La nueva visión del U.S. SPACECOM tiene como objetivo la “superioridad espacial”

SPACECOM“Debemos realizar operaciones ofensivas y defensivas totalmente integradas en todos los componentes de la defensa nacional, así como con nuestros socios”, afirma el General del Ejército James Dickinson, comandante del SPACECOM.

En su nueva Commander´s Vision, el jefe del Space Command afirma que su nuevo objetivo es liderar la lucha para evitar que los adversarios inutilicen o destruyan los activos espaciales estadounidenses.

“El público al que va dirigido es tanto interno como externo”, me dijo ayer el general del ejército James Dickinson en una entrevista. “Internamente, el objetivo es establecer el escenario para que el personal del SPACECOM desarrolle y mantenga una mentalidad de combate, necesaria para los retos de nuestra misión en este nuevo dominio del conflicto”.

La clave de esta visión es lograr la “superioridad espacial”, un término complicado para el público y los aliados de EE.UU., pero en el lenguaje militar “superioridad” significa simplemente ser capaz de hacer uso del dominio y evitar que el enemigo haga lo mismo. “Debemos tener operaciones ofensivas y defensivas totalmente integradas en todos nuestros cuerpos, así con nuestros socios”, me dijo. “Y creo que es el trabajo combinado y la experiencia lo que realmente nos permite proyectar ese poder, necesario para disuadir y derrotar a nuestros adversarios”.

“Le diré que, de cara al exterior, el objetivo es fomentar, realmente, una amplia comprensión por parte del Departamento de Defensa de la diferencia entre los requisitos y objetivos de la misión del nuevo Space Command, en comparación con la de nuestro anterior predecesor, ese mando de 1985 a 2002”, dijo. La diferencia radica en que, en su nueva encarnación, el SPACECOM no se limita a proporcionar capacidades espaciales a otros, sino que también lleva las riendas de la realización de operaciones de combate para defender los activos espaciales estadounidenses.

Dickinson subrayó que es “fundamental, francamente, como nuevo mando de combate, garantizar que los imperativos de nuestra misión sean, en mis palabras, muy claros para nuestros combatientes del SPACECOM, para nuestros socios y aliados, para el pueblo estadounidense y para nuestros adversarios y competidores”.

“Creo que el documento también es valioso para el público en general, principalmente para que se dé cuenta de que el espacio es fundamental para nuestra forma de vida. Dadas las amenazas a las que nos enfrentamos en este ámbito, merece la pena que centremos nuestros esfuerzos en protegerlo y defenderlo”, añadió.

En una clara señal a la Casa Blanca de Biden, Dickinson me dijo que, espera que este año incluya “la defensa y el apoyo continuos de los Jefes a nivel nacional en la empresa espacial”.

Superioridad espacial y combate

El manifiesto de ocho páginas de Dickinson, “Never A Day Without Space: Commander’s Vision”, facilitado a Breaking Defense se presentó recientemente al SPACECOM. Será la ” línea de partida ” para el desarrollo futuro de las orientaciones de planificación del SPACECOM, los planes de campaña, los planes operativos y otros documentos organizativos necesarios para el funcionamiento del Combatant Command, que tiene 18 meses de existencia, explicó Dickinson.

La insistencia del general en la necesidad de realizar operaciones tanto “ofensivas como defensivas” para lograr la superioridad espacial no es nueva, aunque inquiete a algunos expertos en seguridad estadounidenses, incluidos algunos demócratas del Congreso. Es una de las primeras cosas que su predecesor, el general de la Fuerza Aérea Jay Raymond, que ahora dirige la Fuerza Espacial, dejó claro cuando se creó el SPACECOM en agosto de 2019.

De hecho, a pesar de la reciente retórica exagerada sobre que el espacio vuelve a ser un “dominio de guerra” debido al desarrollo de armas que matan satélites por parte de China y Rusia, Estados Unidos consideró oficialmente el espacio como un campo de batalla potencial ya en 1976 bajo la administración Ford, dijo Brian Weeden, jefe de planificación de programas de la Secure World Foundation y ex oficial de la Fuerza Aérea, en un correo electrónico. Brent Scowcroft, entonces asesor de seguridad nacional del presidente Ford, emitió el 7 de julio una directiva de decisión presidencial (PDD) (ahora parcialmente desclasificada) “sobre la necesidad de mejorar las medidas de resistencia/defensa contra las amenazas hostiles”, explicó Weedon, en concreto los desarrollos antisatélites soviéticos.

“El problema es que nunca llegamos a hacerlo y estas decisiones políticas fueron todas clasificadas u ocultadas al público por razones políticas”, dijo Weeden. “El gran cambio que hizo la Administración Trump fue declarar públicamente el espacio como un dominio de lucha bélica, lo que permitió que muchas más agencias tomaran medidas en esa dirección”.

