La modernización de la Armada china y sus implicaciones para EE.UU.

Conflicto territorial en el mar de la China meridional
Conflicto territorial en el mar de la China meridional

En una era de renovada competencia entre grandes potencias, el esfuerzo de modernización militar de China, incluyendo la de su marina, se ha convertido en el principal foco de atención de la planificación y el presupuesto de defensa de Estados Unidos. La Armada, que China ha estado modernizando constantemente durante más de 25 años, desde principios a mediados de la década de 1990, se ha convertido en una formidable fuerza militar regional en los mares cercanos a China, y está llevando a cabo un número creciente de operaciones en aguas más distantes, incluyendo las más amplias del Pacífico Occidental, el Océano Índico y las aguas alrededor de Europa. Se considera que, la Armada de China plantea un importante desafío a la capacidad de Estados Unidos, para lograr y mantener el control en tiempo de guerra de las zonas oceánicas en el Pacífico occidental, el primer desafío de ese tipo al que se ha enfrentado la Armada de Estados Unidos desde el final de la Guerra Fría, y que constituye un elemento clave del desafío chino a la condición de Estados Unidos, como principal potencia militar en el Pacífico occidental.

El esfuerzo de modernización naval chino abarca una amplia gama de programas de adquisición de plataformas y armas, en los que se encuentran misiles balísticos antibuque (ASBM), misiles de crucero antibuque (ASCM), submarinos, buques de superficie, aeronaves, vehículos no tripulados (UAV) y sistemas de apoyo C4ISR (mando y control, comunicaciones, computadoras, inteligencia, vigilancia y reconocimiento). El esfuerzo de modernización naval de China también incluye mejoras en el mantenimiento y la logística, la doctrina, la calidad del personal, la educación y la formación, y los ejercicios de adiestramiento.

Se considera que esta labor de modernización militar, incluida la naval, tiene por objeto desarrollar la capacidad para hacer frente militarmente a la situación con Taiwan, si fuera necesario; para lograr un mayor grado de control o dominio sobre la región de los mares cercanos de China, en particular el Mar de China Meridional; para hacer cumplir el derecho de China a regular las actividades militares extranjeras en su zona económica exclusiva (ZEE) marítima de 200 millas; para defender sus líneas de comunicación marítima comercial, en particular las que unen China con el Golfo Pérsico; para desplazar a U.S. en el Pacífico occidental; y para afirmar la condición de China como primera potencia regional y gran potencia mundial.

En consonancia con estos objetivos, los observadores creen que China quiere que su Armada sea capaz de actuar como parte de una fuerza china anti acceso/negación de zona (A2/AD), una fuerza que pueda disuadir la intervención de Estados Unidos en un conflicto en la región de los mares cercanos a China, sobre Taiwan o en algún otro asunto o, en su defecto, retrasar la llegada o reducir la eficacia de las fuerzas estadounidenses que intervengan. Entre las misiones adicionales de la Armada de China se encuentran la realización de operaciones de seguridad marítima (incluida la lucha contra la piratería), la evacuación de ciudadanos chinos de países extranjeros cuando sea necesario y la realización de operaciones de asistencia humanitaria y respuesta a desastres (HA/DR).

En los últimos años, la U.S. Navy ha tomado una serie de medidas para contrarrestar el esfuerzo de modernización naval de China. Entre otras cosas, ha trasladado un porcentaje mayor de su flota al Pacífico; ha asignado sus nuevos buques y aeronaves más capaces y su mejor personal; ha mantenido o aumentado las operaciones de presencia general, los ejercicios de capacitación y desarrollo y la participación y cooperación con las armadas aliadas y de otros países del Indopacífico; ha aumentado el tamaño futuro previsto de la Armada; ha iniciado, aumentado o acelerado numerosos programas para desarrollar nuevas tecnologías militares y adquirir nuevos buques, aeronaves, vehículos no tripulados y armas; ha comenzado a desarrollar nuevos conceptos operativos (por ejemplo nuevas formas de emplear las fuerzas de la Armada y del Cuerpo de Marines) para contrarrestar las fuerzas marítimas chinas A2/AD; y señaló que, en los próximos años la Armada pasará a una arquitectura de flota más distribuida, que contará con una porción más pequeña de buques más grandes, una porción más grande de buques más pequeños, y el uso sustancialmente mayor de vehículos no tripulados. La cuestión para el Congreso es si la Armada de Estados Unidos está respondiendo adecuadamente al esfuerzo de modernización naval de China.

El texto anterior se ha extraído del Congressional Research Service, China Naval Modernization: Implicaciones para las capacidades de la Armada de EE.UU. – Antecedentes y temas para el Congreso.

Fte. USNI News

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.