La política exterior del Reino Unido después de la COVID-19

Boris JohnsonEs probable que la política exterior del Reino Unido, después del coronavirus, se vea impulsada por algunos factores económicos cruciales. Por un lado, que trabaje estrechamente con países como EE.UU., Japón, Australia e India para reducir su dependencia de China. Por otro, no puede confiar totalmente en EE.UU. para lograr sus objetivos económicos, dada la imprevisibilidad del Presidente Donald Trump.

El Reino Unido tiene que mirar a los nuevos acuerdos de libre comercio Free Trade Agreements (FTA’s) y también formar parte de otros, como el Trans Pacific Partnership que le permitiría diversificar sus cadenas de suministro

Importantes decisiones económicas del Reino Unido que influyen en sus lazos económicos con China

El Reino Unido ha tomado algunas medidas importantes con miras a aumentar la autosuficiencia y reducir la dependencia de China, habida cuenta de los cambios en el entorno.

El gobierno de Boris Johnson ha creado un comité ” Project Defend ” para estudiar la dependencia económica de países hostiles (con un énfasis específico en China), especialmente en lo que se refiere a las importaciones sensibles. Basándose en las conclusiones de este informe, trabajará para la reubicación de las empresas farmacéuticas. Aunque cambiar las cadenas de suministro de la noche a la mañana puede no ser una tarea fácil, es una decisión importante que ha tomado la Administración de Boris Johnson.

La reciente decisión del Reino Unido sobre Huawei

La Administración de Boris Johnson también ha adoptado recientemente la decisión de reducir a cero la participación de Huawei en la red 5G para 2023. En enero de 2020, Boris Johnson había dado luz verde a la participación de la empresa china en el elemento “no básico” de la red 5G, con importantes restricciones, así como un tope del 35% de la cuota de mercado. Esta decisión provocó críticas de una sección de los políticos del Partido Conservador, que durante mucho tiempo han argumentado que se debe ser cauteloso, con respecto a los estrechos vínculos económicos con China, ya que esto tiene graves implicaciones de seguridad.

La administración Trump también ha expresado su descontento con la administración de Boris Johnson, que ya habían expresado su descontento, diciendo que esta decisión podría tener un impacto en la cooperación en materia de seguridad entre ambos países.

Tras la pandemia de coronavirus, los vínculos entre el Reino Unido y China se han deteriorado (altos funcionarios del gobierno de Johnson han criticado a China por ocultar información con respecto al brote de la pandemia), y la decisión de Johnson fue impulsada por dos factores: uno, la creciente presión de los diputados conservadores que habían amenazado con votar en contra de la decisión del gobierno; y, en segundo lugar, el hecho de que el Reino Unido está dispuesto a seguir adelante con el FTA con EE.UU. (en este sentido EE.UU ha instado al Reino Unido a elegir entre ambos).

Además, las recientes sanciones estadounidenses impuestas a Huawei también han influido en la decisión de Johnson de reducir la participación de Huawei para 2023 (la administración Trump ha hecho obligatorio que los fabricantes extranjeros que usen los obtengan una licencia antes de poder vender chips a Huawei.

Red D 10

Curiosamente, el Reino Unido también ha propuesto que un grupo de 10 países, denominados D10, se unan para ofrecer una alternativa a la red 5G de Huawei y otras tecnologías con el fin de reducir la dependencia de China. El grupo propuesto debería estar formado por EE.UU., Reino Unido, Japón, Corea del Sur, India, Nueva Zelanda y Australia,

Por lo tanto, el Reino Unido ha tomado la delantera para proporcionar una alternativa. Significativamente, Trump también ha declarado, que está dispuesto a ampliar el G7 y no incluir a la India, Corea del Sur, sino a Rusia.

El Reino Unido también está dispuesto a desempeñar un papel importante en el TPP

Mientras que, por un lado, el Reino Unido está tratando de reducir su dependencia de China, uniendo sus fuerzas a las de Estados Unidos y países afines, también está tratando de ser miembro del Comprehensive and Progressive Agreement for Trans Pacific Partnership (TPP), que consta de 11 miembros (Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelandia, Perú, Singapur y Vietnam).

La idea del TPP fue propuesta por el ex presidente, Barack Obama, aunque la primera decisión tomada por Trump fue retirarse de él. Japón ha estado jugando un papel importante en el CPTPP, dada su importancia estratégica. También se están haciendo esfuerzos para expandir su participación, de modo que se reduzca la dependencia de China.

El Reino Unido se enfrenta a numerosos desafíos, mientras que por un lado necesita remodelar su relación económica con China, por otro, esto no puede hacerse de la noche a la mañana, por lo que mejorar los FTAs y unirse a la CPTPP es importante en este contexto.

Desde una perspectiva puramente estratégica, la relación entre el Reino Unido y Estados Unidos ha sido importante y, con Johnson y Trump al timón, y la creciente convergencia de actitudes con respecto a China, es probable que se refuerce aún más (aunque podría haber diferencias tanto en cuestiones económicas como geopolíticas).

La idea de la agrupación D10 propuesta por el Reino Unido también ha enviado un claro mensaje de que, a pesar de los numerosos problemas económicos, el Reino Unido está deseando surgir como un importante actor, por derecho propio, en el orden mundial posterior a la guerra.

Fte. Modern Diplomacy (Tridivesh Singh)

Tridivesh Singh Maini es una analista de política con sede en Nueva Delhi, asociado a The Jindal School of International Affairs, OP Jindal Global University, Sonipat, India

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.