En su intervención en el Mitchell Institute el martes, el propio Dickinson señaló que el espacio ha formado parte de las operaciones militares desde los albores de la era espacial. Sin embargo, dijo, “la cuestión ahora es cómo vamos a integrar las capacidades militares tradicionales de otros dominios en las operaciones de lucha espacial. Esa será la verdadera prueba de cómo ejecutaremos, colectivamente las Fuerzas Armadas de EE.UU., las directivas esbozadas en el Unified Command Plan para proteger y defender nuestros intereses y los de nuestros aliados en el espacio”.

Unified Command Plan and Missions (Plan de Mando Unificado y Misiones)

Como los lectores de Breaking D fueron los primeros en enterarse, el UCP revisado enviado por el Jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, al Presidente Trump incluía una serie de cambios diseñados para delinear el papel del SPACECOM, designado como un nuevo mando geográfico, con un área de responsabilidad (AOR) desde 100 kilómetros por encima de la Tierra hasta, bueno, el infinito y más allá en teoría, con respecto a los otros 10 Mandos Combatientes. Esto incluye dar al SPACECOM el liderazgo en la decisión de quién tiene prioridad en el uso de los satélites de comunicaciones durante el combate, y qué objetivos de alerta de misiles y sensores de vigilancia espacial se les asigna para monitorearlos. Trump firmó la revisión del UCP 2020 el 13 de enero, según confirmó un portavoz del Joint Staff.

El UCP (aunque ya no es clasificado, está etiquetado como For Official Use Only y no está disponible al público) también incluye nuevas responsabilidades del SPACECOM para las responsabilidades globales, como el “gestor global de sensores” y el “gestor global de ancho de banda de satélites”. La gestión global de sensores se refiere a la adecuación de las capacidades de los innumerables sensores que contribuyen a la conciencia del dominio espacial y a la alerta de misiles a misiones específicas. Del mismo modo, el trabajo de gestión global del ancho de banda SATCOM requiere que SPACECOM proporcione servicios a los comandantes y a las tropas sobre el terreno, pero también que proteja y defienda las capacidades de los satélites.

Dickison explicó durante su conversación con el decano del Mitchell Institute, Dave Deptula, que SPACECOM tiene ahora tres misiones principales: “Una, nuestra misión duradera e infalible para permitir las operaciones de combate en otros ámbitos. Dos, nuestra futura misión como gestor global de SATCOM y gestor global de sensores. Y tres, nuestra nueva misión actual que nos obliga a luchar y ganar en el dominio espacial para proteger y defender nuestros intereses allí.

“Además, este ámbito de lucha está creciendo, y este AOR es, con mucho, el más grande y está creciendo cada día”, añadió.

Mando apoyado vs mando de apoyo

Dickinson me dijo que es muy importante que los civiles y otros servicios del Pentágono, así como para el Congreso, qque comprendan que “la novedad es que no sólo tenemos la responsabilidad permanente de proporcionar apoyo a los combatientes en tierra, como he dicho, desde el terreno más elevado hasta la última milla táctica, sino que ahora somos un mando “apoyado” en algunas de las misiones de “protección y defensa” que realizamos en la órbita”.

otros mandos de Combate que tienen capacidades o activos dentro de su área de operaciones que necesitaremos para, o de los que dependeremos para, realizar nuestra misión en órbita”, dijo Dickinson a Mitchell.

Sin embargo, a pesar de la nueva UCP, Dickinson se mostró tímido conmigo sobre cómo se toman realmente las decisiones sobre quién apoya a quién y en qué nivel de la jerarquía militar estadounidense. “Las decisiones de mando residen en el Combatant Commander”, dijo, aunque “muchas de esas decisiones pueden tomarse muy por encima de nosotros dependiendo de la situación”.

Parte de esto, dijo, se debe a que tales detalles permanecen clasificados. Sin embargo, varias fuentes íntimamente familiarizadas con estas cuestiones me dicen que un gran problema es que sencillamente, aún no se ha codificado ningún acuerdo sobre cómo se tomarán esas decisiones. Se espera que el inminente Joint Warfighting Concept, en el que el espacio desempeña un papel fundamental, aclare en cierta medida estas cuestiones.

Dijo al Instituto Mitchell que ser un mando de apoyo a los demás CoComs significa “que proporcionamos las áreas de misión espacial o los servicios que hemos prestado durante años y años: comunicaciones por satélite y GPS, por ejemplo”. Esta responsabilidad recae principalmente en el General de División DeAnna Burt, que ha sido nombrada comandante del SPACECOM en la Base Aérea de Vandenberg, en California. Este mando proporciona el apoyo diario a las operaciones globales.

