La OTAN examinará los efectos del cambio climático en las aguas del Ártico

MiniULa OTAN considera que la inversión continua en plataformas autónomas, inteligencia artificial y big data es fundamental para comprender cómo el deshielo del océano Ártico afectará a las operaciones militares, la planificación y las infraestructuras en el Alto Norte.

Los científicos del Center for Maritime Research and Experimentation (CMRE) de la Alianza quieren emplear vehículos submarinos autónomos (AUV) para asegurarse de tener muestras continuas y sostenidas de la región del Ártico. Las inversiones en IA serán fundamentales para garantizar que esos sistemas permanezcan en funcionamiento durante largos periodos de tiempo en unas condiciones cambiantes, pero todavía austeras, dijo Catherine Warner, directora del CMRE.

“Tenemos que mejorar la autonomía y la inteligencia artificial de nuestros sistemas”, dijo Warner en una mesa redonda virtual con periodistas el 5 de agosto. “Tenemos que mejorar la inteligencia, de modo que, si hay algo mal, al igual que con el Rover en Marte, si sabe que hay algo mal en sí mismo, que pueda enviar los códigos de error de vuelta a casa para que podamos tratar de arreglarlo de forma remota”.

El CMRE, que depende de la NATO Science and Technology Organization (STO), lleva décadas recogiendo datos de las aguas mundiales, probando la propagación del sonido y la acústica, e intentando correlacionar esa información con la profundidad, la salinidad y la temperatura del agua, señaló Warner. Esta larga experiencia en el ámbito marítimo sitúa al centro en una posición única para apoyar un elemento clave de la agenda 2030 de la OTAN: convertirse en la principal organización internacional para entender y adaptarse al impacto del cambio climático en cuestiones de seguridad.

La National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) ha revelado recientemente que la pérdida de hielo de la capa de hielo de Groenlandia se ha multiplicado por siete en casi tres décadas, pasando de 34.000 millones de toneladas al año entre 1992 y 2001, a 247.000 millones de toneladas al año entre 2012 y 2016. Este es uno de los varios factores que contribuyen al aumento del nivel del mar en el mundo, según la Agencia.

Mientras tanto, el interés geopolítico en el Ártico también ha aumentado en los últimos años, lo que ha llevado a países como Estados Unidos, Rusia, China y otros a aumentar sus inversiones militares y a intentar hacerse un hueco en esta zona de gran riqueza de recursos. El aumento de Moscú, en particular, ha llevado a algunos países árticos de la Alianza a presionar a la OTAN para que se concentre más en la región.

En la década de 1980, el CMRE recopiló una cantidad significativa de datos ambientales en la brecha de Groenlandia, Islandia, Reino Unido (GIUK) del norte del Océano Atlántico, y ha regresado a ese sitio varias veces desde 2017, dijo Warner. Su aventura más reciente, bautizada como Nordic Recognized Environmental Picture 2021 (NREP21), tuvo lugar el pasado mes de julio a bordo del buque de investigación a medida del CMRE, el Naval Research Vessel Alliance.

En los últimos años, el centro ha observado “grandes cambios en las características del océano desde los experimentos que realizamos hace 20 o 30 años”, dijo Warner. Esos cambios tendrán un impacto significativo en los desafíos geopolíticos, de defensa y de seguridad en esa región, señaló.

El Centro, junto con otras partes interesadas de la OTAN, desarrolló una estrategia científica y tecnológica para el Ártico 2021-2030 con el fin de ayudar a identificar los factores medioambientales críticos y las áreas de la región que necesitarían ser vigiladas y pronosticadas. La estrategia será un documento vivo, que se revisará cada año para que sus autores puedan añadir o eliminar componentes a medida que cambien las prioridades o se produzcan nuevos avances en la investigación, dijo Alberto Álvarez, jefe de la sección de conocimiento medioambiental y eficacia operativa del CMRE.

Parte de la estrategia se centrará en el desarrollo y la preparación de plataformas autónomas y otras tecnologías que puedan ayudar a controlar estas condiciones cambiantes, señaló Álvarez. Gestionar la salud de estas plataformas dirigidas a distancia es “un reto muy grande” que el centro debe superar, añadió.

Fte. C4ISRNET