La respuesta a algunos de los problemas del Ejército podría ser la ingeniería inversa

El Ejército de EE.UU. ha adjudicado a la CACI empresa una orden de trabajo por valor de hasta 443 millones de dólares, para combatir las amenazas originadas en tecnologías comerciales adaptadas al campo de batalla, como los artefactos explosivos improvisados y los aviones no tripulados.

El encargo se centra en la creación de prototipos, la replicación y la exploración de las amenazas comerciales emergentes que se encuentran en todo el mundo, a través de la ingeniería inversa, según se indica en un comunicado de prensa. La adjudicación ha sido otorgada por la Army’s Combat Capabilities Development Command’s (CCDC) Command, Control, Computers, Communications, Cyber, Intelligence, Surveillance and Reconnaissance (C5ISR) Center’s Intelligence and Information Warfare Directorate.

Peter Scuccess, director ejecutivo de programa de CACI, dijo a C4ISRNET el 10 de septiembre que, estas tecnologías se aplican específicamente a los artefactos explosivos improvisados y a los sistemas aéreos no tripulados.

Scuccess dijo que las fuerzas avanzadas pueden examinar físicamente estos dispositivos o cualquier sistema electrónico. Entonces el Advanced Aggregate Data Extractor o AADE, puede recoger las firmas electrónicas de los dispositivos para ser analizados remotamente y después proporcionar una contramedida a las fuerzas.

Scuccess agregó que el plazo para desarrollar contramedidas dependerá de la urgencia y gravedad de la necesidad, pero que el tiempo de respuesta podría ser de semanas o meses.

Además, Scuccess dijo que CACI puede construir maquetas de sistemas enemigos, que podrían verse en el teatro como una forma de desarrollar contramedidas para ellos.

“El enemigo modifica los productos disponibles en el mercado. La experiencia única y la tecnología crítica que CACI proporciona, ayudará al Ejército a derrotar estas amenazas asimétricas”, dijo John Mengucci, Presidente y Director Ejecutivo de CACI.

Fte. C4ISRNET