La misión de “proteger y defender”, que incluiría cualquier acción ofensiva en un conflicto, es llevada a cabo por la Joint Task Force Space Defense, comandada por el General de Brigada Tom James. “En esa área de misión en particular, como puede imaginar, habrá oportunidades o habrá circunstancias en las que dependeremos de otros Comandos de Combate que tienen capacidades o activos dentro de su área de operaciones que necesitaremos para, o de los que dependeremos para, realizar nuestra misión en órbita”, dijo Dickinson a Mitchell.

En realidad, el proceso para determinar qué Mando de Combate tiene acceso prioritario a los activos espaciales no es una cuestión nueva: esas eran las preguntas que tenía que responder el Mando Estratégico (STRATCOM) cuando era responsable de las operaciones espaciales antes de que se creara el último SPACECOM. De hecho, esa cuestión de la prioridad, en este caso para qué objetivos fijan los satélites de espionaje de EE.UU. en qué momento, ha sido una perenne manzana de la discordia entre los mandos militares y la National Reconnaissance Office (NRO). Resolverlo es una de las tareas del National Space Defense Center, que depende de la Joint Task Force Space Defense de James.

En cuanto a cuándo Dickinson puede solicitar, por ejemplo, un ataque contra los inhibidores enemigos que bloquean los satélites de comunicaciones militares, sólo dijo que hay muchos precedentes que seguir a medida que el SPACECOM madura de cómo los otros Commands han tomado esas decisiones. Además, dijo, los ejercicios para elaborar esas decisiones ya se están incorporando a los Globally Integrated Exercises iniciados por el predecesor de Milley, el general Joe Dunford, en 2018, para mejorar la integración entre dominios y entre AOR en el futuro conflicto globalizado de todos los dominios.

Organización y tareas

Dickinson me dijo que para garantizar que las capacidades espaciales se integren plenamente en las operaciones militares estadounidenses, el SPACECOM está colocando “elementos de planificación integrados” dirigidos por un O6 (coronel de la Fuerza Aérea, del Ejército de Tierra o del Cuerpo de Marines, o un capitán de navío de la Armada) en cada uno de los demás Mandos Combatientes. Estos oficiales no tendrán autoridad para tomar decisiones de mando, sino que facilitarán el uso de los recursos espaciales y “proporcionarán un flujo de información bidireccional” entre el SPACECOM y los demás mandos. Unos siete de ellos ya están en funcionamiento, dijo.

Los documentos de la Commander´s Vision exponen lo que Dickinson considera las cinco tareas clave de sus fuerzas para permitir que el SPACECOM florezca como parte de la fuerza conjunta:

  • Comprender a nuestros competidores. Dickinson dijo a Mitchell: “Tenemos que entrenar a esos combatientes para que superen a nuestros enemigos, y tenemos que innovar, utilizando enfoques audaces como el pensamiento disruptivo”.
  • Construir el mando para competir y ganar. Dickinson me dijo que dos de las cinco tareas clave “mencionan intencionadamente a los combatientes espaciales que necesitamos tener para ganar el dominio espacial”. Los subcomponentes de esta tarea enumerados en el documento de visión son:
  • Alcanzar la plena capacidad operativa (preguntado sobre el calendario durante la conversación del Instituto Mitchell, Dickinson se negó a dar una respuesta sobre cuándo sería eso, diciendo que dependería de una serie de “condiciones”).
    • Mantener una cultura de combate
    • Adaptación a un entorno estratégico dinámico y cambiante.
  • Mantener las relaciones clave. Esto incluye, de manera crucial, a los aliados, dice Dickinson. Le dijo a Mitchell: “Debemos unirnos en torno a una narrativa convincente centrada predominantemente en el concepto de que trabajamos activamente para conservar y reforzar nuestra superioridad espacial. Esa narrativa también debe promover un comportamiento responsable, comportamientos responsables en el espacio durante largos períodos de tiempo para que gradualmente se conviertan en normas internacionales.”
  • Mantener la superioridad digital. Dickinson dijo a Mitchell: “Debemos evolucionar las operaciones cibernéticas para mantener una postura ágil y resistente, y debemos invertir en tecnologías que cambien el juego para incluir la inteligencia artificial y el aprendizaje automático.”
  • Integrar las organizaciones comerciales e interinstitucionales. Fomentar un mejor uso de las capacidades comerciales ha sido un Santo Grial para los líderes de la seguridad nacional espacial de EE.UU., en todo el Departamento de Defensa, en la Fuerza Aérea, en la Fuerza Espacial y dentro de la Comunidad de Inteligencia. En particular, es el sello distintivo de la Space Force Enterprise SATCOM Vision firmada el pasado mes de febrero.

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.