La inteligencia geográfica: una herramienta con futuro

Durante meses una unidad de élite de los SEAL americanos prepararon la captura, vivo o muerto, de Gerónimo (nombre en clave de Osama Bin Laden en la operación Lanza de Neptuno). La misión no podía usar inteligencia sobre el terreno para no ser descubierta, por lo que el asalto final se preparó a partir de la información geográfica 3D procedente de las bases de datos de empresas de Silicon Valley.

La información de la superficie terrestre proporcionada por los satélites es un bien apreciado por todos los gobiernos del mundo; gracias a los modernos procesadores de imágenes y su gran potencia de cálculo, los centros de inteligencia vigilan cualquier movimiento en el planeta: desde la presencia de aviones rusos en Libia, al movimiento de tierras en plantas enriquecedoras de uranio en Irán. Así, la Unión Europea mantiene un centro de vigilancia por satélite en la base de Torrejón (https://www.satcen.europa.eu), cerca de Madrid, y todos los servicios de inteligencia de los países avanzados disponen de equipos activos 24/7 en sus centros de análisis de imágenes.

No obstante, para ciertas operaciones militares no basta con las imágenes satelitales 2D e interesa conocer cómo son las fachadas de los edificios, cuál es la altura de los árboles o qué pendiente tienen ciertas rutas, incluyendo zonas vistas y ocultas incluso en el interior de poblaciones. Pero ¿a quién interesa tanto detalle? La respuesta es inmediata: fundamentalmente a las unidades de operaciones especiales, a los grupos de intervención policial o a las unidades antidisturbios pero también a los proyectistas de carreteras, líneas ferroviarias de alta velocidad, cálculo de radioenlaces, diseño de redes 5G…

Un sistema de información geográfica (GIS por sus siglas en inglés) es un conjunto de aplicaciones que almacena y relaciona datos vinculados a una referencia espacial para su posterior análisis y modelización para facilitar la toma de decisiones en operaciones militares, gestión de emergencias, problemas medioambientales, etc. Según Wikipedia, es cualquier sistema de información capaz de integrar, almacenar, editar, analizar, compartir y mostrar la información geográficamente referenciada. En un sentido más genérico, los GIS son herramientas que permiten crear consultas interactivas, analizar la información espacial, editar datos, mapas y presentar los resultados de todas estas operaciones.

La información geográfica es útil para investigaciones científicas, operaciones militares, gestión de los recursos, estudios arqueológicos, planificación urbana, generación de cartografía, análisis sociológicos, geografía histórica, incluso para el márketing y la logística. En el Ejército español es de amplio uso un GIS propio (SIGMIL) y la suite ArcGIS de ESRI, pero hay muchos más proveedores de sistemas similares.

Las principales cuestiones que puede resolver un sistema de información geográfica, ordenadas de menor a mayor complejidad son, entre otras, la localización de un lugar concreto, la búsqueda de un sitio en el que concurren unas condiciones determinadas, la comparación entre situaciones temporales o espaciales distintas, el cálculo de rutas, la detección de pautas espaciales y los modelos (generación de escenarios) a partir de fenómenos o actuaciones simuladas. Existen muchas suites GIS, tanto de uso libre como propietario, pero casi ninguna proporciona un componente aceptable en tres dimensiones y mucho menos de ciudades, construcciones o elementos del terreno. Puede pensarse en Street View de Google, pero su nivel de actualización deje bastante que desear.

Palantir, una empresa que permite trabajar sobre conjuntos complejos de datos para la toma de decisiones, facturó en 2019 unos 1.000 millones de dólares, pero la fortuna de Peter Thiel (su fundador en 2004) no procede de esta empresa, sino de Paypal, de la que fue cofundador junto a Elon Musk (Tesla, Space X), así como de sus tempranas inversiones en Facebook ayudando a Mark Zuckerberg en las primeras etapas de la famosa red social.

Las tecnologías que usa Palantir, de tipo STE (Synthetic Training Environment), proporcionan herramientas con nuevas capacidades de entrenamiento y ensayo de operaciones concretas en dominios multinivel. Es decir, concentran los escenarios virtuales, constructivos y de juegos en una misma aplicación, tanto para las fuerzas armadas como para componentes de apoyo a la población como es el caso de la Unidad Militar de Emergencias (UME). STE se construye sobre el concepto COE (Common Operations Environment) y un terreno digitalizado 3D. Sus principales características se resumen en:

· Enfoque al entrenamiento y ensayo de operaciones.

· Interfaces con redes operacionales reales y con el mando de operaciones basadas en red (NEC)

· Interfaces con equipos reales de entrenamiento.

· Interoperabilidad nativa con el COE.

· Uso de equipos comerciales (COTS) y gubernamentales (GOTS).

El terreno digitalizado 3D lo proporciona la empresa VRICOM que tiene los dos elementos necesarios para conseguir estos modelos de forma eficiente: una base de datos de imágenes satélite de todo el mundo y el software que genera el modelo 3D a partir de esta base de datos. De esta manera cualquier misión en cualquier parte del mundo se podrá preparar de antemano en el entorno STE.

Para la incorporación de datos a los simuladores existen programas que proporcionan datos digitales y globales de la superficie terrestre sin necesidad de contar con referencias geográficas; representan con gran resolución la elevación del terreno y el tipo de suelo incluyendo los edificios vistos desde cualquier punto de vista. Dado que existen muchos sensores visuales desplegados por el mundo (nuestros móviles, sin ir más lejos), y lo complejo que resulta georeferenciar cada elemento del terreno con errores admisibles para relacionarlos entre sí (un mismo objeto no debe aparecer como dos diferentes), se hace necesaria una herramienta que correlacione automáticamente cualquier imagen con precisión geoespacial para ligar los datos disponibles y su posición en la Tierra. El modelo 3D del terreno constituye, de esta manera, una base sobre la que se registran otros datos geográficos y se corrigen sus coordenadas. A esto se le llama “Registro de precisión 3D”. El uso de esta base de registro permite, por ejemplo, corregir los datos topográficos usados en la obtención de objetivos y de esta manera conseguir objetivos tipo 1 OTAN, es decir, objetivos designados con errores inferiores a 6 m.

Una herramienta de esta naturaleza no sólo permitió diseñar la operación de captura de Bin Laden, sino que está detrás de algunas destacadas intervenciones preparadas en la sombra con suficiente precisión para asegurar su éxito y minimizar los riesgos. Su evolución permitirá, por ejemplo, alcanzar los estándares necesarios para el funcionamiento seguro del vehículo autónomo incluso en conducción todo terreno.

En definitiva, la síntesis geoespacial 3D abre un mundo de posibilidades potenciado por el uso, y el abuso, de la inteligencia artificial y la explotación de datos heterogéneos y dispersos disponibles en la red.

G. División (R) Manfredo Monforte Moreno
Dr. Ingeniero de Armamento. Artillero
De la Academia de Ciencias y Artes Militares

Imágenes de Google Images y Web VRICON

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.