablemente distorsiones de precios y posiblemente escasez, dependiendo de la disponibilidad de bienes y servicios locales.

Si la capacidad de dirigir la demora fuera más precisa, las implicaciones serían mucho más crudas. Es concebible que las instituciones financieras puedan argumentar que su dinero (más precisamente, el dinero en sus cuentas) debería estar aislado de esas medidas políticas, creando así un sistema monetario corporativista: los consumidores y los actores económicos desfavorecidos luchando con pérdidas inventadas de poder adquisitivo, las élites económicas, sus empresas y otros favoritos de la corte recibiendo, o quedándose con, un poder adquisitivo sin obstáculos. Se deja a la imaginación del lector dónde se trazan exactamente las líneas entre los favorecidos y los no favorecidos, y las ocasiones en que se invocan. Un vistazo a la influencia que ejercen tanto los grupos de intereses especiales como las empresas en la política pública es instructivo.

Pero esto sólo abre la puerta proverbial. La historia está plagada de ejemplos de iniciativas políticas que, por muy nobles que sean sus intenciones o su diseño, se convirtieron en instrumentos contundentes de opresión generalizada.

¿Podría una característica de demora de una moneda digital programable, nominalmente diseñada para estimular el consumo y aumentar la velocidad monetaria, no convertirse en última instancia en un amplio instrumento punitivo? Podría servir como una forma intermedia de multa por delitos menores u otras sanciones legales: en lugar de confiscar una suma global, el saldo de la cuenta del infractor podría ser manipulado para una pérdida acelerada de poder adquisitivo. El argumento a favor de una medida de este tipo puede ser que castiga virtuosamente a los infractores, afectando a la salud de su saldo bancario al tiempo que “apoya la economía” o “fomenta el crecimiento económico”.

Aunque tienta a la especulación de un tenor particularmente orwelliano, uno puede imaginar, subrayo el término imaginar como distinto de predecir o esperar, ya que esto no es una teoría de la conspiración, la vinculación de cualquier cosa, desde la cobertura de seguro obligatorio hasta la vacunación o el voto obligatorio, para que se aplique bajo la amenaza de sanciones monetarias dirigidas individualmente. El hecho de que una medida de este tipo se incluya o no en la categoría legal de una Bill of Attainder sería también, probablemente, un asunto de considerable controversia.

Un estado que determine que su población no apoya suficientemente una campaña militar puede decidir que las dificultades no se están compartiendo lo suficiente: un ataque repentino y sin previo aviso a los saldos bancarios que provoque una pérdida inmediata de poder adquisitivo podría imponerse para alinear los intereses. ¿Podría la falta de consumo de ciertos bienes, por ejemplo, los nacionales frente a los extranjeros, desencadenar un recorte disciplinario de los saldos bancarios del infractor por parte del gobierno? De la misma manera que un ex presidente supuestamente usó el Servicio de Impuestos Internos para aterrorizar y acosar a los opositores políticos, una moneda digital programable actualmente inocua puede, con el tiempo, transformarse en nada menos que dinero armable.

China, al lanzar su proyecto del yuan digital, está atravesando un nuevo territorio en el ámbito de la planificación monetaria autoritaria. Desgraciadamente, puede que este esfuerzo no sea un experimento aislado durante mucho tiempo; ya hay funcionarios de la Reserva Federal de Estados Unidos que están investigando para construir y probar un dólar digital. De hecho, los bancos centrales de todo el mundo se muestran cada vez más abiertos a iniciativas políticas experimentales. Este proyecto en particular está todavía en sus inicios, pero una cosa es cierta, independientemente de las diferentes culturas o sistemas políticos: Los bancos centrales de todos los colores son propensos a las trampas de la planificación central y necesariamente infligirán consecuencias no deseadas a las poblaciones a las que sirven.

El dinero, en su forma más básica, es un facilitador insustituible del cálculo económico y un instrumento social que hace posible la cooperación a escala global. Las políticas del tipo que las monedas digitales programables introducen en el reino de las posibilidades, potencialmente dan un giro a éstas, introduciendo nuevas posibilidades de coerción intencional, y sistemática.

Fte. Blacklisted News (Fuente: AIER.ORG)

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.