La política nuclear de Trump ha fracasado

Bomba nuclearReconocer los errores y las malas ideas que han socavado la estabilidad y la seguridad es el primer paso hacia la recuperación.

Mensajes contradictorios de los más altos niveles del gobierno. Falta de coordinación entre los funcionarios clave. Dejar de lado a los expertos con experiencia esencial. Fracaso en la preparación y minimización de sus consecuencias. Búsqueda de la solución rápida y dejación del trabajo duro para lograr el éxito del pueblo americano.

Estas son críticas que se han hecho a la respuesta fallida de la Casa Blanca a la pandemia actual, pero también son rasgos que se muestran vívidamente en el manejo fallido por parte de la Administración de un conjunto de asuntos aún más peligrosos: La seguridad nuclear de Estados Unidos.

Todos los desafíos nucleares a los que se enfrentan el país, incluyendo los que el Presidente Trump heredó y los que él mismo ha creado, están empeorando. El riesgo del uso, inestabilidad y de la proliferación de las armas nucleares sigue aumentando y las acciones que esta Administración lleva a cabo (o que ignora) están creando más caos que seguridad. Esta es la conclusión central de un nuevo informe de la American Nuclear Policy Initiative: “Blundering Toward Nuclear Chaos”: The Trump Administration After 3 Years”, con contribuciones de algunos de los más profundos expertos nucleares del país.

Lamentablemente, los riesgos nucleares actuales son mayores, sin importar donde se mire. Incluso en aquellas áreas en las que el Presidente y su equipo han establecido objetivos razonables, el enfoque defectuoso de la planificación, la deficiente aplicación de las políticas, la falta de priorización y el seguimiento inconsistente han llevado a un fracaso total en el logro de esos resultados declarados.

En ninguna parte se muestran con mayor claridad los fracasos de esta Administración, que en las complejas cuestiones nucleares de Irán y Corea del Norte. El Presidente Trump llegó al cargo criticando el acuerdo nuclear con Irán, afirmando que negociaría uno mejor. Y durante casi un año, su Administración le dijo a Europa que Estados Unidos quería un acuerdo mejor. Sin embargo, a pesar de algunos progresos iniciales, el Presidente abandonó cualquier diplomacia multilateral y se retiró del pacto nuclear con Teherán. El resultado era predecible: Irán ha relajado su compromiso con las principales restricciones nucleares y Estados Unidos tiene menos influencia con Europa, Rusia o China para lograr cualquier resultado tangible.

En Corea del Norte, la dinámica es diferente, pero los resultados son los mismos. Invertir en un juego de cumbres de alto riesgo y alta recompensa dejó a EE.UU. peor que con las manos vacías.

Corea del Norte continúa ampliando sus capacidades nucleares y de misiles, incluso mientras expande sus conexiones globales y su aceptación. Los esfuerzos diplomáticos de EE.UU. están completamente paralizados, y la presión de las sanciones duramente ganadas sobre Corea del Norte se erosiona día a día. La alianza con Corea del Sur es menos estable, y nuestra influencia sobre la del Norte y China es menor que nunca.

En ambos casos, las decisiones deliberadas y el exceso de confianza de la Administración Trump han aumentado el riesgo nuclear para Estados Unidos y sus aliados, y nos han dejado en una posición más débil para revertir el daño causado por el debilitamiento de nuestras alianzas y herramientas de seguridad establecidas.

El historial está igualmente desprovisto de progresos en la gestión de los riesgos nucleares con Rusia. La Administración estableció, lo que parece ser un objetivo razonable, incorporar a China al proceso de control, transparencia y reducción de armas. Pero en un paso, que ningún profesional experimentado cree que funcionará, Trump se niega a prorrogar el último New START Treaty, el pacto de reducción nuclear con Rusia, a menos que China se suba a bordo. Rusia y EE.UU. están cumpliendo plenamente con el acuerdo que limita los números estratégicos de ambos países bajo verificación efectiva. Sin embargo, en lugar de aceptar la extensión incondicional del pacto de Rusia durante cinco años, un paso que beneficiaría decididamente la seguridad y estabilidad de EE.UU., Trump ha vinculado la extensión a su apuesta por China. Al mismo tiempo, Trump parece haber acogido con satisfacción una nueva carrera de armamentos con Rusia, y está tratando de acelerar la ya costosa modernización de las fuerzas nucleares de Estados Unidos y ha desplegado una nueva arma nuclear de menor potencia y más utilizable, que reduce el umbral del uso nuclear. Sin un equipo de negociación o estrategia, las perspectivas de estabilidad nuclear se están desvaneciendo día a día.

En estas y otras áreas, las tendencias son abrumadoramente negativas. Lamentablemente, estas tendencias no pueden ser revertidas rápidamente. Las decisiones políticas y el comportamiento de la Administración han socavado la credibilidad y las asociaciones de larga data de Estados Unidos. Y lo que es peor, las capacidades necesarias para lograr el éxito nuclear, desde una comunidad de inteligencia efectiva hasta un servicio exterior y civil de confianza, que haga el trabajo duro de la seguridad nuclear, han sido todas socavadas y descuidadas. La memoria muscular de la seguridad nuclear se está erosionando, y llevará años repararla.

Todo presidente tiene el derecho de establecer una política nuclear. Pero al adoptar una estrategia de disrupción, y debilitar las habilidades y herramientas necesarias para lograr el éxito, esta Administración ha hecho que América sea menos segura.

Desde cualquier punto de vista, todos los desafíos nucleares a los que se enfrenta Estados Unidos han empeorado en los últimos tres años, y sólo un cambio de política y de proceso puede revertir estas tendencias. Ninguno de los problemas a los que nos enfrentamos tiene soluciones fáciles, pero reconocer que la política actual ha fracasado es el primer paso necesario para adoptar objetivos más realistas y alcanzables y poner en marcha los medios y enfoques para lograrlos.

Fte. Defense One (Jon Wolfsthal)

Jon Wolfsthal es asesor senior de Global Zero y ex director senior del National Security Council for Arms Control and Nonproliferation. Coordina la American Nuclear Policy Initiative.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.