Las armas inteligentes deben ser más inteligentes. Ningún misil debería derribar aviones civiles por error

RIM-66En enero, un artillero iraní, con material de origen ruso, disparó misiles tierra-aire (SAM) contra un avión de pasajeros ucraniano, matando a 176 personas. Cuando el hecho ocurrió, cerca de Teherán, las tensiones eran altas. Irán había atacado una base americana en respuesta a la muerte del líder militar iraní Qassem Soleimani. Las tripulaciones antiaéreas iraníes, nerviosas, esperaban represalias, y el artillero en cuestión probablemente pensó que estaba derribando un objetivo militar.

El incidente fue el cuarto, en el que un misil SAM guiado por radar destruía un avión civil por error. Estos accidentes ya han matado a 842 personas y, a medida que proliferen los SAM, es posible que se produzcan nuevas tragedias. Estas llamadas armas inteligentes no son lo suficientemente inteligentes. Pero con algunos cambios relativamente sencillos, el cuarto derribo accidental de un avión de pasajeros podría ser también el último.

Casi todos los aviones civiles tienen transpondedores que emiten una señal que muestra su altitud y la velocidad. El mero hecho de que un objeto en el cielo informe de esa información casi siempre significa que se trata de una aeronave civil, ya que los aviones y las armas atacantes no se anuncian electrónicamente.

La mayoría de los aviones también envían un mensaje llamado Modo C, que en lenguaje digital significa «Soy civil». Además, los nuevos transpondedores transmiten detalles sustanciales sobre el vuelo, un rico flujo de datos llamado ADS-B, que ningún atacante se ofrecería. A partir de 2020, los aviones americanos deben incorporar el ADS-B, mientras que la mayoría de las otras naciones están en el proceso de requerirlo.

Demasiados misiles de precisión contemporáneos son inteligentes sólo en el sentido de que son capaces de localizar y apuntar objetivos. La tecnología de localización de objetivos de los SAM de más alcance visual, como el Patriot de EE.UU. o el Tor ruso que emplea Irán, ha mejorado notablemente en las últimas décadas. Es decir, mayor alcance y precisión casi perfecta para destruir cualquier cosa alcanzada.

Sin embargo, estos avances tecnológicos no significan que los SAM de largo alcance tengan detalles sobre lo que están atacando. Las pantallas de los operadores de misiles pueden no mostrar señales de identificación de los aviones civiles. Cuando un objetivo está demasiado lejos para verlo, el artillero ve sólo un reflejo de radar, un blip. ¿Se trata de un avión lleno de turistas? ¿La primera oleada de un ataque sorpresa? El artillero puede tener que adivinar.

Si los sistemas SAM se diseñaran, o los que ya están en servicio, se actualizaran, para recibir e identificar las señales civiles de Modo C y ADS-B, los operadores podrían distinguir entre aviones civiles y militares.

Las pantallas podrían identificar claramente las aeronaves civiles y advertir de que no se les dispare, y los mecanismos de lanzamiento de misiles podrían exigir códigos de autenticación antes de aceptar un blip civil como objetivo. Algunos de estos avances están disponibles, pero todavía no se utilizan ampliamente. El fabricante de armas polaco Mesko, por ejemplo, ya está trabajando en un SAM que requiere un código de autenticación.

La mejora de la capacidad para comprender cuál es el objetivo no eliminaría la atrocidad deliberada, pero la innovación contribuiría en gran medida a evitar errores.

En 1988, el crucero Vincennes de la Armada de EE.UU. en el Golfo Pérsico, disparó un SAM de largo alcance al vuelo 655 de Iran Air, un vuelo de pasajeros programado. Los buques de guerra de EE.UU. e Irán se habían disparado mutuamente recientemente. Los investigadores descubrieron que el personal del Centro de Información de Combate (CIC) del buque había confundido las reflexiones del radar del avión de pasajeros, un Airbus, con las señales de una aeronave militar iraní, que no se acercaba, pero que iba en la misma dirección general que el vuelo de pasajeros.

Las pantallas de 1988 no mostraban a los oficiales tácticos la diferencia entre los blips que representaban las aeronaves civiles y los de las amenazas. Este fue el primer accidente de un moderno SAM de largo alcance. Doscientas noventa personas murieron.

Recientemente, estuve en el USS Wasp, un enorme buque de guerra americano. El CIC era lo que cualquier otro: una habitación sin ventanas, con un montón de pantallas, botones y joysticks con poca luz ambiental.

La electrónica del Wasp y de otros buques de la Armada ya puede distinguir entre los objetivos aéreos civiles y militares. Es decir, los barcos ya tienen lo que una convención internacional podría exigir de todos los misiles guiados por radar de largo alcance.

«Hubo mucho examen de conciencia después del incidente de Vincennes, mucha determinación de que esto no sucediera de nuevo», dice Greg Baker, el capitán del Wasp. El Vincennes mató a civiles por error; desde entonces, los sistemas de sensores de la Armada han sido mejorados significativamente. Por ejemplo, las pantallas ahora hacen que las aeronaves civiles parezcan visualmente diferentes de los posibles hostiles, la innovación que todos los artilleros deberían tener.

Otras unidades militares también están recibiendo estas mejoras tecnológicas. En febrero, el Pentágono comenzó a instalar el Patriot SAM, operado por el Ejército, en Irak. William Sharp, un portavoz del Ejército, me dijo que se ha añadido a las baterías del Patriot la capacidad de mostrar la señal del transpondedor de modo C «Soy un civil». El software de dirección de fuego de los misiles está programado para «interrogar» a cualquier objetivo enviando señales que piden a las aeronaves militares amigas que respondan con un código de identificación, mientras que solicitan a las aeronaves civiles que respondan en el Modo C. Si esto último ocurre, el sistema Patriot marcará el reflejo del radar como civil. Varios protocolos hacen que sea poco probable, aunque no imposible, que un atacante pueda engañar al Patriot, o a los SAM de la Marina, para que piensen que es civil.

Fte. Defense One

Acerca de Redacción El Radar 2483 Articles
Equipo de Redacción

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario