La OTAN pone en marcha nuevos esfuerzos tecnológicos y de reparto de cargas

OTAN“No es ningún secreto que durante los últimos cuatro años hemos tenido algunos debates difíciles dentro de la OTAN”, dijo el Secretario General Stoltenberg. “Pero ahora miramos al futuro, y el futuro es que ahora contamos con una administración en Estados Unidos”.

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, pidió hoy cambios radicales en la forma en que la Alianza paga los despliegues de tropas y protege su base tecnológica contra la inversión extranjera, preparando el escenario para la primera gran reunión del grupo en 2021.

Stoltenberg anunció una nueva Iniciativa de Innovación en Defensa que “promoverá la interoperabilidad e impulsará la cooperación transatlántica en materia de innovación en defensa”, al tiempo que pidió una revisión más estrecha de las posibles inversiones chinas y rusas en sectores críticos de la industria de defensa, en una reunión informativa con periodistas antes del inicio de una conferencia de dos días de ministros de defensa de la OTAN en Bruselas,

Todavía no está claro el grado de concreción de estas ideas, pero la agenda presentada por Stoltenberg sugiere que está asumiendo algunas de las agudas críticas lanzadas a la Alianza por el ex presidente Trump y las administraciones anteriores. El gobierno de Biden ha señalado que también espera que la OTAN dé un paso adelante, aunque en términos más diplomáticos.

Tomando una página del trabajo realizado en el Pentágono y el Departamento de Estado en los últimos años para proteger las industrias críticas de la inversión china, Stoltenberg pidió una “revisión anual de las vulnerabilidades en las infraestructuras y tecnologías críticas de la alianza, incluidas las derivadas de la propiedad e influencia extranjeras”.

Este esfuerzo podría ser un equivalente transatlántico a la labor del Pentágono para acabar con la posible financiación china en el sector tecnológico estadounidense, concretamente en las empresas que trabajan con las compañías de defensa estadounidenses.

El trabajo recibió un sello de aprobación del equipo de Biden la semana pasada cuando Ely Ratner, un alto asesor del Secretario de Defensa Lloyd Austin y designado para dirigir el nuevo Grupo de Trabajo sobre China del Departamento de Defensa, dijo que la cuestión de la competencia tecnológica en el sector de la defensa “es de creciente importancia en la relación entre Estados Unidos y China [y] una gran prioridad para su Administración”.

Stoltenberg también dio prioridad a un nuevo esfuerzo para “preservar nuestra ventaja tecnológica”, estableciendo una Iniciativa de Innovación en Defensa de la OTAN “para promover la interoperabilidad e impulsar la cooperación transatlántica en materia de innovación en defensa”.

Dado que algunas de las innovaciones más importantes en materia de IA, tecnologías autónomas y no tripuladas y computación proceden de pequeñas empresas comerciales, Stoltenberg señaló claramente que quiere que la OTAN colabore con estas pequeñas empresas.

“Creo que la OTAN puede desempeñar un papel en la ayuda a las empresas de nueva creación y en la colaboración con el sector privado, ya que buscamos fortalecer aún más nuestras inversiones y el desarrollo de estas nuevas tecnologías”, dijo.

Si el Cuartel General de la OTAN destina más dinero a la innovación, podrá orientar esas inversiones hacia tecnologías que pueda emplear toda la Alianza, en lugar de que los países vayan por libre. “Tenemos que evitar una brecha tecnológica entre los aliados”, dijo Stoltenberg. “Celebro, por supuesto, que los aliados estén invirtiendo más en nuevas tecnologías, pero tenemos que asegurarnos de que cada vez tengan capacidades cada vez más avanzadas”, para poder integrarse en toda la fuerza internacional.

En su etapa como secretario general, Stoltenberg soportó varias rabietas de Trump sobre el gasto y el reparto de cargas, siendo la más significativa la actuación del ex presidente en la cumbre de la OTAN de 2018, cuando sembró el caos en el evento al exigir a los aliados un aumento inmediato del gasto en defensa.

Esas fueron lecciones difíciles de asimilar, pero subrayaron una frustración estadounidense latente con el lento ritmo de la reforma europea. Sin embargo, parecen ser lecciones que Stoltenberg está tratando de moldear en el cambio.

Dijo que espera que nueve de los 30 miembros de la OTAN alcancen el punto de referencia de destinar el 2% de su PIB a su propia defensa este año, marcando el séptimo año consecutivo en que los presupuestos de defensa aliados aumentan en general, una tendencia que obviamente precede a las rabietas de Trump.

La cuestión del reparto de la carga no ha sido solo una queja estadounidense, en particular cuando se trata de los nuevos grupos de combate que la OTAN ha establecido en Estonia, Letonia y Lituania, junto con los despliegues en Afganistán e Irak, que han recaído en su mayoría en un puñado de países más grandes para la dotación, el equipamiento y la financiación.

Esos despliegues son financiados por los países que aportan tropas, algo que Stoltenberg quiere cambiar. Pedir que la OTAN comience a financiar estas misiones, en lugar de que los países individuales asuman los costes, es una forma de repartir la carga entre toda la alianza, dijo Stoltenberg, al tiempo que anima a los países más pequeños a suministrar tropas.

Sugiriendo que el hecho de que la última Administración no afirmara que EE.UU. cumpliría con el artículo 5, el mecanismo de autodefensa colectiva, pilar básico de la Alianza, es una herida que no ha cicatrizado del todo, Stoltenberg sugirió que compartir estas cargas “demostrará un compromiso con el artículo 5, con la disuasión y la defensa, lo que reforzará nuestra unidad política, porque ésta se basa en nuestro compromiso de defendernos y protegernos mutuamente”.

Preguntado específicamente sobre el legado de los años de Trump en la Alianza, Stoltenberg sugirió que 2021 y la Administración de Biden representan una nueva oportunidad para la OTAN, que él quiere aprovechar.

“No es ningún secreto que en los últimos cuatro años hemos tenido algunas discusiones difíciles dentro de la OTAN”, dijo. “Pero ahora miramos al futuro, y el futuro es que ahora tenemos una administración en Estados Unidos que está fuertemente comprometida con el vínculo transatlántico, con la OTAN, con Europa y Norteamérica trabajando juntos. Me alegro de ello. Y he hablado con el Presidente Biden en dos ocasiones desde las elecciones y en ambas conversaciones ha sido muy firme, muy claro en la importancia de reconstruir las alianzas, y fortalecer aún más la OTAN”.

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.